Hoy por Hoy JerezHoy por Hoy Jerez
Opinión
Opinión

Las comisiones y la primavera

La firma de Julio Asencio en Hoy por Hoy Jerez

La firma de Julio Asencio en Hoy por Hoy Jerez

02:03

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1650530372851/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Jerez de la Frontera

Copan los titulares últimamente las pingües ganancias que algunos pícaros, en connivencia con ciertos mandamases políticos, se han embolsado por actuar como intermediarios en contratos comerciales públicos de alto nivel. Es lo que hoy se denomina con el eufemismo de “comisiones”, o sea, sacar una buena tajada aprovechando el trato de favor que les dispensan sus poderosos amigos. Es otra variante, una más, de la corrupción permanente que nos lastra desde hace tantos años.

Lo dicho valdría igualmente para las comisiones futboleras del señor Piqué y su compadre el señor Rubiales a cuenta de los saudíes por la Supercopa. Pero se objetará con razón que este es un asunto privado, a diferencia del infame negocio de las mordidas millonarias al erario, que financiamos los ciudadanos mediante los diversos impuestos. El delito se agrava cuando el comisionista es pariente de la política o el político de turno, burdo nepotismo de manual. ¿No bastan estos argumentos para que los dirigentes implicados cesen en sus cargos o sean destituidos por instancias superiores?

Hemos llegado en nuestra democracia a un punto crítico de la falta de ética en el ejercicio de la política y más allá. El sostén de nuestro sistema constitucional requiere que tanto la función como el comportamiento de los representantes electos se rijan por las leyes y los valores éticos que articulan el Estado de derecho. Dichos valores esenciales, que en común enseñamos padres y docentes, deben corresponderse con el conjunto de la sociedad, si no estamos abocados al desastre de un país regresivo y autoritario.

Pese a la corrupción, la pandemia, la estafa en el precio de la energía y los combustibles, la inflación y todos los demás pesares, hay motivos para celebrar que poco a poco estamos volviendo a la normalidad de antaño, como muestra el hecho significativo de que ya no es obligatorio desde ayer el uso de las mascarillas en los interiores, salvo excepciones.

Es hora de que la honrosa y sacrificada ciudadanía disfrute de sus fiestas por fin recuperadas, más si cabe ahora que la primavera luce sus colores. Los jerezanos han vuelto a vivir con pasión la semana santa, que ha sido el primer gran acontecimiento social del calendario. Por delante, tan cerquita ya, la feria del Caballo será otra ocasión inmejorable para desquitarse con alegría de las penurias pasadas y brindar por la vida con un catavino de fino bien frío.

¡Salud!

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad