Tenis

Un tenista acaba perdiendo un partido que el juez de silla le había dado por ganado

Steven Díez celebró su victoria en el cuadro de clasificación para el Open de Houston cuando el árbitro rectificó su última decisión

Partido entre Steven Díez y Gijs Brouwer

Más información

Pocas veces se han visto escenas de este tipo en el deporte de élite. El tenista canadiense Steven Díez afrontaba su partido de clasificación para entrar al cuadro final del Open de Houston. Su rival, el holandés Gijs Brouwer, no le estaba poniendo las cosas nada fáciles al número 292 del ranking ATP. Sin embargo, Díez consiguió sobreponerse y, en el segundo set, con punto de partido, devolvió un potentísimo saque de Brouwer a la esquina de la pista que le daba el triunfo. La bola entró y el canadiense celebró la victoria con un grito de euforia y el puño cerrado. No obstante, el partido todavía no había terminado.

El juez de silla cantó: "juego, set y partido". Mientras Steven Díez se disponía a felicitar a Gijs Brouwer por su actuación, el árbitro bajó de su puesto para revisar su decisión. Tanto fue así que, al verificar sobre la tierra el saque del último punto, marcó fuera el saque del holandés y ordenó repetir el punto. En ese momento, Díez, que no daba crédito con lo que estaba sucediendo, se enfadó con la nueva decisión del juez de silla y gritó: "Llama al supervisor, es que ni tan siquiera es la marca correcta y él ha jugado el punto", alegando un doble error de interpretación.

Con este cambio, el juez de silla ordenó que se repita el punto y, por tanto, que se reanudase el encuentro. Steven Díez, afectado por lo ocurrido, acabó perdiendo el partido y apenas pudo registrar dos juegos en la prolongación del mismo. Una vez concluido el duelo, el afectado publicó un comunicado en sus redes sociales donde explicaba con todo detalle los errores que, a su juicio, tuvo el árbitro.

Comunicado de Steven Díez

"No tengo nada contra el árbitro, estoy seguro que ha hecho lo que ha podido. Tal y cómo se puede apreciar en el vídeo, gano el partido con un pasante de derecha que mi rival intenta devolver. Incluso gira la cabeza para ver dónde ha botado la pelota. Cuando estaba a punto de darle la mano a mi oponente en la red, el juez baja a mirar la marca. Ese es su gran error porque el partido ya ha acabado. Su segundo error: señalar una bola que está un metro separada del bote real. El tercer error: le pregunta al juez de línea y marca la primera bola. Cuarto error: dice que mi rival no ha jugado el punto".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad