Gente

Luisillo, el tendero del Zapillo

Iba para lechero del barrio

Luisillo, el más feliz de la tierra en su tienda de proximidad. / Cadena SER

Seguro que se acuerdan de su tienda. El letrero sigue donde siempre, y se ha pasado la vida trabajando y disfrutando de sus vecinos. Eso que ahora se llama una tienda de proximidad es lo que hizo Luisillo hace muchos años cuando Almería se abría al turismo y él vendía de todo en una avenida que hoy responde al nombre de Cabo de Gata. Su padre se llamaba como él y era lechero de todos los vecinos, y de establecimientos como La Habana a la que suministraba leche fresca. Estudió en la Escuela de Formación y entró a trabajar en Romero Hermanos, pero antes ya había sido campeón de Almería jugando al fútbol. Se marchó voluntario a la Mili y eligió Madrid.

Conoció en El Tagarete a África Ruiz Matilla, la hija de un Guardia Civil que vino de Ceuta, donde nació, y la que luego sería su mujer y la madre de Luis y África, sus dos hijos que no han seguido el negocio familiar. Se pudo jubilar con 65 años pero aguantó hasta los 72 esperando que lo hiciera su mujer y juntos emprender una nueva vida. Se llama Luis Garrido López, como su padre, pero para todos es Luisillo.

¿Quién es Luisillo?

Un niño que nacido en El Zapillo, como mis padres, y que toda la vida he vivido aquí. Mi padre tenía un buen negocio y el progreso se lo llevó por delante. La vaquería iba bien pero ya llegaba el turismo.

¿No se veía de lechero?

Mi hermano y yo ayudamos a nuestros padres en el negocio familiar y mi padre al no poder mantener la vaquería lo dejó y echó la persiana con dolor.

¿Quería ser tornero?

Yo quería tener un negocio como mi padre y estudié en la Escuela de Formación. Luego entré en la SEAT de Romero Hermanos y me fui a la Mili voluntario.

A Viator, como todos.

No, me marché a Madrid y cuando volví otra vez a la SEAT pero me daba cosa ver cerrado el negocio de mis padres y pensé establecerme por mi cuenta.

Aquellas tiendas de Ultramarinos que se decía.

Conocí a mi mujer en El Tagarete y nos embarcamos en una bonita aventura. Aquello era una tienda que vendía de todo y no tenía ni nombre. Los dos entregados a la tarea. Le dedicaba 15 horas al día. Mucha faena.

Todo de kilómetro cero.

El que entraba en nuestra tienda salía con todo y tuvimos años de esplendor con el turismo que era un maratón de ventas y de horas. Vivíamos encima de la tienda y nos pillaba todo a un paso. Luego llegaría ‘Autoservicio Garrido’ y hasta que mi mujer no se jubiló aguanté cumplidos los 72 años.

¿El fútbol era un plus?

Siempre me ha gustado y me saqué el título de entrenador. Hice mis pinitos en equipos modestos porque lo mío es el fútbol aficionado.

Dejó huella en el balón.

Tengo compañeros y jugadores a los que entrené que no se han olvidado de mí. Yo nunca tuve secretos y les hablaba muy claro a todos.

¿De dónde sacó tiempo?

Por las noches a entrenar y los domingos a los partidos. Siempre me he organizado bien para compaginar la tienda y el deporte.

Su Zapillo llegó muy lejos.

Entrenar al equipo de mi barrio me llenaba de felicidad sacando a niños que hicieron carrera en el fútbol, y nos ganamos un lugar entre los equipos de Almería. Luego vino el Plus Ultra en Tercera División donde disfrutamos muchísimo.

¿Qué barrio de Almería le gusta más a Luisillo?.

No entiendo mi vida en otro lugar, siempre quise vivir en El Zapillo, donde nací, y me crie, pero si insistes con la pregunta, como mucho me iría a vivir a La Térmica o Ciudad Jardín que me pillan al lado. Yo soy zapillero.

Ya no quedan tenderos.

Hoy la vida ha cambiado mucho. Nosotros nos casamos y formamos una familia trabajando muchas horas y atendiendo el negocio sin reservas. Ahora sería impensable que se repitiera.

¿Qué siente al pasar por la tienda cerrada?

Ganas de abrirla de nuevo y repetir el camino. No me ha ido tan mal. No me quejo de la vida que hemos llevado.

El progreso tuvo la culpa.

A mi padre le cambió la vida el turismo y a mí también porque se me encendía la bombilla, pude abrir un negocio y trabajar por mi cuenta, que antes era un lujo, y te digo que se trabaja más que por cuenta ajena.

Tony Fernández

Tony Fernández

Redactor de Deportes de SER Almería. Llegó a la SER en 1996. Antes, en RNE. Más de 40 años de experiencia...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00