Sociedad

La Oficina de atención a víctimas de abusos sexuales de Toledo no ha recibido ninguna denuncia en los dos años de funcionamiento

La directora de la Comisión Diocesana para la protección de menores de la Archidiócesis de Toledo ha explicado en 'La Ventana de Castilla-La Mancha' los detalles del protocolo que se puso en marcha en abril de 2020

Toledo

La Oficina de Atención a Víctimas de Abusos Sexuales puesta en marcha por el Arzobispado de Toledo no ha prestado todavía atención a ninguna víctima. La directora de la Comisión Diocesana para la protección de menores de la Archidiócesis de Toledo, Lourdes Carrazzoni, ha pasado este lunes por 'La Ventana de Castilla-La Mancha' donde ha explicado que de momento no han tenido ninguna denuncia de ninguna persona asegurando haber sido víctima de este tipo de abusos. Este lunes además se ponía fin al plazo dado por la Fiscalía General del Estado para remitir las investigaciones que se estaban realizando en las diferentes regionales. Castilla-La Mancha, con cinco, ha sido la segunda región con mayor número de investigaciones. El caso toledano es por unos presuntos abusos ocurridos en Talavera.

El Papa Francisco ordenó a mediados de 2020 que todas las archidiócesis contasen con una oficina de estas características. La de Toledo está dirigida por esta psicóloga y canonista y cuenta con un protocolo donde se explica la forma de actuar en el caso de tener que atender a una víctima y de como prevenir un caso de abuso. Cualquier persona, sea mayor o menor de edad, puede presentarse en esta oficina y denunciar los hechos. Si es mayor de edad, se le invita a hacerlo ante las autoridades civiles. La función de esta Comisión es prestar asistencia a la víctima y también apoyo, así como colaborar con las autoridades civiles en el caso que sea necesario.

Carrazzoni explica que lo primero que hay que hacer cuando llega una persona asegurando haber sido víctima de abusos es escucharlo y darle mucho cariño. Contarlo es el paso más importante para empezar a afrontar esta situación y empezar la fase de asimilación y superación. Hay que creer el testimonio de la víctima y ayudar a esclarecer los hechos. Pero también hay que trabajar para prevenir este tipo de comportamientos. Para ello, desde esta Comisión se ofrecen charlas y talleres a personas que están en contacto con menores. En dichos encuentros se explican las situaciones a las que hacer frente en caso de que un menor denuncie haber sido víctima, cómo tratar con ellos, como denunciar los hechos y como prevenir comportamientos. Preguntada Carrazzoni por la posibilidad de que haya personas que rechacen este tipo de charlas o que se puedan sentir ofendidas si se ofrecen, considera que "cualquier persona que trabaje con menores debe tener estos conocimientos". La

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad