Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

España

Los afectados por las preferentes de Bankia increpan a Rato a las puertas de la Audiencia

El interrogatorio al exvicepresidente del Gobierno pone fin a la ronda de declaraciones de los exconsejeros de Bankia imputados

Rato, increpado al llegar a la Audiencia Nacional. Afectados por las preferentes de Bankia que se han concentrado con pancartas en las puertas de la Audiencia Nacional y han increpado al ex presidente de la entidad Rodrigo Rato al grito de "chorizo", "estafador" y "ladrón" a su llegada al tribunal.Rodrigo Rato declara hoy como imputado ante el juez Fernando Andreu en la causa en la que investiga delitos de administración desleal y apropiación indebida, entre otros, en la constitución y salida a bolsa de Bankia. Pancartas en las que se podía leer "Bankia preferentes, roba a los ancianos" o "Rato, uno de los grandes chorizos y sinvergüenzas de España" han recibido al ex presidente en la Audiencia. / ATLAS

A las puertas le aguardaban medio centenar de afectados cuyo número ha seguido aumentando según se acercaba el momento de su declaración como imputado en la causa en la que se investigan delitos de administración desleal y apropiación indebida, entre otros, en la constitución y salida a bolsa de Bankia. Entre los manifestantes, sobre todo mayores y pensionistas por la pérdida de sus ahorros en preferentes.

Unos trescientos manifestantes han protestado a las puertas de la Audiencia Nacional desde las cuatro de la tarde hasta cerca de las ocho de la noche. Entre ellos, sobre todo gente mayor, pensionistas y jubilados, afectados por las preferentes indignados por no poder recuperar los ahorros de toda una vida de trabajo.

Entre las consignas más coreadas "Nuestro dinero, dónde está", "Bankia nos arruina, el Gobierno nos fulmina", "¡Justicia!", "Bankia, fraude", "Rato, de aquí a Soto del Real", "Las preferentes matan a la gente". Y acompañando a los gritos, en los lemas de las pancartas se podía leer "Bankia preferentes, roba a los ancianos" o "Rato, uno de los grandes chorizos y sinvergüenzas de España". O el toque de humor, coreando villancicos al son de "Pero mira como roban la pasta los bankieros, pero mira como roban todo nuestro dinero".

Muchos repetían los gritos de otros días a la altura del número 12 de la calle Prim de Madrid, coincidiendo con las declaraciones de los otros 32 exconsejeros imputados en esta causa. Hoy era el día clave, la declaración de Rodrigo Rato a quienes los afectados señalan como máximo responsable de sus casos.

Era el caso de José Luis y Ana, con más de setenta años y 47 años clientes de la entidad, todo su capital, 144.000 euros lo tienen invertido en el producto tóxico financiero. O María, acompañada de su marido, "estamos reclamando a Rato, nos han robado y nos han invertido el dinero que han querido y ahora dicen que no saben nada. ¿Dónde está Rajoy que dijo que nos iba a ayudar? - continúa María - ¿Dónde está el Gobierno? Muchas promesas, muchas promesas, todos son iguales".

Entre los manifestantes estaban también quienes simpatizaban con la querella puesta y admitida a trámite por el colectivo 15MpaRato. Jose Moreno Yagüe, letrado defensor de la acusación particular, explicaba a las puertas de la Audiencia: "es una demostración de que nadie está por encima de la ley y que todo el mundo tiene obligación de responder cuan es llamado por la Justicia. Es evidente de que el caso presentaba amplios indicios de que algo había pasado, es decir, faltaba mucho dinero, y todas las explicaciones que se estaban dando hasta ahora es evidente de que no nos estaba convenciendo a nosotros, ni al fiscal y parece ser que tampoco al juez". Francisco Jurado, portavoz del colectivo, declaraba en el mismo sentido a las puertas del alto tribunal: "Lo más importante es la imagen histórica de un ex vicepresidente del Gobierno, ex ministro de Economía, ex presidente del FMI entrando en la Audiencia Nacional para responder por cinco presuntos delitos del Código Penal. Es un momento histórico y empezamos lo que llamamos nosotros el Núremberg financiero".

Mucho frío durante la tarde del 20 de diciembre en un ambiente indignado a las puertas de la Audiencia. Rodrigo Rato salía sobre las ocho de la tarde en la parte de atrás de un Seat León, su conductor, temerario, derrapaba calle arriba en lo que parecía más una fuga que una salida. Susto de los manifestantes, alguna pancarta por los aires y vuelta a la normalidad en la calle Prim. Los mayores, cansados de tantas horas de protesta, quejándose del tiempo y el dolor de piernas, recogieron sus pancartas y caminaron hacia Recoletos, cortando la calle, como si estuvieran acostumbrados a los guiños desobedientes, coreando otra vez por sus ahorros y el temor a perderlos.