Carrusel DeportivoCarrusel Deportivo
Fútbol

El Atlético se impone en el derbi del (no) pasillo y da un paso de gigante en su lucha por la Champions League

Un solitario gol de Carrasco de penalti vale por tres puntos para un Atlético que fue superior

Carrasco bate de penalti a Lunin en el Atlético de Madrid - Real Madrid. / Soccrates Images

Madrid

"Entre la prensa y los de amarillo, 120 años de pasillo". Este era el mensaje de la pancarta que colgaba de una de las fachadas exteriores del estadio Wanda Metropolitano. El derbi madrileño llegaba marcado por la decisión del club rojiblanco de no hacer el pasillo de campeón al Real Madrid, que comparecía en el Metropolitano tras proclamarse campeón de la competición doméstica y después de culminar una semana fantástica al sellar su clasificación para la final de la Champions League. De ahí la rotación de Carlo Ancelotti de inicio. Courtois, Carvajal, Modric o Benzema descansaron de inicio frente a un Atlético que, por contra, sigue inmerso en la lucha por certificar su billete europeo para la próxima temporada. Esta circunstancia se notó en el inicio del derbi. El equipo del Cholo comenzó eléctrico y en 10' pudo perforar hasta en dos ocasiones la meta defendida por Lunin. Primero Correa y después Carrasco dieron un toque de atención al equipo de Ancelotti, que entró al campo haciendo gala de una relajación impropia de este tipo de partidos.

Más información

El Atlético de Madrid mandó en la primera mitad. Monopolizó la pelota ante un Real Madrid que replegó en bloque bajo y que echó en falta el oxígeno que otorga la presencia de Karim Benzema en el verde. Los de Simeone coleccionaban llegadas y centros al área de Lunin, pero tampoco en la primera media hora obligaron al meta ucraniano, habitual suplente de Courtois, a realizar ninguna intervención de mérito. Sí lo tuvo que hacer Nacho, que desbarató una gran ocasión de Cunha cuando el delantero brasileño ya había disparado desde dentro del área pequeña. Este era el guion del partido cuando, en el 37', Matheus Cunha enfilaba de nuevo la portería de Lunin. Vallejo y Militao hicieron un bocadillo al delantero brasileño. El árbitro no vio nada, pero entró el VAR, que pidió al colegiado revisar la jugada. Había un pisotón de Vallejo. Soto Grado señaló penalti y Yannick Carrasco, que era el mejor del Atlético de Madrid en los primeros 45', transformó desde los 11 metros.

El gol encajado espoleó a los blancos, que en 10 minutos generaron dos ocasiones con las que pudieron empatar el partido. Primero fue un gran disparo de Toni Kroos desde media distancia. Después, Oblak desbarató una gran jugada entre Asensio, Rodrygo y Jovic, que no acertó a picar la pelota por encima del portero esloveno. Esta fue la última jugada que se vio en el Metropolitano antes del descanso. Antes de la reanudación, Simeone echó mano de Griezmann para sustituir a un errático Correa. Debió pensar el Cholo que la primera mitad de su equipo mereció más botín. Lo cierto es que estuvo fallón el argentino.

El libreto pareció cambiar tras el descanso. El Atlético dio un paso atrás. Replegó más cerca del arco de Oblak y dio metros al Real Madrid, que pese a no alinear a varios titulares, contaba arriba con jugadores con talento como Rodrygo y Asensio siempre acompañados del empuje de Camavinga. Los blancos se despojaron de la presión del Atlético y el equipo de Ancelotti comenzó a crecer en el partido. El Atlético, esperaba agazapado para poner la puntilla al contragolpe. Pronto, en el 47', llegó otro aviso para el Atlético. De nuevo el Real Madrid se encomendó a las botas del serbio Luka Jovic. Apareció un montenegrino, Savic, para salvar los muebles. En el 58', en una contra, fue Casemiro el que pudo igualar el choque. Su disparo, muy inocente, fue manso a las manos de Jan Oblak. Con media hora por delante, Ancelotti dio la alternativa a Vinícius y Valverde. Sentó a Casemiro y Jovic. Y justo tras los cambios el Atlético de Madrid puso sentenciar el choque. Griezmann habilitó a Cunha, que se quedó solo ante Lunin, pero no fue capaz de superar al portero ucraniano, que respondió bien abajo.

A esta ocasión de Cunha respondió el Real Madrid con dos zapatazos de Valverde. Uno de ellos obligó a Oblak a realizar una estirada muy meritoria. Pero, pese a los cambios, el equipo de Ancelotti no consiguió igualar la intensidad del Atlético de Madrid. Después, Griezmann, en dos ocasiones, pudo doblar la ventaja colchonera, pero la más clara fue para Carrasco, que tras una gran jugada chutó al poste de la portería de Lunin. "Por favor, Dios mío, una", se leyó en los labios de Simeone. El técnico argentino, consciente de la relación de amor que tiene el Real Madrid con los minutos finales de los partidos esta temporada, intuyó que sufriría en los minutos finales. Y así fue.

A partir del 85', el Real Madrid consiguió invertir la tendencia del partido. Inclinó el campo hacia la portería del Atlético de Madrid. Valverde, de nuevo de larga distancia, obligó a Oblak a emplearse a fondo, Asensio, de libre directo, forzó de nuevo al meta esloveno a desviar a córner un disparo por debajo de la barrera, Nacho cabeceó por encima del larguero un gran centro de Luka Modric, que también saltó al césped en la segunda mitad... Gozó de tres ocasiones el equipo de Ancelotti, al que esta vez no le bastó con el arrebato final. Ganó el Atlético del Cholo en el Metropolitano y consiguió tres puntos de oro en su lucha por la Champions League.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad