Ocio y cultura

Piruetas de literatura y humor con Javier Castillo y Manu Sánchez

La cita literaria organizada por Radio Cádiz y la Fundación Unicaja promueve entre risas el poder de las palabras

Citas Literarias Unicaja: Javier Castillo y Manu Sánchez

Citas Literarias Unicaja: Javier Castillo y Manu Sánchez

01:06:21

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1669185549675/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Cádiz

Javier Castillo y Manu Sánchez no son trapecistas, pero han sabido hacer piruetas lo suficientemente bien para atrapar a un público con sus palabras. Ambos se juntaron por primera vez en las Citas Literarias de Unicaja, un encuentro promovido por Radio Cádiz y la Fundación Unicaja. Hablaron de sus trabajos. Castillo explicó las claves de una intriga, el manejo de una novela con misterio, la dimensión del éxito desde que publicó en Internet su primer libro hasta ahora que asiste a los rodajes de las versiones de sus obras. Sánchez desgranó para qué sirve estudiar telecomunicaciones y terminar haciendo humor, detalló las motivaciones de la risa, indagó en por qué algunas cosas hacen gracia y otras no. Los dos tienen sus respectivas legión de fans. Para todos hubo preguntas. Como si en una boda, los invitados de cada contrayente, aún sin conocerse de nada entre ellos, terminara admirando y siendo amigos de los dos.

Javier Castillo, malagueño, era asesor financiero cuando terminó su primera novela, se la envió a varias editoriales y la primera que le contestó, con un mensaje automático, fue para decirle que tardarían 13 meses en darle una respuesta. No tuvo esa paciencia. Publicó su libro en Internet, la compartió entre los amigos, aguardó que alguno de ellos la leyera, y, cuando fue a mirar semanas después si sus amistades habían cumplido con él, descubrió que su novela estaba entre las más vendidas. Entonces las editoriales empezaron a escribirle a él. Se quedó en Suma de Letras y se publicó en papel "El día que se perdió la cordura". Castillo se ha convertido en uno de los autores españoles más vendidos. Y cada nuevo libro es un acontecimiento, como se pudo comprobar en la legión de seguidores que asistieron al acto o que hicieron cola ante la librería Quorum para que le firmara un ejemplar.

Castillo habló de las piruetas literarias, las que le dio este triunfo inesperado, y también las de cómo cuidar a los seguidores y cómo componer una intriga. "Siempre tengo en mente que mi público es muy inteligente. Que cualquier pista mal colocada puede arruinar el final". Castillo imaginó una trama de suspense en directo, esa en la que siempre tiene que haber una muerte o una desaparición. Y se rio con Manu Sánchez hablando de los viajes virtuales y presenciales que ha hecho para ambientar sus historias, o del rodaje de la versión en serie de "La chica de nieve", que transcurre en la cabalgata de reyes magos de Málaga. "En la cabalgata de Málaga siempre pasan cosas", dijo Castillo. "Pues en Cádiz ni te cuento", le soltó Manu Sánchez provocando la carcajada general. Castillo fue generoso en Cádiz y aquí dejó la primicia del argumento de su nueva novela "El cuco de cristal".

Manu Sánchez contó sus estudios en telecomunicaciones y reflexionó sobre los límites del humor que dificultan su trabajo en la actualidad. "El humor ha desaparecido de la televisión", advirtió. Límites puestos y autoimpuestos, aunque él se reconoce aún rebelde. "Me gusta hablar bien de la gente a la espalda y mal a la cara", aseguró. "El problema es la literalidad, o que la gente se agarre a ella para cuestionar tu humor, aunque, hay veces, que la literalidad es una aliada", aseguró mientras hacía un chiste sobre los Borbones.

Los dos respondieron a preguntas del público. Desvelaron que los dos van a ser de nuevo padres. "Pero cada uno de un hijo distinto", aclaró entre risas Manu Sánchez tras bromear sobre la pregunta. Manu Sánchez respondió sobre el humor que prefiere, defendió el ingenio natural, el que sale de forma espontánea. Reconoció que hay un público hipersensibilizado que promueve la cancelación al instante. Prometió no hablar nunca más de polvorones. Y promovió que cada uno de nosotros encontremos el punto erógeno del humor.

Las piruetas de literatura y humor de Javier Castillo y Manu Sánchez se sellaron con un sonoro aplauso tras una resaca de risas. Porque. como dijo al final Manu Sánchez, el humor puede ser la última pirueta posible ante la sutileza de la censura, aunque con el riesgo de que el trapecista acabe muriendo como en una intriga de Javier Castillo.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad