Buenismo bienBuenismo bien
Humor

"Me decía que tenía que sentir la tierra": Garzón recuerda el día que Jorge Drexler le quiso enseñar (sin éxito) a bailar

A pesar de sus lecciones, el Ministro de Consumo no se ha animado a bailar en Buenismo Bien

"Me decía que tenía que sentir la tierra": Alberto Garzón recuerda el día que Jorge Drexler le intentó enseñar a bailar

Alberto Garzón rememora su anécdota junto a Jorge Drexler. / Cadena SER

Madrid

Alberto Garzón ha visitado este martes Buenismo Bien para hablar, entre otras cosas, sobre sus últimas acciones al frente del Ministerio de Consumo. Desde la decisión de restringir la publicidad sobre las casas de apuestas hasta la de acabar con toda aquella publicidad sobre comidas y bebidas insanas dirigidas a niños y adolescentes. También sobre sus declaraciones acerca de las macrogranjas y sobre el impacto de las mismas en las recientes elecciones en Castilla y León o sobre cómo puede recuperar la izquierda el espacio perdido en las mismas. Sin embargo, también ha habido para mucho más que para hablar sobre política.

Después de tocar los temas más trascendentes acerca de su recorrido como Ministerio de Consumo, Henar Álvarez le ha invitado a bailar como ha hecho anteriormente con muchos otros políticos y políticas. Sin embargo, Alberto Garzón ha reconocido que no iba a bailar porque todo lo que requiera de ritmo le parece demasiado complicado. Algo que ya le ha pasado antes a la colaboradora de Buenismo Bien con otros políticos comunistas que han visitado el programa, lo que le ha llevado a Henar a asegurar entre risas que se iba a tener que irse dando de baja del comunismo.

"Jorge Drexler intentó enseñarme a bailar y no lo consiguió"

Ha sido entonces cuando Alberto Garzón ha dejado una de las mejores anécdotas de la entrevista. A pesar de que reconoce que nunca ha sido mucho de bailar, el ministro reconoce el artista Jorge Drexler hizo todo lo posible para que este aprendiera: "Jorge Drexler intentó enseñarme a bailar y no lo consiguió. Pero no por su culpa, sino por la mía". El riojano ha explicado que estas clases de baile improvisadas tuvieron lugar tras un concierto de Calle 13 al que acudieron juntos.

Después del concierto, ambos llegaron a un bar en el que el artista uruguayo comenzó a enseñarle algunos pasos de baile para que los pudiera poner en práctica en otro concierto: "Me decía que tenía que sentir la tierra y me lo estaba explicando con movimientos". Sin embargo, y a pesar de los intentos de Jorge Drexler para que su amigo aprendiera a bailar, no consiguió dar con la tecla.

"Soy muy exigente con la definición conceptual de bailar"

Pero no por sus intenciones, que fueron buenas en todo momento, si no porque Alberto Garzón tampoco lo veía demasiado claro: "Pero yo, como vengo de las ciencias exactas, aunque luego me haya dedicado a la economía, de verdad es que acabo clavado en la barra".

Después de que Henar Álvarez le explicara que le parecía un auténtico sacrilegio que no bailara en un concierto de Calle 13, Alberto Garzón reconoce que no es que no bailara, si no que no consideraba bailar a lo que hacía él: "Yo soy muy exigente con la definición conceptual de bailar. Para mí, bailar es tener ritmo. Yo me muevo salto y puedo fingir, aunque le otorgo más calidad al concepto de baile". Por esa misma razón, y a pesar de que Jorge Drexler hizo lo que pudo, Garzón continúa sin llevar demasiado bien eso de bailar.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad