Fútbol
PSG

La situación de Leo Messi, desde un punto de vista psicológico: "El problema no es el PSG, sino cómo se encuentra él jugando en ese club"

Para conocer mejor cuál es la situación real que está viviendo Leo Messi en el PSG, 'La SER' contacta con varios psicólogos deportivos y con un especialista en comunicación no verbal para abordar el momento actual del futbolista argentino

Leo Messi tumbado en el césped durante el partido entre el PSG y el Real Madrid de Champions League (Photo by David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images) / David S. Bustamante/Soccrates

Madrid

Ocho goles y trece asistencias es el bagaje de Leo Messi en los veintiocho partidos oficiales que lleva con el PSG desde que oficializó su llegada al conjunto parisino el pasado 10 de agosto. Criticado por la prensa francesa y sin exhibir su mejor fútbol, el jugador pasa por uno de sus momentos más complicados desde que es futbolista profesional. Pero, ¿él está realmente incómodo en su nuevo club?

Para conocer cuál es verdaderamente la situación de Messi en el PSG, La SER habla con Fernando Callejo y Francesc Porta, dos psicólogos deportivos. El primero de ellos es cofundador de "UPAD Psicología y Coaching”, mientras que Francesc posee un Máster en Coaching Directivo-Deportivo y Psicología de Alto Rendimiento por la Unisport Management School. Además, José Luis Martín Ovejero, profesor en 'Comunicación no verbal y oratoria', analizará el momento actual del futbolista argentino.

¿Hasta qué punto puede influir el aspecto psicológico al rendimiento de un futbolista sobre el terreno de juego?

Fernando Callejo: "Cuando la diferencia entre lo físico, lo táctico y lo técnico es mínima, el factor mental puede marcar la diferencia. Esto ocurre sobre todo en el ámbito del Alto Rendimiento. Bajo mi punto de vista, dependiendo del reto al que se enfrente un futbolista, tendrá que hacer más hincapié en una u otra habilidad. Habrá ocasiones donde el partido necesite de jugadores más físicos, otros encuentros donde la clave sea la táctica o la técnica y, por último, pero no por ello menos importante, el aspecto psicológico. Este factor creemos que suele tener mayor influencia en partidos de mayor transcendencia. Al final, la motivación, la activación, la concentración, las creencias y las emociones juegan durante los 90 minutos de manera constante".

Francesc Porta: "Es un porcentaje muy alto. Cuando hago talleres de formación de liderazgo a entrenadores, les hago la misma pregunta. Realmente, todo el mundo me dice que muchísimo. Para ellos, hay un porcentaje muy alto. Pero la pregunta no es esa, la verdadera pregunta es: ¿Cuánto tiempo tú dedicas a trabajar o entrenar el aspecto psicológico? Ahí siempre se ponen rojos. Pese a saber que la influencia es brutal, se trabaja y se entrena muy poco. A iguales condiciones tácticas o técnicas, la diferencia está en el aspecto psicológico".

Hablando de Leo Messi, su marcha del Barça fue inesperada para él. El hecho de estar toda su vida en un club, ¿hace que la adaptación al PSG sea más costosa?

F.C.: "Lógicamente, cuando pasas toda una vida en un lugar, acostumbrarte a uno nuevo lleva un proceso de adaptación, a veces más corto, a veces más largo. Después, tenemos el juego de roles. Está claro que en el Barça, Messi jugaba un papel clave en la elaboración del juego del equipo y su participación siempre (o casi siempre) tenía influencia en el resultado final del encuentro. Todos jugaban para Messi. Una vez que llega al PSG, su peso dentro del equipo nada tiene que ver con el que tenía en el Barcelona. Llega a un equipo donde comparte vestuario con pesos pesados, como Mbappé o Neymar, que ya tienen su puesto y su papel bien definido dentro del grupo. Luego está su entorno social y cultural, totalmente cambiado, ¡incluso el clima! Lógicamente, todo esto afecta al rendimiento de un jugador que lleva toda una vida en un lugar y que, de la noche a la mañana, llega a París y los aficionados esperan que sea el mismo que cuando jugaba en el Barcelona".

F.P.: "La marcha de Messi fue inesperada. Cuando un deportista entra en un equipo nuevo, hay un periodo de adaptación. No por ser el mejor del mundo en un equipo, lo va a ser en otro. Esto también pasa a nivel empresarial. Hay una serie de variables que no se tienen en cuenta, entre ellas la cultura. La cultura y la filosofía del Barça no es la misma que la del PSG. Los valores no son los mismos y, muy probablemente, los objetivos a nivel empresarial tampoco sean los mismos. Todo eso el jugador, de una manera indirecta, lo percibe. Es más, la manera de jugar también es distinta. En el Barça, Messi era el anclaje dentro de una forma de jugar y era un jugador con muchísima libertad. Era el anclaje de un equipo en donde él ya no tenía que hacer un sobreesfuerzo para pensar sobre el terreno de juego. Estaba todo muy automatizado. Ahora con el PSG le toca volver a empezar".

Leo Messi, durante un partido con el PSG en el Parque de los Príncipes / FRANCK FIFE

En cuanto a la filosofía del club, el Barça se centra más en la cantera y en cuidar a La Masía, mientras que el PSG está fundamentado, prácticamente en su totalidad, en el dinero que proviene de Catar. ¿Esa idea también puede suponer un impedimento para Messi?

F.C.: "El fútbol cambia constantemente y durante la última etapa de Messi en el Barcelona se apostó más por fichar y no tanto por dar salida a los jugadores de la Masía. Sinceramente, creo que Messi tenía claro al club que llegaba y no considero que sea un impedimento. Bajo mi punto de vista, la posible problemática estaría más bien dirigida a que es un club que juega para varios grandes jugadores y habría que ajustarse de nuevo a la influencia de Messi en el juego del PSG".

F.P.: "La respuesta es parecida a la que hice en la pregunta anterior. Claro que le afecta a Messi. La propia filosofía del club acepta: la gestión de relaciones no es la misma. No digo que sea ni mejor ni peor, simplemente no es la misma. Él lo que tiene que hacer es entender la filosofía. Además, desde el idioma, hasta la ciudad, hasta la gestión de relaciones, afectan también al rendimiento del deportista. Más que un impedimento, es un periodo de adaptación. Le va a costar más a Messi porque ha estado siempre en el mismo equipo. Ya le pasaba con su selección, que la forma de jugar no era la misma. Esto se debía al entorno, que eran distintos, igual que los automatismos en el césped".

¿Qué es lo que más puede molestar/incomodar/disgustar a Messi de su estancia en París, cuya consecuencia sea no rendir al 100%?

F.C.: "Considero que el nivel de juego al que estaba habituado Messi en la Liga española no es el que se ha encontrado en Francia. Otra manera de jugar, otros tipos de sistemas, otros rivales... Al final existen muchas influencias externas que no Messi no puede controlar y que puede generar incomodidad al argentino. Cuando te habitúas a un nivel de exigencia 'más bajo' durante la competición liguera, llegas a Europa y los jugadores no están preparados mentalmente para asumir lo que puede suponer una eliminatoria como la que fue contra el Real Madrid. Sobre todo hablo de jugadores de un perfil medio, no de cracks mundiales como Messi o Neymar".

F.P.: "Creo que lo que realmente más le puede incomodar a Messi en París y en el equipo es el hecho de que Messi esté siempre en el Barça con los automatismos en el terreno de juego que hacen que no tenga que pensar demasiado. Lo que le debe disgustar a él es que no los encuentre en el terreno de juego con el PSG. Tienen que existir una serie de elementos que favorezcan el juego de Messi y si no los encuentra, eso puede hacer que desaparezca dentro del campo. El deportista siempre se basa en experiencias pasadas, por lo que cuando Messi recuerde sus movimientos y los éxitos en el terreno de juego que tenía antes, ahora no los encuentra porque ni los jugadores son los mismos, ni los automatismos son los mismos".

Leo Messi, junto al escudo del PSG / AurelienMeunier2019

Un jugador tan autoexigente que no celebra lo que él no se ha ganado

José Luis Martín Ovejero, profesor en 'Comunicación no verbal y oratoria' y miembro de ACoNVe (asociación que agrupa y certifica a los expertos en el Análisis del Comportamiento No Verbal), cuenta a La SER cómo se comporta Leo Messi desde que fichó por el PSG, además de analizar cómo es realmente la forma de comportarse del futbolista argentino.

Explicando desde lo más general a lo más específico del jugador argentino, comienza su análisis indicando que Leo es alguien introvertido. Ser así le hace, por ejemplo, ser más comedido en la celebración de un gol o en una entrevista. Todo esto, en general, las personas lo asociamos a que esa persona puede estar triste, decepcionada o hundida. En este caso no tiene por qué. Por eso, el tema de Messi puede llevarnos a conclusiones erróneas si no le hemos analizado antes, lo que se conoce en análisis de conducta como su línea base de comportamiento.

En el estudio de las últimas entrevistas que ha dado Leo Messi en público (al canal oficial del PSG y tras finalizar un encuentro con Argentina), se observa que Messi se comporta de esa manera. "Es muy raro, y solo pasa en ocasiones contadas, ver a Messi de forma exultante. Esto es muy importante de comprender, ya que, cuando le vemos así, está mucho más feliz que cualquier otra persona, porque él comienza desde mucho más abajo, por llamarlo de alguna manera. Por ejemplo, cuando acaba un partido de la selección argentina y le vemos muy contento, está el doble de contento que cualquier otra persona en una línea base mucho más equilibrada", señala Martín Ovejero.

En lo particular, hay distintas tesituras de partidos: "Hemos visto alguno en el que, cuando había una celebración de goles de sus compañeros y estaban todos tirados en el suelo, haciendo una piña, él se acercaba, pero no se tiraba encima de todos. Estaba manteniendo las distancias. A mí me ha llamado mucho más la atención cuando, en la celebración tras ganar al Real Madrid en Champions, los jugadores del PSG se dirigieron al público con los brazos en alto y aplaudiendo hacia su afición, él, sin embargo, tenía gestos automanipuladores. Se toca la cara, el cuerpo, la cabeza... eso son gestos de estrés, nerviosismo, intranquilidad e incomodidad. De esto no podemos sacar la conclusión de que está incómodo en el PSG. No tiene por qué, dado que existen otros partidos, como frente al Lorient, cuando celebra su tanto, lo hace con total normalidad", afirma.

Leo Messi, al margen de la celebración del tanto de Mbappé al Real Madrid en la ida de octavos de final de la Champions League / Sylvain Lefevre

Por último, José Luis Martín Ovejero concluye su análisis afirmando que si vemos partidos en donde está más contento y otros en donde está más triste, debemos de llegar a la conclusión de que el problema, por llamarlo de alguna manera, este problema entrecomillado, no estaría en el club, sino en su propio rendimiento para el club: "Es un detalle importante y una diferencia fundamental. El problema no es el PSG, sino cómo se encuentra él jugando en ese club. Es algo de dentro hacia fuera, no a la inversa. Cuando él considera que ha jugado muy bien y ha sido partícipe de la victoria y partícipe del resultado, no se corta en celebrarlo. Pero si considera que no ha sido, ni mucho menos, alguien positivo, prefiere estar en una segunda línea. Por lo tanto, considero que si es corto o largo su futuro en el PSG, no va a depender tanto del club, salvo que haya una decisión muy importante que le afecte directamente. Sobre todo a su familia, este es un detalle crucial. Para Messi, siempre es muy importante su familia, en todas las entrevistas lo destaca. Si las cosas siguen normales, su decisión final de continuar o no en el equipo, dependerá de cómo se encuentre él consigo mismo, más que el club con él. Esto es lo que a mí me parece de haber analizado distintos vídeos y de haberle analizado durante varios años con Messi", finaliza.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad