A vivir que son dos díasLa píldora de Enric González
Opinión

Criogenizados

Mejor que no resuciten en esta época tan rara, en la que un anciano se desvanece en una calle céntrica y quienes pasan a su lado, durante nueve horas, le dejan morir de frío. Esto le ha sucedido en París al fotógrafo René Robert

Criogenizados

02:57

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1643450233448/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Hay personas que se congelan para vivir eternamente. O para vivir por segunda vez. En un depósito bajo el desierto de Arizona, la Fundación Alcor para la Extensión de la Vida tiene casi 200 cadáveres criogenizados, o sea, conservados a muy bajas temperaturas, de hombres y mujeres que en su momento pagaron unos 200.000 dólares para probar suerte.

Se trata de personas que confiaban mucho en la ciencia, quizá demasiado, y que no iban muy mal de dinero. Optaron por la criogenización, o sea, por convertirse de forma indefinida en algo parecido a hamburguesas ultracongeladas, con la esperanza de que en un futuro más o menos lejano la ciencia fuera capaz de curar los males de que murieron. Evidentemente, si los científicos del futuro son capaces de resucitar a un muerto ultracongelado, también serán capaces de cualquier otra cosa.

Les deseo a esos cadáveres la mejor de las fortunas. Les deseo (aunque sin ninguna fe, la verdad) dos cosas: que vuelvan a la vida y que tarden mucho en hacerlo. Mejor que no resuciten en esta época tan rara, en la que un anciano se desvanece en una calle céntrica y quienes pasan a su lado, durante nueve horas, le dejan morir de frío. Esto le ha sucedido en París al fotógrafo René Robert. Lo sabemos porque Robert era más o menos conocido. De otros no llegamos a saber nada. Mueren en la calle y ya está, porque nos da igual y porque nos hemos acostumbrado a ver cuerpos tumbados sobre las aceras y a no considerarlos personas.

Señores criogenizados, no vuelvan todavía. Esperen tiempos mejores. Son ustedes gente mayor. Sería el colmo que, después de resucitar, se cayeran en la calle y murieran congelados por segunda vez. Sin que a nadie le importara.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad