Opinión

El ingente incremento de derechos con este Gobierno progresista

La firma de opinión del catedrático de Derecho Penal de la UCLM, Nicolás García Rivas

Nicolas Garcia Rivas

El ingente incremento de derechos con este gobierno progresista

03:26

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/020RD010000000046815/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Albacete

He aprovechado las vacaciones de Navidad para ver algunos documentales que nos acercan a una versión certera de la Historia de España. Javier Marías sostuvo en su discurso de ingreso en la RAE -corría el mes de abril de 2008- que los historiadores, cronistas, testigos de juicios, etc., jamás pueden alcanzar una visión objetiva de la realidad; cuentan su versión de la misma, siempre cuestionable. Sólo el novelista -decía- crea su propio mundo de ficción inasequible al juicio verdadero/falso. Sin perjuicio de la brillantez de ese análisis, existen verdades históricas que no cabe cuestionar.

La historia que nos han contado -y que mi colega de estas Firmas de la SER, Manuel Ortiz domina a la perfección-, la historia “oficial” del siglo XX español está repleta de inexactitudes, huecos, lagunas y alguna que otra trampa mortal. La producción de RTVE titulada “España, el siglo XX en color” debería proyectarse en todos los institutos de España para poner negro sobre blanco verdades que hoy día no son cuestionables, como el mercadeo con el hambre y la miseria por parte de los próceres de un régimen autocalificado como cruzada por la iglesia católica, principal beneficiaria y patrocinadora -a un tiempo- del régimen fascista de Franco. También el modo en que el capitalismo internacional se movió durante y después de la guerra para salvar sus intereses, olvidando olímpìcamente los derechos fundamentales de los españoles. Todo un aviso para navegantes. Como dijera el factotum de la derecha histórica española Donoso Cortés en el Palacio de las Cortes en 1848 “Cuando la legalidad basta para salvar la sociedad, la legalidad; cuando no basta, la dictadura” Cien años después de pronunciar estas palabras la dictadura de Franco no era cuestionada en el ámbito internacional. Defendamos, pues, nuestros derechos con el mismo ánimo con el que la República defendió Madrid: ¡no pasarán!.

El Gobierno progresista está llevando a cabo una ingente tarea legislativa que representa un incremento de derechos para todos los ciudadanos -pero especialmente para los más necesitados de apoyo público- que no puede ser puesto en solfa por el hecho de que alguna de esas leyes contenga algún fallo o error. Quienes vociferan subrayando estos defectos son los mismos que han creado en el pasado normas de todo tipo plagadas de errores, inconsecuencias y antinomias. Pero nunca, que yo recuerde, se ha llevado a cabo una transformación progresista de nuestro ordenamiento jurídico de este calibre. Por tanto, mientras los ladridos parecen subrayar que no sé cuántos sujetos se han visto favorecidos por una nueva Ley (la misma cantinela de la derecha que aquella de 1983, con la reforma de la prisión preventiva, y en 1995, con la promulgación del actual Código Penal….cantinela y nada más, que no pasó absolutamente nada, vaya por dios!), nuestro ordenamiento jurídico ha engordado en el ámbito de los derechos tanto políticos (libertad sexual, maternidad libremente decidida, etc.) como sociales (elevación de salario mínimo, refuerzo de derechos laborales). Una modo serio de dotar de consistencia garantista al Estado español, cuyo pueblo mantiene la soberanía, pese a quien pese.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad