La Ventana Edición RiberaLa Ventana Edición Ribera
Sociedad

De vuelta el convoy arandino con 58 refugiados: "No me siento feliz porque hemos dejado mucha gente allí"

Fernando Hernando, director de Transportes Hernando Revilla, explica cómo ha sido la experiencia en la frontera con Ucrania y la dificultad de llenar el autobús. De los casi 60 ucranianos que llegarán en la próxima madrugada a Aranda, solo una decena se quedará en tierras ribereñas

Fernando Hernando, en la SER

Fernando Hernando, en la SER

11:02

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1647256101997/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Aranda de Duero

De lo que se ve en los medios de comunicación nacionales a la realidad hay un buen trecho. Es lo que explica a la SER de Aranda Fernando Hernando, gerente de Transportes Hernando y Revilla en pleno camino de regreso hacia tierras ribereñas tras haber dejado junto a la frontera toda la ayuda que la comarca brindó la pasada semana al pueblo ucraniano, que sigue asumiendo la crueldad de una invasión injustificada por Rusia. Esta próxima madrugada esperan que el convoy formado por un autobús y una furgoneta lleguen a tierras ribereñas tras muchas horas de viaje, con 58 refugiados que ha costado mucho recopilar. Y es que en contra de lo que muchos medios aseguran, como explica Hernando, los ucranianos prefieren quedarse cerca de la zona del conflicto.

"Nos quedamos sorprendidos al llegar, porque en nuestro país vemos una cosa y la realidad es diferente. Dicen los medios que aquí pasan 200.000 personas al día y lo dicen como si la gente estuviera esperándote para que te cojan, y eso no es así, tienes que buscar tú a la gente y no al revés. Porque se quieren quedar cerca de su país, eso lo primero, y muchos ni saben dónde está España. Luego vas a un centro de refugiados y no saben ni dónde ir, otros ya esperan a otro autobús... Nosotros bajamos con 58 personas de vuelta y nos hemos vuelto locos para encontrarlas, y hemos estado en la misma frontera, en dos centros... Y así están todos", expresa Fernando, que confiesa que de las casi seis decenas de refugiados, solo una aproximadamente se quedará en Aranda.

El camión fletado desde Aranda descarga la ayuda a otro camión / Fernando Hernando

Solo alimentos o donaciones económicas

Estas son realidades constatables, como también que la ropa "hasta se está tirando". Buena cuenta de que realmente las necesidades son tanto la alimentación como las donaciones económicas, eso sí, para las ONGs que operan allí, como es la del chef José Andrés. "Hay que mandar comida, y dinero quien quiera donarlo. Hemos visto una o dos españolas. Pero aquí no hay control, cuando llegas no sabes ni a dónde ir ni nada. Lo primero es registrarte como conductor, buscar a gente para llevarte y hacer el viaje. Pero muchos van para Santander, Ciudad Real, Ávila... Pero porque tienen conocidos que les han dicho que vengan a España", dice Hernando, especificando que "a algunos les llevaremos a Madrid y otros vendrán a por ellos", y que la ayuda que se recogió en Aranda se entregó este domingo por la mañana a otro camión que a través de un corredor humanitario metió la ayuda en Ucrania.

"No hay que hablar para verles la cara y sí ponernos en su cuerpo de cuando te toca dejar tu país por algo así", responde preguntado por cómo se siente por lo sucedido, sentenciando con un enorme agradecimiento a todas las personas que han acudido a donar y ayudar "porque son quienes lo han hecho posible". Hernando se quita medallas y tampoco quiere menciones. Lo ha hecho de corazón y se siente bien por haber podido ayudar a tanta gente, pero por otro lado reconoce estar muy triste "porque hemos dejado atrás muchos que se han quedado allí y con unas imágenes que ves que te rompen".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad