Fútbol

No se lo pierdan: Pepe Jurado

Entró a trabajar al venir de la Mili y hasta el cierre de la fábrica en 1976

Saludando a Paco Díaz Casimiro. / Cadena SER

Toda Almería lo conoce como Pepe Jurado pero de segundo, Martínez, y su vida da para un libro pese a su sencillez. Está a punto de cumplir 85 años y dice que se le han pasado volando. Nacido en la calle Verbena del Barrio Alto e hijo de un carrer0 y con 6 bocas que alimentar sus padres, no tardó en buscarse la vida.

Antes de afrontar la vida laborar tuvo tiempo de fundar en su calle un equipo de fútbol al que bautizó como San Lorenzo, y tiene fotos y escudo del mismo. El fútbol era y es su gran pasión, y si le preguntas por Almería: mata, no la cambia por nada y la ve cada día más bonita.

Vive solo en la calle Vecina Concha Ruiz desde hace más de 46 años. Bueno, solo desde 2015 que murió su media naranja, Carmen, con la que compartieron sueños e ilusiones, además de tres hijos: Pepe, Carmen Mari y María Isabel. Ahora su nieta Rocío que vive en Vera y estudia en la UAL le visita para echarle un ojo. Les invito a conocer a Pepe Jurado, no se lo pierdan.

¿Quién es Pepe Jurado?

Un almeriense del Barrio Alto que trabajó en Artés de Arcos y le gusta mucho su ciudad y el fútbol. Me relacionan con Regiones pero nací en la calle Verbena justo enfrente.

Poco queda de su barrio.

Yo lo sigo recordando como cuando era niño. Mi vida ha pasado volando y los recuerdos los tengo intactos en mi memoria. Familia numerosa de 6 hermanos y solo quedamos tres.

¿Y cuando se coloca en Artés de Arcos?

Muy bien dicho, antes se decía se coloca y no empieza a trabajar. Vine de la Mili, me eché novia y casi a renglón seguido entré a trabajar en la fábrica.

Cual era su misión.

La empresa se dividía en equipos y me asignaron uno de ellos y nos reuníamos con don José Artés que era cercano con nosotros, y un señor en el trato con todos, cercano y sencillo. Ah, la misión cuando entré, mecanizaba piezas de fundición.

¿Y cuando llega el fútbol?

Allí mismo. Antonio Reyes el del San Roque llevaba el equipo de empresas y como jugaba de lateral izquierdo y de central me puso a jugar. Mi nombre de guerra no era Jurado porque todos me llamaban ‘El Zocato’ y teníamos un equipazo con dos de los hermanos Goros en la plantilla. Jugamos campeonatos regionales y nacionales. Fue muy bonito. José Basoa era el presidente y uno de los jefes.

¿Y lo de la novia?

Antes se llamaba echarse novia y conocí a Carmen en 1963 y nos casamos dos años después. Con un trabajo todo era más sencillo, y luego vinieron los niños y la casa se llenó de alegría. Toda una vida juntos hasta que me he quedado solo.

Y luego llegó la vespa.

No me hables, un día bajaba por la calle Hermanos Pinzón y vi una nube de polvo espesa y un ruido enorme. Era el edificio Azorín. Tiré por otra calle para llegar al trabajo y salimos todos a ayudar. Cogimos un tractor de la empresa y fuimos los primeros en llegar.

Casi le cae el piso encima.

Por poco, me libré ya que era mi camino a diario y aquello fue terrible. La desesperación era enorme y cuando llegaron los bomberos y las ambulancias nos dimos cuenta de que era grave.

Testigo directo ¿no?

Eso fue una tragedia nos pilló a cien metros de la fábrica y nos cruzábamos con los albañiles que murieron. Una tragedia que no podíamos imaginar ninguno.

Sin la fábrica todo cambió.

El cierre fue un palo duro para todos pero había que levantarse y volvió a salir el sol para todos. Muy duro. Padres de familia, ilusiones, porvenir, futuro. Aquel era un buen empleo para todos.

Toda una vida allí.

Y todos estábamos identificados con la empresa. Trabajar en Artés de Arcos era de lo mejor en esta ciudad.

¿Qué queda del ‘Zocato’?

El cariño de los jugadores que viven de aquella época y de otros que he ido conociendo en el Regiones del que fui jugador y entrenador. Lo fundó mi yerno Juan Arriola y sigue vivo el club.

¿Se jubila el futbolista?

Yo veo un balón y me tiro a por él, pero hay que dejar paso a las nuevas generaciones. Yo estoy bien de la mente y físicamente no me puedo quejar pero toca verlos desde la grada.

Los homenajes en vida...

Como el del otro día en Benahadux, donde me emocionaron los veteranos. Me dio mucha alegría ver a compañeros y a niños que he visto crecer en el fútbol.

No se aburre Pepe Jurado.

Y que lo digas, cuando puedo me escapo a la Plaza de Toros a jugar al dominó y echo mis partidas porque después del fútbol me gusta mover las fichas.

¿Plaza de Toros o Bar Mora en Los Ángeles?

Los dos son lugares donde me lo paso bien y si gano un par de partidas echo el día.

No se ha quejado de nada, ni del Gobierno.

He sido afortunado en la vida, en la familia, con los amigos. Tengo salud, mis hijos me quieren y me adapto a todo lo que llega.

Luego ese es el secreto.

Totalmente, en la vida hay que saber adaptarse a todo.

Tony Fernández

Tony Fernández

Redactor de Deportes de SER Almería. Llegó a la SER en 1996. Antes, en RNE. Más de 40 años de experiencia...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00