Sociedad

Julio David Justamante, gerente de Nueva Vida: "Es triste pero hemos tenido que rechazar la entrada de más de treinta mujeres con menores porque no tenemos plazas"

La Asociación Nueva Vida, que presta ayuda a personas en riesgo de exclusión social, atendió en 2021 a un total de 3.226 personas. Entre ellas, población privada de libertad, migrantes bajo protección internacional y prostitutas.

Entrevista a Julio David Bustamante, gerente de la Asociación Nueva Vida

Entrevista a Julio David Bustamante, gerente de la Asociación Nueva Vida

15:18

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1653223400408/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Santander

La Asociación Nueva Vida ha publicado el resultado de un año de trabajo en el que destaca la atención a personas sin hogar y la puesta en marcha una empresa social de confección textil que facilita la reinserción laboral de personas en riesgo de exclusión social. En el primer caso, la entidad ha lanzado un programa de atención al sinhogarismo, desde donde han atendido a 80 personas sin hogar en la región el año pasado. En el taller, puesto en marcha con la colaboración del Ayuntamiento de Camargo y de la marca Austral Sport, confeccionan alrededor de 3000 prendas al mes y están diseñando una línea de productos textiles propia. En 2021 han atendido a un total de 3.226 personas, lo que supone un aumento respecto al año anterior. Según el gerente de Nueva Vida, Julio David Justamante, esto ha sido posible gracias a que "empieza a haber más recursos, más profesionales contratados" aunque reconoce que también es cierto que "la pandemia a lanzado a mucha gente al umbral de personas en riesgo de exclusión".

Tratan con colectivos que vienen de contextos muy complicados, como población penitenciaria, mujeres prostitutas, victimas de trata con fines de explotación sexual, familias sin hogar y personas solicitantes de protección internacional y refugio. El tiempo que pasan en la asociación depende de cada caso, explica Justamante: "Puede haber personas que únicamente han perdido su trabajo y simplemente colaboramos con ellas para que encuentren un nuevo empleo y no vayan a la calle; también en un programa del Ministerio de Inmigración hemos atendido el año pasado 195 personas solicitantes de protección internacional. Esta gente puede estar desde 18 meses en el programa hasta 24 en casos vulnerables", asegura. Sin embargo, hay casos que necesitan más tiempo, pues "una persona víctima de trata o prostitución pueden estar años". Estas personas "primero necesitan una estabilidad en cuanto a salud mental", además de que "hay personas que hay que alfabetizar, también digitalmente, ya que hoy en día para integrarse en la sociedad se necesitan un montón de herramientas" continua Justamante. Por eso, una persona que viene de la calle puede estar desde seis meses hasta dos años si lo necesita.

Durante 2021 han trabajado con 240 mujeres que quieren abandonar la prostitución y, según indica el gerente de Nueva Vida, han conseguido que 181 se realicen la prueba del VIH. "Contactamos con ellas y les ofrecemos la posibilidad de que abandonen la prostitución, les tratamos de abrir una puerta al empleo" afirma. En cuanto al debate sobre la abolición o no de la prostitución, desde Nueva Vida se muestran totalmente en contra de esta actividad, pues no creen que sea una opción para personas "libres". Por eso, opina Justamante, habría que ver de que contexto vienen esas mujeres que ejercen la prostitución "libremente". Asegura que "muchas veces el problema de estas mujeres es la Ley de Extranjería, ya que 9,5 de cada 10 pueden ser migrantes en una situación muchas veces ilegal" porque lo que, continúa, "habría que incidir aquí, igual acabaríamos con muchos de estos casos si estas mujeres pudieran trabajar". Asimismo, cree que debería haber una mayor visibilizarían de aquellas entidades que trabajan para que mujeres abandonen la prostitución e insiste en que el mensaje debe focalizarse en ofrecer una alternativa real para esas mujeres.

A la administración le piden más implicación y más recursos. Este año ya han tenido que rechazar la entrada a 30 mujeres con menores a su cargo porque no tienen plazas,. No obstante, trabajan con profesionales de otras comunidades para ampliar sus redes y poder dar cobertura a un mayor número de personas. En lo que se refiere al empleo, al año pasado desde el conocido Programa Incorpora de Fundación La Caixa, la entidad atendió a 248 personas, de las cuales un 63% lograron insertarse en el mercado laboral.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad