Música

Viva Belgrado despliega su 'Cancionero de los Cielos' este jueves en la sala Hangar

La banda aterriza en su ciudad natal una gira que pasará por cuatro continentes

Viva Belgrado, durante el tour europeo de 'Cancionero de los Cielos' / Rachel Demetz

Puerta de entrada a una banda que lleva más de una década en la carretera para unos o la apuesta más alejada del espíritu original del grupo para otros. Cancionero de los Cielos (Fueled by Salmorejo, 2024), el último disco de Viva Belgrado, no ha pasado inadvertido. Aclamados por la crítica, los 12 tracks del cuarto LP de los cordobeses combinan garra eléctrica con vulnerabilidad acústica; y destellos de electrónica con guiños al rock andaluz.

Por primera vez desde su edición, las canciones de este último trabajo rugirán el próximo 16 de mayo en la sala Hangar de la capital cordobesa, en una noche que compartirán con los madrileños Yawners. Como banda consolidada dentro del panorama del post rock estatal, Viva Belgrado se marca ahora como objetivo colgar el 'no hay entradas' en su ciudad natal, donde llevan desde septiembre impulsando un ciclo de conciertos para apoyar a la música emergente.

En una gira con fechas cerradas en Europa, Latinoamérica, Asia y África, la banda acoge el concierto en Córdoba como un "día especial". Cándido Gálvez, cantante, guitarrista y compositor al frente de la formación, pasa por los estudios de Radio Córdoba-Cadena SER para contestar algunas preguntas e interpretar, en un formato completamente acústico, una de las canciones que más éxito ha cosechado tras la publicación de su último álbum.

Viva Belgrado interpreta 'Un Tragaluz' en acústico en Radio Córdoba

Viva Belgrado interpreta 'Un Tragaluz' en acústico en Radio Córdoba

03:18

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1715617366646/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

A diferencia de en otras ocasiones, la gira de este disco ha empezado directamente con fechas en Europa, ¿buscando nuevos espacios?

En este primer tramo han sido unos seis países: Francia, Italia, República Checa, Alemania, Eslovaquia y algunas fechas en España. Hemos pasado por una amplia variedad de espacios como salas de conciertos, cafeterías, bares, skateparks, garajes, sitios al aire libre. Unos 17 días en furgoneta que pronto se convertirán en más: esta gira también va a incluir fechas en Latinoamérica, Marruecos y Japón, además de más fechas nacionales.

Lo de salir fuera de España no os pilla de nuevas, lleváis doce años haciéndolo. ¿Merece la pena?, ¿lo seguís haciendo en las mismas condiciones que al principio?

Para nosotros siempre ha sido una parte indispensable. Yo personalmente disfruto toda la actividad que rodea la banda, pero girar quizás es lo que más me gusta. Al principio lo hacíamos en condiciones algo más precarias, pero siempre había alguien dispuesto a dejarnos un sofá o un suelo para pasar la noche, que se ofrecía a cocinarnos algo o que incluso nos organizaba un concierto. Es el circuito do it yourself lo que nos ha permitido estas aventuras, pero es cierto que tras varios años moviéndonos se ha notado una subida de nivel.

Es gracias al público. En esta gira, prácticamente en todos los conciertos había bastante gente que ya conocía a la banda. Así que creemos que estamos empezando a recoger lo que hemos sembrado fuera de España.

Quieres decir que hay personas que se han fidelizado y espera que Viva Belgrado pase por su territorio.

Al final haces amigos. De hecho, algunas de las salas en las que hemos tocado son en las que ya tocamos en 2015, que fue la primera salida que hicimos así más grande por Alemania, República Checa y Europa Central en general.

¿Cómo es recibida una banda que empezó cantando post-rock y punk, en español, en un sitio como República Checa?

Claro, el vínculo del idioma no lo tenemos, como lo podemos tener aquí o en Latinoamérica. Pero al movernos en esa atmósfera punk, do it yourself, emo, siempre hemos notado que hay como un circuito de bandas que se apoya mutuamente, lo cual nos ha facilitado mucho las cosas.

Y diré algo: en esta última gira en concreto, hemos notado que hay muchísimos españoles y latinoamericanos repartidos por Europa, especialmente en Alemania.

Entendemos el apoyo de ese circuito, pero, ¿cómo se organiza desde Córdoba una gira de 17 conciertos por Europa?

A mí siempre me ha gustado mucho hacerlo y desde que empezamos el grupo siempre me encargo un poco de montar la gira escribiendo muchísimos correos electrónicos, buscando en Bandcamp, escribiendo a grupos, amigos de amigos, pidiendo recomendaciones y poco a poco hemos ido construyendo esa red.

Esta gira ha sido muy fácil de montar, de hecho, porque la producción ha consistido en escribir unos cuantos e-mails y todo el mundo se animaba a montar el bolo.

Y ahora esa gira aterriza en Córdoba, el jueves, en la sala Hangar. Venís de llenar casi todos los recintos en los que tocáis, pero nunca habéis logrado el sold out en vuestra ciudad. ¿Nadie es profeta en su tierra?

Quizá es que ahora mismo, Córdoba no es una ciudad 'muy rockera', por así decirlo. Lo vemos también con los conciertos que hemos organizado con el sello que hemos fundado, Fueled by Salmorejo, con el que hemos conseguido traer a la ciudad a grupos como Cala Vento. Es una banda que, después de currárselo mucho, llena anfiteatros en Cataluña y mete a 2.000 personas en una sala de Madrid. Pero en Córdoba se vendieron unas 130 entradas. Cierto es que era jueves y no es tan fácil pero creo que hay que incidir también en que ir a conciertos al margen de los grandes artistas es importante.

A ver cómo se da para nosotros esta vez, en Córdoba siempre nos ha resultado difícil contar con más de 150 personas entre el público.

¿El ciclo de conciertos de Fueled by Salmorejo ha sido una acción para organizar en vuestra ciudad lo que habéis visto fuera? ¿Lo que os hubiera gustado tener en otro momento?

Bueno, dicho así suena como demasiado ambicioso, pero algo de eso hay, claro. El objetivo siempre ha sido traer a alguna banda de fuera que nos gustase y unirla con un grupo local para tocar en una sala que suena bien. Así se conocen entre ellos y quizá hablen de hacer otro concierto juntos, mantengan el contacto y, de alguna forma, se cree escena.

A Viva Belgrado nos hubiera encantado tener algo así en Córdoba cuando teníamos 18 años. Además, esta ciudad ocupa un sitio geoestratégico para cualquiera que quiera girar, pero en el circuito siempre se habla de que es un sitio muy duro, porque se venden poquitas entradas. Así que nosotros queríamos luchar un poco contra eso y el ciclo de conciertos es nuestro pequeño granito de arena. Lo hacemos por gusto, porque beneficios no se han sacado (risas).

Seguiremos haciéndolo mientras nos dejen y, ojalá, de alguna forma se sume más gente como público y algún tipo de apoyo o respaldo para poder traer a bandas incluso más consolidadas.

Creo que Córdoba no está en un momento muy rockero

—  Cándido Gálvez

Cándido, de la formación inicial de Viva Belgrado, quedáis dos miembros en activo dentro de la banda. ¿A este punto se ha llegado por circunstancias personales entre vosotros o por ese ritmo incesante de furgoneta?

A lo segundo, sin duda. Seguimos siendo amigos. El desgaste físico y mental de una banda es alto. Esto te tiene que gustar mucho.

Ángel y yo lo tenemos muy claro porque esto nos encanta, pero es muy fácil quemarte por momentos: el nivel de esfuerzo que implica, los altibajos emocionales, la poca remuneración, la cantidad de horas y actividades que tienes que hacer para que el grupo salga adelante y que no tienen absolutamente nada que ver con hacer canciones o tocar música, etc.

Viva Belgrado se está profesionalizando poco a poco pero no da para pagar un salario digno. Cuando te acercas a los 30 años y te pones a intentar equilibrar la balanza, si lo mirases desde el punto de vista estrictamente racional, no tendría sentido continuar.

¿Y cuál sería la frontera en la que vosotros podríais certificar aquello de 'vivimos de la música'?

Me gustaría saberlo, la verdad (risas). Me gustaría saberlo porque tengo la sensación de que cuanto más subimos, más lejos lo vemos. Antes era mucho más inocente, pero ahora somos un ente legal, una empresa. Te das cuenta de lo difícil que es cuando empiezas a pagar impuestos por todo, quieres poner a alguien en nómina, necesitas un técnico de sonido y otro de luces o que cada dos o tres años tienes que hacer un desembolso económico gigante para producir un disco.

La música es una pelea contra la música: siempre estás intentando hacer la siguiente mejor canción posible

—  Cándido Gálvez

Es algo que hemos debatido mucho tanto a nivel interno como con otras bandas a las que conocemos de primera mano y que están muy arriba. Cuando empezábamos a tocar, yo pensaba que si llenabas La Riviera dos noches seguidas, obviamente estabas viviendo de la música. Y qué va.

Cancionero de los Cielos explora un nuevo territorio de sonido para vosotros. Incluso, a veces, alejado de vuestra esencia o lo que os hacía reconocibles. ¿Cómo ha recibido vuestro público más fiel este giro?

Cancionero es más melódico y tiene temas más accesibles que los discos anteriores, así que puede estar abierto a nuevo público. Se entiende mejor la letra, porque grito menos (risas) y porque el mensaje es mucho más directo. Está escrito de forma menos metafórica, así que creo que puede ser más sencillo crear un vínculo con las historias que se cuentan en las canciones. Creo que hemos pasado un poco esa etapa más post-adolescente y derrotista. Y bueno, ahora quiero pensar de forma más madura de los temas que tratamos.

Definitivamente hay un lado más Pop en algunas de las canciones, pero no por ello hemos sentido rechazo de la gente que seguía nuestra trayectoria desde hace tiempo.

En vuestras letras siempre ha habido referencias claras a esa relación de amor y odio con la propia música. Pero en este álbum, quizá la palabra más repetida sea 'canción'. Y hay guiños incluso a tu proceso de escritura en los que no tienes complejo para hablar de frustración, cansancio o inconformismo...

Es que siempre me ha encantado lo de las 'metacanciones'. Pienso que la música es una pelea contra la música: siempre estás buscando esa forma en la que puedas vivir ella, de encontrar la siguiente canción, de armar el siguiente estribillo o de decir algo nuevo.

Nosotros a través de la música y de nuestra relación como miembros de la banda, de los ratos que pasamos en las furgonetas, de las canciones que intentamos hacer juntos o las grabaciones estamos siempre en esa búsqueda constante. Eso se plasma en las canciones, así como una parte muy importante de encontrar nuestro hueco en la industria.

Y entiendo la 'industria' con su acepción más tradicional, ¿creéis que hay hueco para proyectos como Viva Belgrado?

Es nuestra lucha (risas). Aunque es cierto que hay una parte en la que a nosotros nos cuesta mucho vernos, que es todo el tema del postureo por redes sociales. Digamos, la parte más superficial la llevamos un poco mal.

Es indudable que en la música hay una parte muy importante que está muy vinculada a la imagen y a la moda, pero nosotros creemos que nos gusta practicarla de otra forma. Y como te decía, intentamos narrar nuestras búsquedas sobre cómo desmarcarnos de eso.

Rachel Demetz

¿Y qué hace Viva Belgrado cuando no está 17 días metido en una furgoneta?

Intentar componer, generalmente, aunque ahora nos lo tomamos de forma más pausada. Pero bueno, todos tenemos que trabajar: Ángel tiene su propia empresa de serigrafía y merchandising; yo curro en una empresa de distribución digital;. Jaime está haciendo la tesis en física nuclear; y Álvaro también tiene oficio.

Lo cierto es que esto nos consume mucho tiempo y, honestamente, me jode. Se supone que lo que más quiero hacer canciones y es lo que menos hago.

La gira de Cancionero de los Cielos todavía no ha pasado por Córdoba ¿Qué nos vamos a encontrar?

Lo divertido de contar con cuatro discos fuera es que dispones de muchas canciones para elegir, aunque también da pena tener que dejar algunas fuera. Así que estamos variando el setlist un poquito en cada concierto.

Así que alguien que nos haya visto hace poco se va a encontrar un concierto sensiblemente diferente. Hay partes más cantables y muchísima más dinámica, lo cual hace que las partes más cañeras tengan más impacto.

Hemos buscado una propuesta de concierto honesto, sin trampa ni cartón, porque apenas hay escenografía, ni samples disparados, ni vídeos detrás. En definitiva: somos lo que hemos sido siempre, cuatro personas tocando juntos.

Esos cambios de dinámica y las partes más melódicas, ¿hasta qué punto os ha supuesto un reto trasladarlas a directo?

Ha sido uno de los principales quebraderos de cabeza con este LP. Por ejemplo, tenemos un tema que tiene un efecto de voz muy concreto, otro que tiene otro, un tema que va cantado muy suave, otro que va más gritado. Y claro, tenemos que llevar muchos cacharritos solo para un momento concreto (risas).

Y a mí, personalmente, hacer este directo 'me ha cambiado': cuando grito no necesito escucharme tanto porque es más una sensación física de la garganta: necesitas entonar un poquito y escucharte un poco, pero con canciones como Tragaluz o Ranchera de la Mina tengo que cantar de verdad. Para afinar necesitas escucharte bastante bien, lo cual suele depender bastante de las condiciones que ofrece el sitio donde tocas.

Sigue el canal de la SER en WhatsApp
Encontrarás toda la información, el deporte y el entretenimiento: la actualidad del día y las noticias de última hora, los mejores vídeos y momentos de la radio, entrevistas, reportajes y mucho más.

Suscríbete ahora
Álvaro Guerrero Jiménez

Álvaro Guerrero Jiménez

Redactor y editor en los servicios informativos de la Cadena SER en Córdoba. Previamente ha trabajado...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00