A vivir que son dos díasVisión semanal informativa
Sociedad

Cartelistas o carteristas: cuando burlar la ley sale rentable

Hablamos de lo difícil que es luchar contra los carteles, sentencias que crean doctrina contra los bulos y con jóvenes que han sufrido un ictus

Barcelona

Piense en alguna actividad cotidiana, como ir a comprar al supermercado, cambiarse el coche, coger el tren o el índice por el que se revisa su hipoteca. Todo, o casi todo, ha sido objeto de un cartel. Se ha descubierto prácticas ilegales en la competencia en los geles de baño, los pañales para adultos, la leche, el euríbor, los coches, la licitación del mantenimiento de la red de carreteras y así podríamos seguir. Son acuerdos ilícitos entre empresas, que deberían competir por un mismo producto o servicio, para repartirse el mercado por zonas o pactar precios o condiciones que les beneficien. Hablamos con el abogado experto en temas de competencia, Albert Poch, que nos cuenta que “el cartelismo nunca muere” y que “el cartelizarse sale a cuenta porque las sanciones que se imponen no son disuasorias”. Uno de los ejemplos es el del sector lácteo. El ganadero gallego Eliseo Cebreiro nos cuenta que hay 4 grandes empresas que se reparten el sector. Te presentan un documento, que no contrato porque no hay posibilidad de acordar nada, que tienes que firmar sí o sí. Y en ese documento hay una cláusula que declara que la leche se paga a un precio que cubre los costes de producción, y eso es mentira. A él el litro de leche le cuesta 40 céntimos aproximadamente y le pagan como máximo 33 céntimos de euro.

Burlan la legalidad comprando la leche con una variación de unos céntimos arriba o abajo para no marcar un único precio. Aun así, cuando les pillaron y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, la CNMC, les impuso una sanción de 80 millones; ellos habían obtenido un beneficio ilícito de 800 millones. Una forma de combatirlos sería “avanzar hacia la demanda colectiva, sería un paso de gigante” según Albert Poch porque admite que afrontar una demanda es difícil y no sale a cuenta de forma individual, porque, aunque sea por una cantidad de unos miles de euros, el coste de abogados y procuradores más la lentitud de la justicia, no es un buen panorama para reclamar.

Los bulos en las redes no salen gratis

Es la primera vez que el pleno del Tribunal Constitucional se ha pronunciado sobre la difusión de bulos contra el honor de una persona en redes. Y este pronunciamiento crea doctrina, genera jurisprudencia que a partir de ahora se aplicará en la justicia española.

El Tribunal Constitucional ha denegado el recurso de amparo al periodista Antonio Naranjo. Se confirma, así, la condena del Tribunal Supremo por vulneración al derecho al honor, en redes sociales, del periodista y escritor Máximo Pradera por parte del periodista Antonio Naranjo. Este acusó a Máximo de una agresión física inexistente, era mentira, pero él alego que él "se sintió agredido” y que a un sentimiento no se le puede exigir que sea veraz. La defensa de Antonio Naranjo decía que “la agresión física no requiere para su existencia que haya un contacto entre las personas” y que lo que él se refiere como “agresiones verbales” son también “agresiones físicas”. Lo hemos comentado con su abogado, David Bravo, que es experto en redes y derecho digital.

Jóvenes y deportistas también víctimas de ictus

La buena noticia de esta semana nos llegaba desde el Hospital Clínic de Barcelona y aporta mucha esperanza para la recuperación de las neuronas afectadas por un ictus. Los ictus son la primera causa de discapacidad adquirida en el mundo, es la segunda causa de demencia tras el Alzheimer. Isabel Salvador ha hablado con 3 jóvenes: Daniel de 36 años, Carlos tiene 30 y Teresa 21. Los 3 son y han sido siempre deportistas pero un ictus les dejó una discapacidad de la que se recuperan gracias a la Fundación Segunda Parte.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad