¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

"La uva godello es tan importante como la Catedral de Santiago"

Hablamos con María José Yravedra, de la bodega Ronsel do Sil, después de que 'The New York Times' destacara su vino Vel'uveyra en un informe monográfico sobre la variedad godello

La godello se caracteriza por un racimo pequeño con la uva bastante suelta. Pero según María José Yravedra, lo más importante es la piel: "Ahí es donde están los aromas y los componenetes que van a dotar al vino de personalidad". /

The New York Times publicó el pasado 2 de junio un extenso artículo de Eric Asimov titulado Revisiting Godello, a Grape That Spain Has Rescued [Revisando la godello, una uva recuperada por España] en el que habla de resultados "excepcionalmente prometedores" con una variedad "virtualmente desaparecida" hace solo unas décadas.

El texto se basa en una cata de 20 vinos de las DO Valdeorras, Monterrei, Ribeira Sacra y Bierzo, llevada a cabo por Asimov y otros tres expertos: Florence Fabricant, Ashley Santoro y Arvid Rosengren. Todos ellos, según reconoce el autor, quedaron "impresionados".

Vel'uveyra (DO Ribeira Sacra).

Pero además de elogiar la mineralidad, el equilibrio o el frescor de la mayoría, The New York Times destaca un vino por encima de los demás: "El que más nos gustó fue el Vel’uveyra 2013 de la bodega Ronsel do Sil (Ribeira Sacra), un vino alegre y floral con aromas minerales. También fue el que mostró una mejor relación caliad/precio".

María José Yravedra, "el alma" de Ronsel do Sil, supo del artículo por un bloguero de Nueva york que le escribió el mismo día de la publicación para darle la enhorabuena. "¡Fue toda una sorpresa!", dice por teléfono. "Saber que nuestro vino es apreciado nos da ánimos y nos inspira".

La producción del año pasado está ya vendida, pero Yravedra reclama mayor atención mediática y más apoyo institucional. "Estamos en la Galicia profunda, la más olvidada", señala. "Son parajes un poco abandonados, pero con un gran patrimonio. La uva godello es tan importante como la Catedral de Santiago. Pero así como están olvidados los pueblos, hay variedades de uva con las que pasa lo mismo".

"Sucede lo mismo con otras variedades, como la merenzao, que salieron por el camino de Santiago y fueron cambiando de nombre. En la Borgoña es la trusseau, por ejemplo. Y se han recuperado sin ningún apoyo institucional, gracias a pequeños viticultores. Es como cuando abres un baúl y te encuentras una joya. Ves que que es diferente y que tiene futuro, pero hay que darlas a conocer al público final".

Lo dice con conocimiento de causa. Su padre, Gabriel Yravedra, es toda una autoridad en el mundo de la legislación del vino ("cuando yo era pequeñaja venía la Academia de Gastronomía a comer a casa"). Y ella, además de ser la copropietaria y enóloga de la bodega, también fue la se encargó del diseño. Su tesis doctoral trata sobre este tema, de hecho, y en Arquitectura y cultura del vino (Munilla-Lería, 2003) habla de las bodegas catedral de Jerez o de la ciudad del vino de Codorniu.

Muchos de los viñedos de Ribeira Sacra superan el 50 % de desnivel. /

"En la Ribeira Sacra se practica la viticultura de montaña, con más de un 50 % de pendiente. Pero ese paisaje de bancales que resulta maravilloso para el turista, a los bodegueros nos complica mucho el negocio porque todo se hace a mano. ¡Ahí no pueden entrar los tractores! Es una viticultura medieval diseñada por los benedictinos".

La variedad godello, según la responsable de Ronsel do Sil, destaca del resto de variedades blancas gallegas porque "tiene un aroma muy particular, de flores blancas y hierbabuena". Caracteríasticas que la convirten en "una variedad muy original y con mucha personalidad".

Yravedra reivindica el esfuerzo de los "pequeños productores que apuestan por recuperar la tradición" y critica que en España, siendo el mayor productor del mundo, hablar de vino resulte "un tabú".

La última añada de Vel’uveyra Godello saldrá a la venta dentro de unos días y su precio en tienda en España (que representa un 30 % de las ventas) suele rondar los 11 o 14 euros. Si todo sale según lo previsto, su cada botella hablará, "como si fuera un libro", de la uva, el clima y la añada. Todo "sin retoques" porque, según Yravedra, la godello requiere que enólogo sea humilde muestre "respeto máximo".

Cargando