Internacional

La nueva vida alejada de las bombas de la familia de Emma, la bebé que huyó de la guerra y protagonizó la portada de la revista 'Time'

Julia, Oleh y Emma viven en Rivne tras huir de la destrucción de su ciudad. Agradecidos por la solidaridad de la gente y con el deseo de poder volver a Irpín reciben a la Cadena SER tras la peor experiencia de sus vidas

El pasado 5 de marzo, tan solo una semana después del comienzo de la invasión rusa de Ucrania conocimos una historia que cruzó las fronteras ucranianas y llegó a medio mundo. Era la historia de La de Emma, una bebé de cinco meses, y su madre, Julia, que intentaban escapar de Irpín, un suburbio ucraniano devastado por las fuerzas rusas.

Separada de su marido Julia cruzó el puente de la ciudad de Irpín huyendo de los bombardeos y la destrucción de la ciudad en la que habían vivido toda su vida. Tenían una "vida perfecta" que cambió radicalmente con la invasión rusa. Con lágrimas en los ojos y visiblemente angustiada, Julia relataba su día a día antes de la invasión: "Antes de la baja de maternidad era coordinadora de un departamento en una empresa de tecnología. Mi marido también trabajaba de lo mismo. Es que teníamos una vida perfecta en Irpín, es una ciudad preciosa", contaba.

Esta emotiva historia que contó por primera vez la Cadena SER se hacía internacional por la imagen que captó un fotógrafo de la pequeña Emma en brazos de un soldado ucraniano que ayudaba en las tareas de evacuación. La revista Time también se fijó en esta familia y publicó en aquellos días una doble portada con la foto de Emma, Julia y el soldado bajo el título: "La agonía de Ucrania".

Su nueva vida en Rivne: "Estamos felices de estar seguros y de no oír explosiones"

Julia y su marido Oleh reciben de nuevo a la Cadena SER, esta vez en la ciudad de Rivne, donde han comenzado una nueva vida alejados de las bombas de Irpín y tras el que fue "el peor día" de sus vidas. Con la pequeña Emma en brazos, los dos padres explican cómo es su día a día en esta cuidad del noroeste del país en la primera entrevista audiovisual que conceden a un medio de comunicación desde que la Julia y Emma protagonizaran una de las imágenes más icónicas de la guerra en Ucrania.

Emma y sus padres juegan en casa

Emma y sus padres juegan en casa / Nicolás Castellano

"Ahora estamos bien, todo lo bien que se puede estar en la difícil situación en la que está nuestro país. Estamos felices de estar seguros y de no oír explosiones. Tenemos un pequeño apartamento, pero estamos felices de tener un techo sobre nuestras cabezas", explica Julia en un banco de una calle de la ciudad de Rivne. Allí ella y su marido recuerdan que los primeros días tras la evacuación fueron "muy difíciles" al llegar al llegar a un sitio que "no conocían". "Tenemos amigos ahora, tenemos una casa... Nos sentimos mejor ahora", dice Julia sonriendo.

La historia de Emma, la bebé que huye de la guerra en Irpín, portada de la revista 'Time'

Este lunes el presidente ucraniano Volodimir Zelenski ha anunciado que las tropas de su país habían liberado Irpín del control de las tropas rusas. Una noticia que ha alegrado a la joven pareja, que reconoce que no saben si su casa sigue en pie. Sin embargo, tienen claro que volverán a su ciudad en cuanto sea posible: "Como sabes Irpín fue destruida. No podemos volver a Irpín, pero estamos felices de que hayan liberado esta ciudad y esperamos poder volver allí porque es nuestro hogar", reconoce Julia. "Quizá este verano...", dice entre risas.

Julia dice que ya no lee las noticias. Ahora solo se preocupa del bienestar de Oleh y de la pequeña Emma. "Pregunto a mi marido todas las mañanas si todo está bien y él me cuenta las noticias principales. Él sí que lee todas las noticias", explica. Preguntada por la repercusión internacional de su historia y de la fotografía de Emma en brazos del soldado ucraniano dice que no se considera famosa. "Solo somos una de miles de familias", cuenta. Julia, quien afirma sentirse "sorprendida" por la solidaria respuesta de la gente, compara su situación a la de miles de familias y de mujeres que corrieron su suerte, o peor, por los bombardeos en sus ciudades: "Nos sorprendió y nos gustó que la revista 'Time' eligiera nuestra foto para su portada, pero hay miles de mujeres y niños como nosotros. Por desgracia hay muchas mujeres que han tenido una situación peor que la nuestra".

La pequeña Emma en brazos de su padre

La pequeña Emma en brazos de su padre / Nicolás Castellano

"Todos los días veo a mi mujer sonreír y estoy muy feliz por ello"

El padre de Emma tuvo que separarse de su familia en el peor momento de sus vidas. Con una ciudad ante el asedio de las tropas rusas, las mujeres y las niñas fueron las primeras en cruzar el puente por el que las tropas ucranianas evacuaban a los civiles. Oleh recuerda esos momentos con dolor, pero prefiere centrarse en el presente y en el regreso a la ciudad de Irpín que tanto desean él y su mujer.

"Estoy realmente feliz de que estemos juntos y seguros ahora. Todos los días veo a mi mujer sonriendo y estoy muy feliz por ello. Esos 9 días no teníamos emociones, queríamos dormir. Estábamos cansados, pero no teníamos ningún buen sentimiento. Ahora estamos felices, tenemos a mucha gente que nos ayuda. Después de esta guerra hemos conocido a gente en esta ciudad y para nosotros se han convertido en amigos de verdad", cuenta Oleh con la pequeña Emma entre sus brazos.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00