SER Deportivos GijónSER Deportivos Gijón
Fútbol

Ramírez: "Nunca imaginé entrenar en un club tan grande como el Sporting"

Tanto el nuevo entrenador, que debutará este miércoles contra el Valencia, como el club rebajan las exigencias: "A final de temporada se verá lo que es un fracaso y lo que no"

Presentación de Miguel Ángel Ramírez como entrenador del Sporting / SER Gijón

Gijón

El Sporting cambia radicalmente de estilo, tanto futbolístico como dialéctico. Lo primero se empezará a comprobar este miércoles en el partido de Copa frente al Valencia; lo segundo se apreció claramente en la presentación oficial de Miguel Ángel Ramírez como nuevo entrenador del Sporting. De la naturalidad y la concisión de Abelardo se pasa a un tono mucho más pausado, con respuestas menos directas y más reflexivas. El nuevo técnico apuntó someramente su idea futbolística y dejó clara la mezcla de ilusión, sorpresa y responsabilidad que le supone este reto. "Nunca imaginé, en mis comienzos, que entrenaría en un club tan grande como el Sporting", admitía el canario.

Recibe la newsletter diaria de SER Gijón
La información que necesitas conocer para empezar la jornada

Apúntate

Lo que parece claro es que con el cambio de técnico se ha rebajado el listón de la exigencia. Ramírez, que ha firmado durante temporada y media, parece una apuesta de futuro, un perfil diferente al de Abelardo, al que se le exigía el playoff este año para evitar lo que el presidente del consejo Alejandro Irarragorri definía hace solo un par de semanas como "un fracaso". Al nuevo entrenador, sin embargo, no se le quiere cargar desde el primer día con ese peso, aunque él admitiera que "si no compartiéramos objetivos, no habríamos casado". Posteriormente tanto el propio Ramírez como el presidente ejecutivo David Guerra matizaban el asunto. El entrenador recordaba que " en nuestra conversación (por ninguna de las dos partes) ha habido exigencias. Queda menos de media Liga y nos separan ocho puntos. Tendremos que reducirlo y acercarnos. Será a final de temporada cuando el club valore lo que es un fracaso y lo que no".

Guerra, por su parte, explicaba que "no puede haber esa exigencia ni contigo ni con nadie. Es algo que tú no me puedes cumplir al cien por cien. Tu compromiso sí es el trabajo diario, porque sabemos que así conseguiremos ese objetivo. Y estamos convencidos de que se conseguirá el objetivo. Pero la exigencia viene en otro ángulo totalmente distinto".

El nuevo técnico, amante de los "procesos" (en la línea del Grupo Orlegi) debe compaginar esa idea con los resultados inmediatos que necesita el equipo. Aunque está en pleno proceso de aterrizaje, Ramírez aseguraba que tiene muchas referencias de la plantilla porque sigue mucho la Segunda División, "incluso más que la Primera". También ha insistido en que rechazó varias ofertas que no encajaban con su filosofía de trabajo, mientras que sí se identifica con la del Sporting.

El canario espera que se vea a un equipo "dominador", que no se obsesiona tanto con la posesión como con el control de los partidos y que no se encuentra cómodo con el fútbol de "esperar y tratar de aprovechar una ocasión".

También hubo tiempo en el acto de presentación para que el presidente ejecutivo explicara que la destitución de Abelardo había sido "la más complicada" desde la llegada a Gijón del Grupo Orlegi y que, como es filosofía de la empresa, no estaba basada "en los resultados, sino en los procesos. Veíamos que el proceso no nos iba a llevar a donde queríamos".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad