¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Ciudadanos

Arrimadas, aspirante a presidir Catalunya

Aspira a ser presidenta de la Generalitat con el apoyo de PSC y PP en caso de que el independentismo no gane en escaños

La candidata de Ciudadanos a la presidencia de la Generalitat, Inés Arrimadas. / ()

Inés Arrimadas (Jerez de la Frontera, 1981) ha sido la líder de la oposición en el Parlament de Catalunya durante los últimos dos años, en la etapa en la que Junts pel Sí y la CUP han trabajado para impulsar la independencia. Sus padres, originarios de un pueblo de Salamanca, vivieron en Barcelona unos años y se mudaron a Jerez de la Frontera a principios de los setenta. Allí es donde ella nació y vivió hasta los 18, cuando se trasladó a Sevilla para estudiar la carrera de Derecho y ADE. Diez años después se mudó a Barcelona por trabajo, ciudad que siempre le había gustado. Es seguidora del Barça y de joven usaba la foto de Pep Guardiola para forrar su carpeta. Fue primera de su promoción en BUP, COU y en la selectividad (sacó un 9,75 sobre 10). Habla catalán, castellano, francés e inglés.

En 2011 Arrimadas pasó a formar parte de Ciutadans, tras asistir a un acto del partido con una amiga. Pocos meses después, entro en el Comité Ejecutivo del partido. Su rápido ascenso siguió sin freno, porque en las elecciones catalanas del 2012 ya fue escogida diputada por el partido naranja, cuando Albert Rivera todavía era el cabeza de lista por Barcelona en los comicios al Parlament. En el hemiciclo catalán coincidió, entre otros, con Xavier Cima, diputado de Convergència, con quien se acabó casando hace dos años y medio. Cima ya no forma parte del partido de Artur Mas y ha declarado que va a votar a su pareja el 21-D.

En 2015, Albert Rivera tuvo que elegir entre seguir siendo el líder de Ciutadans en el Parlament o dar el salto al Congreso, porque en septiembre se votaba en Catalunya y en diciembre en toda España. Eligió lo segundo e Inés Arrimdas fue su sucesora. En aquellas elecciones del 2015, que los independentistas plantearon como plebiscitarias, Ciutadans se presentó como la garantía del "no" y como la opción para ir en contra de los independentistas. El partido naranja se centró en el debate nacional y lingüístico, con propuestas, por ejemplo, en la dirección de acabar con la inmersión lingüística en catalán en este territorio. Arrimadas consiguió el mejor resultado de la historia del partido en Catalunya, con 25 diputados, y se convirtió en la jefa de la oposición, cargo que ha ostentado durante dos años.

De los 3 diputados con los que Ciutadans irrumpió en el Parlament en 2006, Arrimadas pasó, en 2015, a cosechar 25 asientos y 750.000 votos. A partir de ahí, su liderazgo en la formación no ha sido discutido por nadie. Es, tras Albert Rivera, el nombre más conocido del partido naranja en España y ejerce de portavoz de la Ejecutiva estatal y de Secretaria de la Formación. Estos 25 diputados que Ciutadans consiguió hace dos años todavía son más destacables cuando en elecciones anteriores los resultados fueron mucho más modestos. En 2010, igual que en 2006, fueron 3 diputados y en 2012 consiguieron 9, pasando, por primera vez, a tener grupo propio en el Parlament, en vez de estar el grupo mixto.

Arrimadas aspira ahora a ser presidenta de la Generalitat con el apoyo de PSC y PP, en caso de que el independentismo no gane en escaños, algo que la mayoría de encuestas ven poco probable. El partido va a aprovechar el tirón de su candidata durante la campaña electoral. Ella va a ser la gran protagonista en absolutamente todos los actos electorales, a los que se sumará Rivera varios días. Las encuestas le dan un resultado similar al de 2015, aunque peligra el segundo puesto conseguido hace dos años. Por dos motivos: el primero, porque ERC y el PDeCAT (ahora Junts per Catalunya) van separados y, por lo tanto, la lista de Puigdemont podría cosechar la segunda posición. Y segundo, porque el PSC está subiendo mucho en las encuestas y amenaza con superar a Ciutadans y conseguir ser el partido no independentista más votado.

Y eso es lo que Arrimadas más teme: no liderar el bloque constitucionalista, tal y como consiguió en 2015. Previsiblemente, su única opción para ser presidenta de Cataluña es liderar anti independentismo y conseguir el apoyo de PP y PSC para ser investida, aunque los socialistas de Miquel Iceta ya han anunciado que no la van a apoyar. Si consiguiera ser la Molt Honorable, sería la segunda vez en la que una persona andaluza preside Cataluña, tras José Montilla, del PSC, en el segundo tripartito con ERC e ICV-EUiA (hoy integrados en Catalunya En Comú Podem).

Sus discursos acostumbran a ser muy previsibles y muy parecidos los unos a los otros. Repite ideas clave constantemente y deja poco espacio para la improvisación. A los periodistas que la siguen habitualmente les cuesta encontrar ideas novedosas a la hora de escribir la noticia sobre sus declaraciones. Pese a ello, su nivel de oratoria es bueno y tiene capacidad para irse de un acto político o del Parlament habiendo transmitido exactamente lo que quería, ni más ni menos.

Una de las palabras más usadas por Inés Arrimadas es "monotema", en referencia a su rechazo a estar constantemente hablando del asunto independentista, aunque, curiosamente, la candidata de Ciutadans basa sus discursos precisamente en ese "monotema", tal y como llevan haciendo durante los últimos años la práctica totalidad de los representantes políticos catalanes. De hecho, el ascenso tan grande de Ciutadans en Cataluña en tan poco tiempo se entiende por el momento político de polarización, en el que los blancos y los negros triunfan más que los grises. Y, en este debate, el partido naranja está claramente en uno de los lados.

Sus frases

  1. "Tenemos que conseguir que esto sea el 'game over' del 'procés', lo tenemos que confirmar en las urnas del 21-D".
  2.  "Estoy harta de la confrontación social, de las mentiras del independentismo y de los ataques a las instituciones catalanas".
  3.  "Hay una opción real de ganarles en las urnas y es posible una mayoría alternativa para coger el timón de la Generalitat".
  4. "Basta ya de hacer una fractura social en Cataluña con los sentimientos, nuestro corazón es tan grande que nos cabe la bandera catalana, la española y la europea y no tenemos ningún problema de espacio".
  5. "Los que defendemos la autonomía de Cataluña hemos visto en primera persona como se la estaban cargando y estos señores no pueden volver a gobernar".
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?