El Supremo rebaja a 5 años y 10 meses la condena de Urdangarin, que tendrá que ir a prisión

Los cinco jueces de la sala de lo penal han decidido rebajar la condena que le fue impuesta por uno de los delitos: la decisión implica que Urdangarin tendrá que entrar en prisión a cumplir condena salvo decisión extraordinaria del Constitucional

Las condenas confirmas por el Tribunal Supremo. / CADENA SER

El Tribunal Supremo ha decidido rebajar a 5 años y 10 meses de cárcel la condena de Iñaki Urdangarin por su implicación en el caso Nóos de corrupción, rebajando así la condena inicial de 6 años y 3 meses de cárcel que le impuso la Audiencia de Palma por delitos de prevaricación, fraude a la administración, tráfico de influencias y dos delitos fiscales.

Los magistrados son claros a la hora de explicar que Urdangarin consiguió dinero público de la administración de las Baleares usando su cercanía a la Familia Real: "Es de destacar que el logro del influjo ejercido desde el trampolín de su privilegiada posición no se limita a la contratación, sino también y particularmente a la exclusión de toda concurrencia posible obviando las condiciones, presupuestos y proyectos que otras empresas habrían podido ofrecer mejorando las fijadas casi unilateralmente por el recurrente y su socio", dice la sentencia, que también habla de "un prevalimiento basado en la relación personal directa con el funcionario o autoridad o con otra autoridad (en este caso, la persona del Jefe del Estado)".

Los magistrados entienden que no ha quedado probada su participación en el delito de falsedad - "la sentencia no es del todo clara al concretar los hechos que sustentan esta condena" - del que venía acusado: los jueces sí estiman la petición de la Abogacía del Estado y aumenta a 327.225,76 euros el dinero que debe devolver a las arcas públicas por el fraude de IRPF. Los jueces declaran probadoque se ocultó detrás de la sociedad que compartía con su esposa para pagar de menos: "Ignacio Urdangarín interpuso su mercantil, Aizoon, fraudulentamente, con el fin de parapetarse como persona física", dicen, rechazando que parte de la culpa pueda derivarse en los que le pagaban: "No lo sabían por la maniobra simuladora del contribuyente. No hay culpa compartida".

Los cinco jueces de lo penal también se pronuncian sobre el resto de condenados: el exsocio de Urdangarin, Diego Torres (5 años y 8 meses), el expresidente balear y exministro Jaume Matas (3 años y 8 años), el exdirector general de deportes de Baleares José Luis Ballester (9 meses y dos días sustituida por 5.440 euros), el exdirector gerente de la Fundación Illesport, Gonzalo Bernal (9 meses y dos días sustituidos por 3.660 euros de multa), el exgerente del IBATUR, Juan Carlos Alía (1 año y 2 díoasde cárcel sustituidos por 2.880 euros de multa) y el exjefe del departamento jurídico del mismo organismo, Miguel Ángel Bonet (1 año y dos días años de cárcel sustituidos por 3.162 euros de multa).

La condena superior a los cinco años de cárcel implica la entrada obligatoria del cuñado del Rey Felipe VI en prisión: la Audiencia de Palma podría haberse planteado suspender su ejecución si fuese inferior a los dos años, y la práctica habitual del Tribunal Constitucional es suspender las entradas en prisión por condenas inferiores a cinco años si se presenta un recurso de amparo. El tribunal sentenciador por tanto tendrá que decidir en las próximas semanas cómo ejecuta la sentencia y enviar a Urdangarin a prisión.

El límite de cinco años ha sido el establecido por el propio Tribunal Constitucional, que el pasado mes de noviembre acordaba suspender el ingreso en prisión de los fascistas condenados por el asalto a la librería Blanquerna asegurando que "este Tribunal ha adoptado como una directriz general que la pena se sitúe por encima o por debajo de la frontera de los cinco años de prisión, por ser el límite que ha establecido el propio legislador penal para diferenciar entre las penas graves y las menos grave".

Negocios en Baleares

La Audiencia de Palma, en una sentencia dictada en febrero del año pasado, consideró probado que Urdangarin y su socio, Diego Torres, utilizaron su relación con la Familia Real para conseguir que el gobierno balear, entonces encabezado por Jaume Matas - exministro con José María Aznar - patrocinase un equipo ciclista con 18 millones de euros y pagase casi 300.000 euros por desarrollar el proyecto.

Los magistrados también entendieron que el Instituto Nóos embolsó más de ocho millones de euros a través de más de cuatrocientas facturas, canalizando Urdangarin sus ingresos a través de la sociedad Aizoon - que tenía al 50% con Cristina de Borbón - y Diego Torres a través de un entramado de varias sociedades. Ocultándose detrás de esta empresa, el entonces yerno del Rey defraudó un total de 256.276,84 euros a Hacienda a través del IRPF, siendo la cifra casi el doble en el caso de su socio.

La sentencia de primera instancia, sin embargo, no consideró probadas el grueso de las acusaciones que pesaban contra los entonces socios: ni en torno a los congresos de turismo y deporte organizados en Baleares - sólo en cuanto a su tramitación - y Valencia, ni en el proyecto de unos Juegos Europeos para Valencia, ni tampoco en sus labores de asesoramiento a la candidatura de Madrid para los Juegos Olímpicos de 2016, que finalmente se llevó Río de Janeiro. Estas absoluciones han quedado confirmadas por el Tribunal Supremo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?