Sociedad

El verano arranca lluvioso e inestable en Cantabria pero será cálido y seco

El verano ha entrado exactamente a las 11.14 horas y los multimodelos de la Aemet prevén que en España y en Cantabria estará en el tercil superior cálido en temperaturas y con poca lluvia.

SANTANDER

Los primeros días del verano serán lluviosos y con temperaturas suaves en Cantabria, aunque la tendencia que anticipan los modelos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) para la nueva estación que arranca este martes es tiempo estable, cálido y seco.

La inestabilidad con la que ha empezado el verano, alternando lluvias y claros, se mantendrá durante toda la semana, después de una primavera seca y muy cálida, según el delegado de la Aemet en Cantabria, José Luis Arteche. El verano ha entrado exactamente a las 11.14 horas y los multimodelos de la Aemet prevén que en España y en Cantabria estará en el tercil superior cálido en temperaturas y con poca lluvia.

De hecho apuntan al norte peninsular como una de las zonas del país donde será más seco. Aunque a veces los modelos se equivocan porque las previsiones para toda una estación son menos fiables que a corto plazo, sí acertaron en la predicción de la primavera en Cantabria, ha señalado Arteche en su habitual rueda de prensa para hacer balance de la estación que acaba y avanzar cómo será la que empieza. En general en Cantabria la primavera ha sido muy cálida y seca, después de un invierno también cálido y seco, soleada y sin temporales de viento. Como atípico, en el balance de la estación destaca el episodio de calima que vivió la región a medidos de marzo, y que anaranjó el cielo con polvo subsahariano en suspensión. Destaca además la actividad tormentosa de mayo, cuando se registraron 1.898 descargas de rayos, de las que 950 se produjeron en un solo día, el 21.Y ya en junio la ola de calor, que también se extendió a Cantabria, dejó temperaturas récord por encima de los 40 grados en Terán de Cabuérniga, Tama o San Felices de Buelna.

En cuanto a las precipitaciones, la primavera ha tenido un carácter seco, ya que se recogió en toda la estación un 79 por ciento de la lluvia normal, comparando los valores con los del periodo de 30 años que utiliza la agencia como referencia (1981-2010).Pero el balance es distinto por meses. De hecho, marzo fue húmedo, con una precipitación por encima de lo habitual, del 115 %, mientras que abril, con un 97 por ciento, fue normal y mayo, extremadamente seco.

Y en carácter térmico empezó siendo cálido en marzo, con una temperatura media de 9,3 grados (-1,6 grados), mientras que en abril fue de 9,5 grados, tres décimas por debajo de lo normal, y mayo, muy cálido, con una media de 14,7 grados, dos grados por encima.

Las temperaturas máximas de la primavera -de marzo a mayo- se registraron el 21 y el 22 de este último mes cuando se superaron los 30 grados en el sur y el interior de la región. En Cubillo del Ebro los termómetros marcaron 32,9 grados el día 21; en Ramales subieron hasta los 32,6 al día siguiente y en Polientes alcanzaron los 32,1 también el día 21.El delegado de la Aemet ha hecho además balance del año hidrológico, que no coincide con el natural porque va de octubre a octubre.

Aunque la primavera ha sido seca en Cantabria el balance deja un registro positivo porque todavía se mantiene un excedente de lluvia del 15 por ciento. Ese excedente procede de las lluvias caídas en los meses de noviembre y diciembre, que fueron húmedo el primero y muy húmedo el segundo, ha recordado Arteche.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad