Carrusel DeportivoCarrusel Deportivo
Fútbol

El Barça se da un festín frente al Athletic para ampliar su estado de felicidad

El conjunto azulgrana recupera los puestos de Champions tras imponerse al Athletic Club por 4-0 en el día en el que Dembélé se reconcilió con el Camp Nou

Los jugadores del Barça celebran el gol de Aubameyang frente al Athletic / Soccrates Images

El estado de felicidad sigue implantado en el Camp Nou. El FC Barcelona ha recuperado los puestos de Champions tras doblegar al Athletic Club por 4-0 gracias a los tantos de Aubameyang, Dembélé, Luuk de Jong y Memphis. En el caso del delantero francés, su gran gol sirvió para reconciliar al extremo con el público azulgrana llevándose una ovación cerrada por parte del feudo blaugrana.

Aubameyang demuestra que está de dulce

Con la mirada puesta en el partido de Mestalla, Marcelino colocó muchas rotaciones en el césped del Camp Nou para afrontar el duelo frente al Barça. Notó el Athletic las bajas de sus jugadores titulares, pese a que en ciertos tramos de los primeros cuarenta y cinco minutos sí que se soltaron y llegaron a la portería de Ter Stegen.

En el Barça, Xavi alineó a los jugadores que más confianza le están transmitiendo, con la variante de Dest en la banda izquierda en lugar de un sancionado Jordi Alba. El conjunto azulgrana ha mejorado a nivel posicional y tiene más paciencia con el balón en sus pies. Tocan el balón, se mueven y saben el lugar para recibir. Ahí fueron muy importantes Aubameyang y Adama, para darle aire al equipo y ampliar el campo.

El delantero gabonés fue el futbolista que abrió el marcador. Piqué estrelló en el travesaño un buen córner botado por Dani Alves, pero ahí apareció muy inteligente Aubameyang para estirar el pie y mandar el balón al fondo de las mallas. Merecía el Barça el gol en la primera mitad, ya que dominó el choque gracias, en parte, a los movimientos entre líneas de Gavi y Pedri.

Enfilaron los jugadores el camino al túnel de vestuarios tras unos cuarenta y cinco minutos muy completos por parte de los pupilos de Xavi, siguiendo con la buena imagen dada en Valencia y Nápoles. Los de Marcelino, por su parte, notaron las rotaciones, pero fueron atrevidos al ataque cuando los azulgranas concedían huecos en defensa. Sin embargo, no consiguieron encontrar ninguna ocasión clara de gol.

Día de fiesta en el Camp Nou a base de goles

Marcelino decidió darle otro aire a la segunda parte, dando entrada a Sancet en la delantera y a Iñigo Martínez en el eje de la zaga. De esta forma, se reanudó el partido de una forma mucho más igualada, con el Athletic presionando un paso más adelante y dificultando la salida de balón del Barça. Para tratar de aclarar el panorama del Camp Nou, Xavi dio entrada a Dembélé y Gavi, en lugar de Ferran y De Jong. El extremo español falló minutos antes de la sustitución un mano a mano clarísimo que desbarató Unai Simón.

Ousmane Dembélé demostró que el técnico egarense había acertado de lleno al ponerlo en el terreno de juego. Seis minutos después de saltar al campo, marcó un golazo que celebró con todo el banquillo, ante la ovación cerrada del Camp Nou. Se reconcilió Ousmane con el barcelonismo con un tanto de bandera que dio una tranquilidad al Barça que no había estado presente en toda la segunda mitad.

A raíz del segundo tanto, el Camp Nou fue un no parar de ovaciones a todos los futbolistas azulgranas y a Xavi Hernández. Se lo pasó bien el público que por fin se reencuentra con el buen juego del Barça. Para culminar la fiesta en el feudo blaugrana, Luuk de Jong embocó a la red un balón medido de Dembélé desde la derecha. Apareció solo el delantero neerlandés y, plácidamente, superó a Unai Simón de cabeza. El cambio de 'look' lo cerró Memphis en su día de regreso a los terrenos de juego. Día de fiesta en el Camp Nou para certificar que, ahora sí, este Barça juega muy bien.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad