De la Bodega a la MesaDe la Bodega a la Mesa
Gastro

Granjas helicícolas o cómo criar el superalimento del futuro

Conocemos cómo funciona una granja de caracoles: un producto que cada vez se demanda más gracias a su rico sabor y beneficiosas propiedades

Caracoles: beneficios, cómo se crían y cómo cocinarlos

Caracoles: beneficios, cómo se crían y cómo cocinarlos

19:31

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1653065727678/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

La llegada de la primavera, el buen tiempo y el calor hace que cambiemos nuestra alimentación y optemos por otro tipo de comidas más refrescantes. En muchos sitios del país, donde las temperaturas son aun más elevadas, es bastante típico que se tomen caracoles, siendo incluso una de las tapas más conocidas en ciudades como Albacete. Aunque se han consumido de forma tradicional, los caracoles o se aman o se odian. No os juzgaremos si os parece una práctica poco apetecible comerse una babosa, pero lo cierto es que su carne magra aporta numerosos beneficios a la salud que más tarde detallaremos.

Es un animal que, además de marcar territorio de manera extensa, es mucho más fácil de capturar que otros por su pequeño tamaño y su lentitud en el movimiento. Pero más allá de cazarlos, en los últimos años se han ido creando granjas helicícolas. Es el caso de Elías Higueruela, propietario de Caracoles Higueruela. Él es ganadero en Mejorada (Toledo), pero los animales a los que cuida diariamente no son cabras, ni ovejas, ni vacas,... son caracoles, y como seres vivos que son, cada día les tiene que dar de comer, mantener húmedos, limpiar y recoger para el consumo cuando llega el momento.

El nivel de humedad, la alimentación y la limpieza son claves en el cuidado diario del caracol

—  Elías Higueruela, ganadero de caracoles

A Elías, tal y como nos cuenta en 'De la Bodega a la Mesa', "siempre" le han gustado los caracoles pero no venía de una tradición familiar que se dedicara a nada parecido. Fue viendo un documental por la televisión sobre la crianza de caracoles, cuando le entró la curiosidad y decidió apostar por esa industria. Una industria agroalimentaria que, además de proporcionar beneficios a nuestro organismo, ayudan al cuidado del medio ambiente ya que no producen residuos o emisiones contaminantes. También la contribución al efecto invernadero es muy baja, al igual que su impacto ambiental.

Instalaciones de Caracoles Higueruela, una empresa de Mejorada (Toledo) que se dedica a la cría de este animal para consumo humano

El caracol es uno de los alimentos que más promete en la cocina del mañana, donde el futuro de la alimentación pasa por el consumo de insectos y moluscos. Por eso el redescubrimiento de los caracoles entra a la perfección en esta tendencia y cada vez se consumen más. "Hay clientes que ya me han avisado de que el año que viene, van a necesitar más cantidad", confiesa Elías.

En resumen: un superalimento, el caracol, que cada vez está más de moda gracias a sus propiedades beneficiosas, a su fácil producción y poco contaminante. Pero, por encima de todo, a su rico sabor porque "quien dice que no le gustan es porque no lo ha probado", y que, seguros estamos, "si se diesen a probar en una cata a ciegas", tendría muchos más adeptos.

Beneficios y propiedades de los caracoles

Nos pueden ayudar a controlar el peso, tanto si queremos mantenerlo como bajarlo. Tiene un aporte de calorías bastante bajo, tan solo 90 calorías por cada 100 gramos. Además, por cada 100 gramos nos aportará 16 gramos de proteína y tan solo 2 gramos de hidratos de carbono.

Tienen ácido graso omega-3, que puede reducir el riesgo de enfermedades del corazón. También aportan hierro, importante para producir los glóbulos rojos que transportan el oxígeno por nuestro cuerpo. Y no nos podemos olvidar: tienen presencia de vitamina B-12, magnesio, potasio y sodio. Además, también son un alimento perfecto si queremos controlar nuestro colesterol.

¿Cómo lavar y cocinar los caracoles?

Con hierbas aromáticas, en salsa de tomate, en arroz, en gazpachos manchegos... ya lo dice el refrán: "Caracol que la aguja le cabe, a la tripa bien le sabe". El caracol es un animal totalmente versátil en la gastronomía. Es clave, eso sí, para poder disfrutarlos en plenitud, lavarlos adecuadamente para eliminar la baba y "asustarlos" para que, el animal, quede con parte del cuerpo y la cabeza fuera del caparazón a la hora de consumirlo.

Así nos lo detalla Quique Cerro, delegado de Eurotoques Albacete y chef de cabecera en 'De la Bodega a la Mesa', además de darnos la receta de cómo cocinarlos para que nos queden bien sabrosos.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad