Actualidad

El rol en la sociedad: tú mismo decides qué papel juegas

Desde Oportunidades y Estrategias (OyE) nos ayudan a identificar las claves a seguir para identificar y conformar la función que hemos de desempeñar en nuestro día a día

El rol en la sociedad: tú mismo decides qué papel juegas. Con María Sánchez-Migallón. / Oportunidades y Estrategias Miguelturra

María Sánchez-Migallón, directora de Formación en Oportunidades y Estrategias, se ha enfocado en Hoy por Hoy Ciudad Real, en cómo potenciar y trabajar, de una manera mucho más eficaz y enfocada al éxito, las relaciones interpersonales laborales, ya sea entre departamentos o bien, entre los equipos humanos que forman parte de las empresas.

La directora de OyE ha desvelado la sensación de necesidad por parte de los líderes de negocios de que sus equipos adquieran un mayor nivel de entendimiento, comprensión y empatía superior, pues la llegada a los objetivos sería mucho más accesible y se daría un incremento en la fluidez del trabajo. De hecho, ha comprobado que la interacción ante este tipo de prácticas suele ser de rechazo o menosprecio pues se consideran actividades totalmente alejadas de un entorno profesional. Sin embargo, argumenta que, verdaderamente en los equipos, cuando se modifican las actitudes, se consiguen efectos completamente diferentes. Y es más, Sánchez-Migallón ha expuesto que aunque el resultado se supone que va a incidir positivamente en la manera de relacionarse con los demás , ya sea en un entorno laboral o incluso familiar, el trabajo parte de uno mismo, aprendiendo ciertas habilidades que potencien ese cambio de actitud. Esto tiene una explicación y es que pese a que las personas puedan resultar agradables, sonrientes y educadas, quizá sienten que no encajan o no conectan del todo con sus compañeros o labores a desempeñar.

El rol en la sociedad: tú mismo decides qué papel juegas. Con María Sánchez-Migallón

16:21

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1690444425082/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Los roles en los grupos sociales

¿Alguna vez te has sentido incapaz de influenciar o de liderar en alguno de tus entornos más cotidianos? Es frecuente encontrar situaciones, incluso en los ámbitos más informales, de frustración personal al no sentirse uno mismo capaz de tomar decisiones y que el resto las siga. Al igual que ocurre en las aulas estudiantiles, donde profesores que acumulan grandes conocimientos no saben cómo transmitirlos, haciendo de éstas, unas clases demasiado tediosas pero, sin embargo, su actitud, tesitura y enfoque no es el adecuado para entablar una relación o una conexión especial con la gente que te escucha y que ésta quiera seguir haciéndolo, generándose así, una confianza plena en sí misma de la persona que está interviniendo.

La relación con tus hijos: ¿depende de ti?

Bajo el lema "la perfección no existe", María Sánchez-Migallón ha explicado en nuestro programa, que no existe una varita mágica para mejorar las relaciones humanas de la noche a la mañana y mucho menos cuando se trata entre unos padres y un adolescente a su cargo. En la mayoría de las ocasiones, la actitud de éste no ayuda, pero sí que es cierto que se llevan a cabo muchas conductas repetitivas que no surten efecto.

Uno de los pasos que nos ofrece la directora de OyE, de primera mano, es la gestión profesional de las emociones. Esto se basa en un principio fundamental y es que la manifestación de una determinada emoción la decide uno mismo. Para argumentarlo, ella misma complementa que es un ejemplo un tanto drástico, pero plantea la siguiente pregunta: ¿por qué ante la pérdida de un ser querido hay personas que se recomponen enseguida y otras caen en un abismo del que les es imposible salir? Aquí, entra en juego la fuerza de mentalidad de uno mismo, pero también es crucial la actitud del individuo.

En términos más técnicos, siempre que se produce un evento vital, da lugar a un procedimiento y un protocolo en nuestra cabeza. Así pues, tras un acontecimiento, entra en escena nuestra reacción emocional, que normalmente suele ser de modo instintivo, algo no madurado. E, inmediatamente después, se manifiesta nuestra emoción, ya sea positiva o negativa. De este modo, Sánchez-Migallón recurre a que entre el evento y la reacción, está el punto en el que uno decide qué va a hacer. Por lo que si tienes un hijo y también padeces que vuelva en alguna ocasión más tarde de lo que habías acordado, ahí comienza el papel que vas a desempeñar, decidiendo de qué modo reaccionar y enfocar el problema para que no vuelva a suceder. Lo normal, es recurrir al enfado y castigo, pero la directora nos recomienda que, aunque sea difícil, es mejor aguantar la presión y actuar con cabeza fría para no agravar más la situación.

Rodrigo Díaz

Rodrigo Díaz

Periodista curioso y con unas ocurrencias con las que divertirse y hacer pasar un gran rato.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00