Actualidad

La Gendarmería cree que el autor del doble crimen en Francia sigue en fuga

Un mes después, continúan las pesquisas en el entorno del sospechoso para tratar de determinar cómo planificó su huida y la posible ayuda de que pudo disponer

Fuentes de la Guardia Civil han confirmado que la imagen del presunto autor del crimen, que sigue fugitivo

Jaca

La Gendarmería francesa descarta que el presunto autor del doble crimen de una pareja de profesores en un pequeño pueblo próximo a Tarbes esté muerto y continúan con las investigaciones para tratar de determinar el camino seguido por el asesino en su huida, desde su entrada en España a través del túnel del Somport, en Huesca.

Según han informado a Efe fuentes próximas al dispositivo de búsqueda en España del presunto criminal, Cedric Tauleygne, un reservista de la Gendarmería y del 35 Regimiento de Paracaidistas de Tarbes, podría haber planificado con antelación su fuga para evitar su localización.

Los investigadores no descartan que Tauleygne, de 34 años, tras abandonar la motocicleta de la fuga en la pista de acceso a la Peña Oroel, en la Jacetania, hubiera dispuesto de ayuda para continuar con su huida tras el doble crimen.

Un mes después de estos hechos, registrados en la pequeña población de Pouyastruc, continúan las pesquisas en el entorno del sospechoso para tratar de determinar cómo planificó su huida y la posible ayuda de que pudo disponer.

Las víctimas del crimen, que se hallaban desnudas en el momento de ser asesinadas, son la expareja de Tauleygne, una mujer de 32 años de la que estaba separado y con la que tenía dos hijos, y un hombre de 55 con el que había iniciado una nueva relación.

La tarde del pasado lunes 4 de julio, los vecinos del pequeño núcleo donde vivían los profesores encontraron a la mujer tendida muerta en una calle próxima a su domicilio, y al hombre en el baño de la vivienda.

Según la prensa francesa, el sospechoso, una persona de temperamento colérico, habría trazado su plan impulsado por los celos que le produjo la nueva relación iniciada por su expareja.

Tras el doble crimen, el sospechoso se puso en contacto telefónico con los gendarmes para comunicarles su supuesta intención de suicidarse, una hipótesis que los investigadores franceses descartan tras la exhaustiva búsqueda llevada a cabo en los bosques del entorno de la Jacetania.

El rastro del teléfono móvil del sospechoso, con gran experiencia en pruebas de bicicleta de montaña, practicante de tiro y experto en supervivencia en la naturaleza, se perdió un día después de los hechos en el núcleo altoaragonés de Atarés, en uno de los puntos rastreados por la Guardia Civil.

Los indicios dejados por el sospechoso en este pequeño pueblo llevaron a un grupo de investigadores de la gendarmería francesa a sumarse, una semana después de los hechos, a las labores de búsqueda.

Además, los investigadores valoran que Tauleygne, que podría portar aún el arma del crimen, no sólo era conocedor de la zona donde se perdió su rastro sino que podría haber continuado su huida antes de que las autoridades francesas solicitaran el apoyo de la Guardia Civil y de la Policía Nacional para montar un dispositivo de búsqueda en Jaca y su entorno.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad