Economía y negocios

Los productores de pollos en Aragón sudan la gota gorda para calentar las granjas

Deben alcanzar los 30 grados en las primeras fases de cría del pollo. Las cuentas no les salen, con las subidas de los precios de la energía

Granja de pollos / KARRASTOCK

Los productores de pollo en Aragón sudan la gota gorda para calentar las granjas, que en los primeros estadios de la cría del pollo, deben alcanzar temperaturas que superan los 30 grados. La subida de los costes energéticos ahoga al sector avícola aragonés y el invierno aún no ha llegado.

Eloy Ureña, responsable del sector de aves en el sindicato agrario UAGA, explica que "ahora que llega el frío, tenemos miedo al gas y a la biomasa, que está desorbitada, nos afecta indirectamente porque están utilizando serrín o virutas para crear ese pellet y nos está duplicando el precio de la cama que le ponemos a los pollos".

Los granjeros se han unido en un grito de auxilio porque aseguran que están soportando el precio de la inflación sin que las subidas del pollo en el mercado les repercutan.

Así, el precio del serrín se ha duplicado y las facturas de luz se multiplicaron por tres ya este verano, cuando también hubo que climatizar las granjas por las altas temperaturas. "En un verano normal, que es cuando más consumimos, hubiera supuesto entre 1.200 o 1.600 euros en luz, pero este año he llegado a los 4.000 euros", pone como ejemplo.

"No ganar nada"

El proceso de crianza se hace principalmente a través de las integradoras, desde donde se facilita al granjero el polluelo y parte de los gastos de mantenimiento, como los piensos. El animal se cría en la granja hasta que alcanza un tamaño óptimo para salir al mercado. Es entonces cuando el productor recibe de la integradora una media de 45 céntimos por pollo.

Los granjeros avícolas piden a las integradoras que les suban el precio por que aseguran que, este verano, apenas tienen ingresos. "Este año ha sido nefasto por culpa de este calor descomunal que hemos tenido desde mayo hasta ahora", indica Ureña. "A mí me ha supuesto no ganar nada".

Algunos productores, como el propio Ureña, se han planteado el cierre de las explotaciones. "Tengo que pedir un poco de ayuda a mi integración, de que me adelante un poco la liquidaciones para poder subsistir porque no puedo".

Aseguran que aguantar los precios del pollo estrangula al sector, aunque reconocen que subir aún más los precios tendría un impacto directo en el bolsillo del consumidor: la de pollo es la carne más consumida y la principal fuente de proteínas en España.

"Nuestras espaldas están aguantando la inflación porque si a nosotros nos ha subido un 65% pero en los lineales solo ha subido un 18% el despiece y 30& el pollo entero, no ha subido igual".

Ayudas insuficientes

Hace unos días recibieron del Gobierno de Aragón ayudas para paliar el aumento de los gastos, unas cuantías que califican de insuficientes. "Tarde y mal", remarca Ureña, porque "esto salió el 8 de junio y hemos cobrado en septiembre, el que las ha cobrado; en mi caso, no, porque a mí me rechazaron, al igual que a 118 granjas más".

Los ganaderos de avícola denuncian que no hay un solo matadero de pollos en Aragón. Además, piden más control sobre la importación de pollo procesado de otros países, como Marruecos y Estados Unidos.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00