Sociedad

Críticas a la propuesta que plantea dilatar hasta 2027 la aplicación de los caudales mínimos en el Tajo

La Cátedra del Tajo UCLM-Fundación Soliss critica el retraso hasta 2027 en la implantación progresiva de los caudales ecológicos mínimos y pide que se cumplan las sentencias del Tribunal Supremo sobre el río

Beatriz Larraz y Raúl Urquiaga, investigadores de la Cátedra del río Tajo de la UCLM y la Fundación Soliss / Cadena SER

Toledo

La Cátedra del Tajo de la Universidad de Castilla-La Mancha y la Fundación Soliss muestra su rechazo a las modificaciones planteadas en el último Consejo Nacional del Agua al borrador del plan de cuenca del Tajo. La propuesta amplía hasta 2027 la implantación gradual de los caudales ecológicos mínimos, aunque los dos últimos tramos no llegarían a aplicarse si a 31 de diciembre de 2025 se hubieran cumplido los objetivos ambientales.

La directora de la Cátedra, Beatriz Larraz, ha explicado que, aunque ya se partía de un borrador que "no cumplía las expectativas", lo planteado ahora "no va a aportar nada a un río que está en una situación de tremendo deterioro ecológico". Estos niveles mínimos incumplen además las sentencias del Tribunal Supremo de 2019 porque, además de dilatarse en el tiempo, deberían haberse instaurado desde el 1 de enero de este año.

Desde la Catedra del Tajo aseguran que los nuevos caudales no supondrán ninguna mejora respecto a la situación actual del río a su paso por Toledo y Talavera. "En las masas entre Bolarque y Aranjuez la mejora será mínima y prácticamente inapreciable. Y en Toledo y Talavera, inexistente". Los niveles planteados, supeditados al cumplimiento además de los objetivos ambientales, tampoco contribuirán a la recuperación de los hábitats del río.

La directora de la Cátedra lamenta que no se tengan en cuenta los criterios científico-técnicos y señala que los cambios planteados también reducen las masas de agua en las que se deberán implantar todos los componentes de las caudales ecológicos, que sólo se establecen para 17 puntos de una cuenca que cuenta con más de 200 embalses, incumpliendo de nuevo las sentencias del Tribunal Supremo de 2019.

"El Tajo no puede esperar mucho más para su recuperación", ha subrayado Larraz, quien se ha mostrado "sorprendida" por las modificaciones introducidas en el borrador del plan de cuenca, y ha confiado en que el departamento de Teresa Ribera no permita que salgan adelante. El documento será aprobado en la reunión del Consejo del Agua del 29 de noviembre aunque la última palabra, recuerda, la tiene el Consejo de Ministros.

Desde el Ayuntamiento de Toledo, la portavoz municipal, Noelia de la Cruz, ha confirmado que conocían este extremo y por ello esta semana la alcaldesa tuvo una conversación con la ministra Ribera. Si los resultados no favorecen la regeneración del río se tomarán las decisiones que sean necesarias, incluido recurrirlo. "Lo que necesita el río Tajo es seguir insistiendo en la incorporación de los caudales ecológicos", ha indicado.

Preguntada por la tubería a la Llanura Manchega, que llevará agua para abastecimiento humano de la cabecera del Tajo a la cuenca del Guadiana, Beatriz Larraz cree que la infraestructura incumpliría la Directiva Marco del Agua del año 2000, que recoge la "unicidad de cuenca". Es decir, que cada cuenca se abastezca de sus propios recursos sin tener que recurrir a derivaciones externas y que afectaría también a las cuencas existentes en cada comunidad.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad