Opinión

Personas normales

El comentario de Carlos Prieto en 'La Ventana de Asturias' (10/05/2022)

El comentario de Carlos Prieto en 'La Ventana de Asturias' (10/05/2022)

02:08

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1652200081138/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Asturias

La mañana del domingo era soleada y la temperatura mostraba el apogeo primaveral en la bucólica Laviana que en los últimos años ha recuperado prestancia y vuelve a lucir con esplendor como la reflejó Palacio Valdés en su Aldea Perdida, cuando unía su singular belleza natural y la vida en el campo con el inicio de la industrialización que trajo la minería. Adrián Barbón, lavianés ilustre y vecino de la Pola, enseñó con orgullo su pueblo a Miguel Ángel Revilla, el presidente de Cantabria, y sellaron la unión de ambas comunidades para afrontar los duros retos a los que se enfrentan. Se trataron de 'hermanos' y sus familias confraternizaron en un encuentro que tal vez debería ser más normal y habitual, pero que marca nuevos tiempos. Y es que ambos políticos defienden representar 'la política de las personas normales', frente al 'cainismo actual, en el que cada uno va a lo suyo y no hay una concesión al rival'. Asturias y Cantabria, pese a compartir frontera y pasado medieval, nunca fueron cercanas. Unos miramos más hacia León y los otros, hacia el País Vasco. Pero tal vez sea por el hecho de ser comunidades uniprovinciales la historia nos empuja a entendernos frente a autonomías más poderosas como Castilla y León y el País Vasco. Y considero muy positivo está entente cordiale que puede dar grandes frutos. Porque aunque Asturias es más industrial y Cantabria más pesquera y lechera, ambas tienes problemas comunes, como el de las comunicaciones, comparten los Picos, el gran nicho turístico, y sufren despoblamiento y envejecimiento. El PSOE de Barbón y el Partido Regionalista Cántabro de Revilla tienen pocas y muchas cosas en común. Revilla augura que nuestro presidente hará carrera en Madrid y Barbón aprende de la especial singularidad que ha tenido el cántabro para forjar pactos. Curioso el encuentro con el forista Adrián Pumares, también lavianés, cuyo voto no logró sumar Barbón en el debate de la oficialidad. Asturias y Cantabria son dos comunidades condenadas a entenderse, porque solo desde la unidad podrán hacer fuerza para que la tierrina y la tierruca se oigan en Madrid. A las pequeñas comunidades solo nos vale esa estrategia para luchar. Sumar, sumar y sumar.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad