A vivir que son dos díasLa píldora de Enric González
Opinión

Una sensación curiosa

La Unión Europea sigue siendo incapaz de prescindir de la energía rusa. Alemania dice que no puede permitirse pasar del gas de Putin porque su economía se resentiría gravemente. Ay, esa Alemania que condenó a Grecia a la miseria durante la crisis del euro. ¿Se acuerdan?

Madrid

Esta es una sensación curiosa. Por llamarla de alguna forma. Poner la calefacción, o encender el horno, o llenar el depósito del coche resulta doloroso por el precio. Y es aún más doloroso pensar que cada vez que lo hacemos, contribuimos a una matanza en Ucrania. La aportación de cada uno es modesta, pero oigan, poquito a poquito Vladimir Putin saca para un misil, o un obús, o una bomba. Ahí estamos nosotros, socios financieros de la “operación militar especial para desnazificar Ucrania”.

La Unión Europea sigue siendo incapaz de prescindir de la energía rusa. Alemania dice que no puede permitirse pasar del gas de Putin porque su economía se resentiría gravemente. Ay, esa Alemania que condenó a Grecia a la miseria durante la crisis del euro. ¿Se acuerdan? No hace tanto, poco más de una década. España sufrió, pero Grecia quedó para el arrastre: la mitad de los pensionistas en la pobreza, la mitad de los jóvenes en paro, y un programa de austeridad salvaje. A nadie le preocupó mucho que los griegos no pudieran calentarse en invierno ni que su economía se resintiera. Claro. Aquella fue una crisis grave. Lo de Ucrania, si cerramos los ojos y nos tapamos los oídos, no es para tanto.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad