Las noticias de Aragón
Sociedad

"Somos trabajadoras de segunda, invisibilizadas y sin derecho a paro"

Es la denuncia de Dolly, una de las 11.000 empleadas domésticas que hay en Aragón. Tienen contrato laboral pero no los mismos derechos que los demás trabajadores. De hecho, ni siquiera están en el régimen general de la Seguridad Social

Una empleada del hogar trabajando. / ISTOCKPHOTO THINKSTOCK (Getty Images)

Zaragoza

El trabajo del hogar es uno de los sectores más precarizados en España. En esa cúspide de falta de derechos está el de NO tener una prestación por desempleo, pero hay más. La razón está en que ni están en el régimen general de la Seguridad. Pura Huerta, secretaria de Formación y Empleo de UGT Aragón asegura que "es un régimen especial de empleadas del hogar, la exclusión de riesgos laborales, la extinción de un contrato sin ninguna causa justificada, cuando son internas el horario noctuno no se les contabiliza como trabajo aunque estén 24 horas en la casa. Además, añade que "inspección de Trabajo no puede entrar en los domicilios. Por eso, asegura que "están verdaderamente indefensas".

Mujer y migrante

El sector del trabajo doméstico tiene rostro de mujer y de migrante. En Aragón son más de 10.800. Y sus contratos, denuncia Sonia García, secretaria de la mujer de CCOO, esconden más irregularidades. "Son contratos por hora, y pueden esconder que algunos de estos contratos no estén con la correspondiente cotización", apunta García.

Las denuncias de los sindicatos las confirma Dolly, trabajadora del hogar, que insiste en que su vulnerabilidad les conduce hacia la economía sumergida. "De ahí es de dónde viene el trabajo por horas, porque claro, tienes que coger limpiar una cocina por 50 euros porque tienes ese dinero".

Los efectos de la pandemia

Sobre todo tras dos años de pandemia donde la demanda del trabajo cayó en picado. Durante esos meses, Dolly dice que "he tenido que recurrir a los servicios sociales" porque "si ibas a dos casas, una te decía que no fueras, con 300 euros que ganaba entonces no llegaba, porque ya pagaba 400 euros de alquiler".

Un desamparo que preocupa a los sindicatos. Uno especialmente, el de los riesgos laborales. En algunos casos, el desconocimiento del idioma les impide interpretar las etiquetas de los productos tóxicos. Pero este no es el único riesgo al que se enfrentan a diario estas trabajadoras.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad