¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

El peor error que cometes al hacer un filete de pollo a la plancha

Deja de hacerlo. Ahora

()

La escena se repite: llegas tarde a casa y no tienes nada en la nevera para cenar, así que sacas un paquete con filetes de pollo del congelador, lo pones en un plato sobre la encimera de la cocina y esperas un buen rato hasta que el hielo se deshaga y está listo para hacerlo a la plancha.

Aunque este parece el procedimiento normal, es también una buena manera de que las bacterias acudan a tu comida. Mientras se descongela poco a poco, las partes exteriores del trozo de pollo adquieren pronto temperaturas similares a las de la habitación, pero el hielo del interior aún tarda en deshacerse. El resultado es que hasta que todo el filete está listo para la plancha, su superficie pasa un buen rato en unas condiciones óptimas para el crecimiento de gérmenes.

Lo mejor es que coloques el trozo de pollo en una bolsa sellada, del estilo Ziplock, y la sumerjas en agua fría, según explica Mashed. A medida que esta se va enfriando puedes reemplazarla y así ayudar a que la carne se descongele antes. Evitarás así que las bacterias puedan encontrar un sitio en el que hacerse fuertes.

Otros 9 errores que cometes con la carne

El célebre cocinero Anthony Bourdain enumera en su último libro, Appetites, otros nueve errores muy comunes al cocinar la carne. Pinchar constantemente el filete para comprobar su punto es el más grave, pero no es ni mucho menos el único error que está arruinándolo. Billy Oliva, dueño de la parrilla Delmonico's de Wall Street, apunta otros ocho:

  1. No pinches continuamente el filete para comprobar su punto porque cortas la recirculación de jugos que tiene lugar en su interior.
  2. No frías la carne recién sacada de la nevera: es mejor dejar que adquiera la temperatura ambiente.
  3. No coloques el filete en una sartén o parrilla que no esté muy caliente: o acabarás en tu plato con un "trozo de carne gris", según sus propias palabras.
  4. Añade sal y/o especias por los dos lados: en su restaurante utiliza una combinación de sales y pimientas.
  5. No dejes la carne sobre una llama demasiado tiempo: colócala cerca, o comerás filete carbonizado.
  6. No des la vuelta al filete más de una vez: interrumpes la caramelización y el flujo de jugos en el interior de la carne.
  7. No aprietes la carne contra la sartén o parrilla: cuando cocinas un filete, tu misión es que la grasa se integre lo mejor posible con la carne; si lo aplastas, perderá sabor.
  8. No sirvas el filete nada más cocinarlo: al menos 10 minutos para que los jugos se estabilicen dentro del trozo de carne.
  9. Sazónalo de nuevo antes de servirlo: parte de la sal se pierde en la sartén, así que añade una piza al final.
Cargando