La VentanaLa Ventana a las 16h
Sociedad

"Quiero a mi marido, pero soy egoísta": los infieles cuentan cómo lo hacen para ir al hotel el tiempo justo antes o después de trabajar

La pandemia ha aumentado los casos de infidelidades en pareja. Desde aplicaciones móviles para infieles a habitaciones de hoteles por horas, hacemos un repaso de las formas en la que las parejas esconden su doble vida

Las infidelidades aumentan tras la pandemia: Apps de infieles, hoteles por hora y locales de copas

Las infidelidades aumentan tras la pandemia: Apps de infieles, hoteles por hora y locales de copas

19:31

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1644853250413/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Natalia (nombre ficticio) lleva más de la mitad de su vida casada. Se casó con 21 años, ahora tiene 46 y desde hace 5 busca relaciones en una conocida App de encuentros: "A lo mejor lo mío es egoísmo puro, egoísmo sexual - matiza-. Yo necesito a mi marido y necesito algo más. Yo quiero a mi marido aunque quizá no se entienda. Las mujeres pasamos por muchas fases: no pienso lo mismo con 20 que con 30 o con 40 y ya cerca de los 50, menos. Hay algo que se hace mal, evidentemente, pero no con la intención de hacer daño a la pareja. Estos encuentros son un subidón de adrenalina, de energía, te sientes guapa, deseada, muy deseada".

Nadie, ni sus mejores amigos, intuyen siquiera la doble vida de Natalia. Puntualiza que durante la pandemia no quiso encuentros físicos y llenó ese vacío con prosa erótica y amantes virtuales. Ahora, confiesa, tarda más en elegir. Ella busca aventuras y no encuentros rápidos, así que antes se documenta sobre las preferencias sexuales de su posible pareja y solo si certifica la compatibilidad y la educación (subraya) da el salto al mundo real. Pero, ¿y si encontrara a su marido en la misma App que ella frecuenta?. "No me mosquearía - contesta con rapidez-. No me sentaría nada mal. Una cosa es lo físico y otro lo sentimental. Eso sí, si hay sentimientos por medio más allá de lo físico entonces sí, entonces sí me enfadaría".

En un hotel por horas

Durante lo peor de la pandemia, nos cuentan, llamaban potenciales clientes. Había necesidad, pero también una norma que impedía la apertura. Fue dejar el confinamiento atrás y atestarse. Hay lista de espera de hasta de un mes para conseguir habitación. Así de solicitados están estos hoteles, que curiosamente tienen sus horas punta a la hora de entrar y salir del trabajo. "A las 10 de la mañana. Después de comer entre las 3 y las 4 de la tarde vienen muchos clientes y luego ya de noche, entre las 8 y las 9", nos cuenta Cris, responsable de la cadena Rooms Madrid.

Hace una década los hoteles por hora no existían pero en menos de 8 años esta cadena ha abierto 3 establecimientos con habitaciones a 20 euros la hora y "extras" que se pagan aparte. Los más aclamados son el diván tantra y el columpio: "Tiene varias correas de cuero que adaptan a piernas y brazos, lo que hace más cómodo o al menos diferente realizar las posturas del Kamasutra", aclara Cris.

En estos hoteles se suceden las habitaciones temáticas, los neones y los espejos. Los clientes (hay mucho habitual entre semana), pasan de media entre 90 minutos y dos horas.

En la noche

Sergio es profesor de violín en el conservatorio de día y relaciones públicas cuando se va el sol desde hace 15 años: "Creo que hay más infieles entre los novios que en entre los casados. Es más, el perfil que más veo es el de divorciado que ya no cree en la pareja y tiene varias novias". Ahora trabaja en Caro Club, un local de copas abierto en plena pandemia. Cerca trabaja Sonsoles que recuerda que los días de diario son mucho más aptos para los infieles. En especial martes y miércoles. Los fines de semana suelen desaparecer.

En la web

Las Apps dedicadas a la infidelidad han visto incrementados sus suscriptores de manera notable durante la pandemia. No al principio, cuando había más miedo; sino después cuando el coronavirus dejó tiempo para pensar como jamás lo habíamos hecho. "Todo el mundo está poniendo en práctica todo aquello que no se había permitido hacer. Después de meses encerrados han sentido que la vida solo hay una y hay que vivirla". Lara Ferreiro es terapeuta de parejas y trabaja para Ashley Madisson aunque parezca una contradicción en sus términos y nos desvela la principal medida pandémica que han tomado los suscritos y suscritas a esta web: tener un único amante, solo uno.

Toñi Fernández

Toñi Fernández

Edición Hora 14, sección de reportajes, Hoy por Hoy reportajes, Gerente de comunicación y jefa de prensa...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00