Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Internacional

El Gobierno español anuncia que se replanteará las "relaciones bilaterales" con Bolivia

El Ejecutivo ha calificado la nacionalización de la filial de Aena y Abertis como un "acto inamistoso" por parte de Bolivia

España ha anunciado a través de un comunicado emitido por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación que se replanteará "el conjunto de las relaciones bilaterales con Bolivia". Esta es la reacción del Ejecutivo español a la expropiación de una filial de Aena y Abertis por parte de Bolivia. El Gobierno ha destacado que España no cuestiona el derecho soberano de un Estado sobre sus recursos pero que "toda expropiación debe hacerse previo pago".

El Gobierno de Mariano Rajoy ha deplorado este lunes la decisión del Ejecutivo boliviano de nacionalizar una filial de Aena y Abertis y ha advertido de que como consecuencia de ello, y dado que la expropiación se ha hecho sin previo aviso ni pago, va a proceder a replantearse "el conjunto de las relaciones bilaterales" con Bolivia.

En un comunicado emitido por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, el Ejecutivo "deplora profundamente la decisión tomada hoy por las autoridades bolivianas de nacionalizar" Servicios de Aeropuertos Bolivianos (Sabsa), filial de las españolas Abertis y Aena, y que se haya procedido a "la ocupación policial de sus sedes y demás medidas que han acompañado la nacionalización".

"España no cuestiona el derecho soberano de un Estado sobre sus recursos y servicios públicos pero defiende que toda expropiación debe hacerse previo pago del justiprecio según una valoración justa e independiente del bien expropiado", ha subrayado el Gobierno.

Asimismo, ha lamentado que "las expropiaciones sin previo aviso y con ocupación por la fuerza pública de las instalaciones expropiadas no se correspondían con el buen clima que se supone preside las relaciones entre Bolivia y España".

"Un acto inamistoso"

Así las cosas, "el Gobierno español considera esta expropiación como un acto inamistoso que se suma a medidas similares emprendidas en meses recientes contra otras empresas españolas en Bolivia y que contrastan con el papel que hasta ahora ha jugado España en defensa de los intereses bolivianos", prosigue el comunicado.

Frente a "esta reiteración de decisiones que cuestionan la voluntad" del Gobierno boliviano "de mantener con España las relaciones de amistad, cordialidad y cooperación que España siempre ha favorecido en todas los ámbitos, el Gobierno español, muy a su pesar, procederá a replantear el conjunto de las relaciones bilaterales", ha remachado el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Previamente, el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, había advertido desde Bruselas de que el Gobierno iba a estudiar "todas las medidas" necesarias, tanto a nivel bilateral como apelando a la "solidaridad" de sus socios de la Unión Europea, en respuesta a la expropiación de Sabsa.

García-Margallo había apuntado que "no es la primera vez que ocurre" un incidente de este tipo con el Gobierno boliviano y ha lamentado que esta actuación "contraste vivamente" con la cooperación de España en otros asuntos.

"Es obvio que un movimiento de este tipo, una expropiación saltándose los procedimientos habituales y no respetando el principio de la indemnización requerida en caso de expropiación, tendrá consecuencias sobre las relaciones bilaterales", había advertido.

Margallo: "Tendrá consecuencias sobre las relaciones bilaterales".