SER Deportivos Huesca
Fútbol

Dolorosa derrota del Huesca en Éibar

Los azulgrana caían 2-1 en un final de partido que decidió un discutible penalti y un gol en propia puerta, después de que Escriche hubiera hecho el 0-1 en el primer tiempo

El penalti que transformó Corpás fue clave en el partido / LaLiga

Huesca

No fue el mejor día de la SD Huesca y así lo reconocía Ziganda al final y es que todo se fue cruzando después de una buena primera parte en la que los azulgrana se adelantaron con un gol de Escriche. Con 0-1 se llegó al minuto 82’ en el que una mano de Rubén Pulido dentro del área y revisada en el VAR por el colegiado Milla Alvendiz significó el empate con el gol de penalti que transformó Corpas. En el añadido llegó el tanto en propia puerta de Rubén Pulido que tiraba por tierra todo el esfuerzo del equipo para terminar perdiendo el encuentro por 2-1.

El Huesca tiene para quejarse por un arbitraje que puso el listón muy alto de inicio en las tarjetas y le perdonó la segunda a Chema en el primer tiempo y luego el penalti es la eterna duda de la interpretación de lo que es mano o no y la posición natural y tantas otras excusas que el colectivo arbitral pone para poder decidir lo que cada uno quiere en el momento, sin un criterio claro y contundente para que el resto de los actores (jugadores, entrenadores, aficionados, prensa) lleguen a saber sí es penalti o no.

Fue una derrota demasiado cruel y es que, aunque el Éibar apretó mucho en la segunda parte, los de Ziganda habían cumplido muy bien el guion en la primera y en un remate de Escriche desviando el balón ante Luca Zidane significó el 0-1 en el marcador en el minuto 34’.

El técnico dio entrada en el once a Rubén Pulido, Timor, Escriche y Carrillo como novedades respecto al último encuentro contra el Sporting. El Huesca se defendió bien y el Éibar tuvo alguna ocasión, sobre todo una muy clara de Stoichkov que no acertó casi sobre la misma línea de gol. Acabaron mejor los visitantes en la primera parte para irse al vestuario con el 0-1 a su favor.

Los de Garitano no especularon y desde el pitido inicial del segundo tiempo salieron a por el Huesca de forma decidida, pero sin acierto en el remate. Los cambios no le sentaron bien a los oscenses. Primero entró Gerard Valentín por Soko en el descanso y luego Kento Hashimoto y Kevin Carlos por Escriche y Carrillo. El equipo se fue replegando y el Éibar apretaba.

Reaccionó Ziganda metiendo a Joaquín buscando velocidad arriba y luego a Jeremy Blasco para reforzar la defensa. Se fueron Timor y Marc Mateu. Lo mejor era que se aguantaba el resultado de 0-1.

Pero llegó el minuto 86 y en un centro desde la derecha el balón rebota en Rubén Pulido y le de en la mano. En primera instancia el colegiado deja claro que no era punible, pero apareció el VAR con Areces Franco para hacerle cambiar de idea y al final penalti que transformó Corpas en el 1-1. Fue un duro golpe para la SD Huesca que vio como se añadían 10 minutos.

En esa prolongación en un saque de esquina de nuevo Rubén Pulido fue protagonista al marcar en propia puerta el 2-1 ante la desesperación de los azulgrana que vieron como en esa recta final del choque se tiraba por tierra todo el esfuerzo y se escapaba un partido que estuvo durante muchos minutos de cara por lo que fue una derrota cruel y dolorosa como no ocultó el Cuco Ziganda en la sala de prensa.

No ha comenzado bien la semana con tres partidos con esta derrota, pero la competición no para y hay que prepararse para recibir el miércoles a las 19 horas al Andorra en El Alcoraz. En este partido no estarán Gerard Valentín y Timor que vieron la quinta amarilla.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad