Tribunales

El capitán de Cerro Muriano dio la orden a los soldados de no agarrarse a la cuerda del lago "salvo caso de vida o muerte"

El abogado de uno de los fallecidos pedirá que se impute por homicidio doloso al capitán, a la cadena de mando y al ministerio de Defensa

Luis Romero, el abogado del soldado Carlos León, uno de los militares fallecidos en Cerro Muriano, ha anunciado este martes que pedirán que se impute por homicidio doloso al capitán que mandaba el ejercicio de instrucción en el que murieron dos militares y otros seis resultaron heridos.

Cómo avanzó el letrado de la familia del soldado sevillano, la acusación particular del caso pedirá además imputar por los mismos delitos a toda la cadena de mando por encima del capitán que dirigía la instrucción, esto es el teniente coronel, el coronel y el general de la Brigada Guzmán el Bueno X de Córdoba.

El abogado no descarta que se pueda derivar alguna responsabilidad también para los mandos inferiores, "a pesar de que actuaron a instancias del capitán, que era el que dirigía el ejercicio". Y sostiene que pedirá prisión provisional para el capitán para que sea investigado por homicidio doloso, porque el ejercicio se hizo en ausencia de cualquier previsión de riesgos. Romero habla de "grave negligencia y falta de diligencia que pusieron en peligro la vida de los militares".

Los primeros militares que entraron en el agua en el ejercicio mortal de Cerro Muriano, incluido el soldado fallecido, llevaban lastre en su mochila como ‘castigo’

Los primeros militares que entraron en el agua en el ejercicio mortal de Cerro Muriano, incluido el soldado fallecido, llevaban lastre en su mochila como ‘castigo’

02:46

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1705303859052/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Hicieron el ejercicio "sin dormir, casi congelados, sin médicos ni plan de riesgo", según ha detallado el letrado, que asegura que "todo era un descontrol" y que "el capitán no se tiró al agua para ayudar a los que se ahogaban".

El abogado ha confirmado que "no había línea de vida, que lo único que existía era una cuerda que marcaba el camino que tenían que seguir, pero que el capitán dio la orden expresa a los soldados de "no utilizar ni agarrarse a la cuerda salvo en caso de vida o muerte".

La cuerda a la que se refiere el abogado, era una especie de guía que dividía el lago en el que hicieron el ejercicio. Una cuerda atada a dos encinas que perdió tensión y se vino abajo en cuanto los soldados en formación se asieron a ella.

La mochila del soldado Carlos León pesaba, incluyendo "el lastre de castigo", 12 kilos. Los soldados en formación entraron en el agua con el uniforme, el casco, la mochila y el fusil. "La mochila no era estanca y no flotaba", como explica el informe técnico de la Guardia Civil. Y abogado ha señalado además que "la temperatura hacía que se bloqueara la mandíbula, no podían ni hablar".

"El lago tenía tres metros de profundidad. Los soldados no hacían pie", tanto que el cuerpo sin vida del soldado Carlos León, a cuya familia representa el abogado, se encontraba en el fondo de la balsa.

El caso pasa al Togado Militar 21 de Sevilla

La jurisdicción militar se hará cargo del caso, al ser de su competencia. El juzgado de Instrucción número 4 de Córdoba se ha inhibido en favor de la justicia militar, competente en el caso, a pesar de la petición de la familia del soldado Carlos León que quería que el caso siguiera en manos de un juzgado civil.

El abogado recurrirá esta decisión ante la Audiencia de Córdoba porque "no quiere que sea un tribunal militar el que lleve la investigación.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00