Tribunales

Afrontan 11 y 13 años de cárcel por secuestrar a un hombre y pedir un rescate de cinco millones a la familia

El hombre fue liberado en Albacete, a pesar de que no se realizó el pago solicitado, con 150 euros para que cogiera un autobús

KRUMANOP

Asturias

La Fiscalía de Gijón solicita penas de entre 11 y 13 años de cárcel para dos acusados de secuestrar a un vecino de Gijón en la nave propiedad de su hermano, en Carreño, en 2020, y al que liberaron en Albacete, sin lograr el botín de cinco millones de euros que inicialmente exigieron a su familia. El Ministerio Fiscal ha remitido su escrito de conclusiones provisionales a la Sección Octava de la Audiencia Provincial, con sede en Gijón, que será la encargada de enjuiciar la causa.

Los hechos ocurrieron el 5 de marzo de 2020, cuando la víctima llegó a la nave de la empresa donde trabajaba, dedicada al alquiler de autocaravanas, en el Polígono de Pervera (Carreño), propiedad de su hermano y fue abordada por dos hombres encapuchados. Tras cerciorarse de su parentesco con el empresario, los dos hombres de 53 y 40 años, le conminaron a que les acompañara y, ante su resistencia, según la Fiscalía, le pusieron unas esposas en tobillos y muñecas, le sujetaron los brazos a la espalda y le introdujeron en el maletero de un coche con el que se dirigieron al Polígono de Massanassa, en Valencia.

Según el relato fiscal, por el camino se les unió otro vehículo que realizaba labores de vigilancia y, una vez en Valencia, junto a un tercer encapuchado, dejaron a la víctima sujeta a una escalera por uno de los grilletes que le habían colocado en los tobillos, después sustituido por una cadena, y allí le mantuvieron permanentemente vigilado por dos de ellos durante cinco días.

Liberación sin botín

Sin embargo, ante la presión de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, le comunicaron que iba a ser liberado, tras numerosas amenazas con matarle a él y a su familia si contaba algo o hablaba con la Policía, lo que provocó en él, según la Fiscalía, un temor tan intenso que le llevó a ocultar circunstancias relevantes en su primera declaración prestada ante la Guardia Civil tras ser puesto en libertad. Tras darle 150 euros para que cogiera un autobús de vuelta a su casa, le pusieron unas bridas en las muñecas y en los tobillos y le introdujeron en un vehículo, en el que se trasladaron cerca de Caudete (Albacete) sin lograr el botín por su rescate.

La Fiscalía relata en su escrito que previamente a su liberación, el hermano de la víctima contactó con los secuestradores que le exigieron cinco millones de euros, a entregar en cuatro días si quería volver a verle y le enviaron dos fotografías donde aparecía encadenado en la nave para que comprobase que estaba en buenas condiciones físicas. Unos días después le convocaron en un hotel de Las Rozas para entregar el dinero del rescate, cita que no llegó a producirse por haber sido puesto en libertad.

Uno de los secuestradores fue detenido en agosto de 2020 y en su coche se halló un compartimento oculto en la zona del maletero, en el que se guardaban tres pares de placas de matrículas así como un juego de grilletes metálicos, un paquete con bridas de plástico, cinco teléfonos móviles, guantes, pasamontañas, gorras y gafas de sol, efectos que según la Fiscalía fueron utilizados en el secuestro.

La Fiscalía imputa a ambos acusados sendos delitos de secuestro y leve de lesiones y pide 13 años de cárcel para uno de los procesados además por los delitos continuado de falsedad en documento oficial y amenazas y reclama una indemnización conjunta de 6.600 euros por lesiones y daños morales a la víctima.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad