Hora 25Punto y 25
Opinión

El problema es Pegasus

El concepto de Gran Hermano está entre nosotros y no en una dictadura, como insinuaba Orwell. Si sigue, Pegasus logrará que el espíritu de nuestra época sea una ciénaga

Madrid

El problema es Pegasus. Decir que el estado ha de protegerse de sus enemigos es una tautología. El dilema surge cuando los mecanismos que se utilizan para esa protección desbordan el Estado de Derecho. Amnistía Internacional dice que Pegasus ha violado muchos derechos humanos. La Unión Europea busca neutralizar este sistema de espionaje por considerarlo una amenaza para la democracia y Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, declara que su uso es un ataque a la privacidad de todos. Pegasus está siendo utilizado en al menos 45 países del mundo con un secretismo total y en muchas ocasiones fuera de los marcos legales. Se trata del hermetismo del poder y su capacidad de restringir o cerrar el acceso al conocimiento de sus actividades. Hay que debatir sobre la legitimidad teórica de los secretos del Estado y sus excepciones. Conocer a quién se ha estado espiando multiplica la alarma social. En cualquier momento puede afectar a cualquiera y sobre cualquier aspecto. El concepto de Gran Hermano está entre nosotros y no en una dictadura, como insinuaba Orwell. Si sigue, Pegasus logrará que el espíritu de nuestra época sea una ciénaga.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad