Opinión

Caza y especies migratorias

Juan José Sanz Cid, Investigador Científico Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC)

La mirada de Toledo - Caza y especies migratorias (05/12/2023)

La mirada de Toledo - Caza y especies migratorias (05/12/2023)

03:28

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1701766853393/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Toledo

Estamos en plena temporada de caza y ya resuenan los jueves y fines de semana los disparos de los cazadores por los campos de Castilla La Mancha. Las especies migratorias de mayor relevancia como recursos cinegéticos en la región son las palomas torcaces (Columba palumbus), las tórtolas (Streptopelia turtur), las codornices (Coturnix coturnix), y los zorzales. En la región, la caza de aves acuáticas migratorias es poco importante. Con el cambio climático, las especies migratorias pueden ver afectada su fenología, lo que a su vez afecta a la ordenación de su aprovechamiento cinegético (fechas de caza) y, según especies, a su biología y conservación. Vamos a conocer algunos detalles de estas especies.

La paloma torcaz es una especie reproductora en la península Ibérica, cuyas poblaciones se refuerzan en invierno con un importante número de invernantes procedentes del oeste de Europa. Es una especie abundante que en otoño e invierno que incluso se adentra en los núcleos urbanos y se alimenta de bellotas, particularmente las de alcornoque. Recientemente, el manejo intensivo de algunos cotos de caza ha dado lugar a concentraciones de torcaces en éstos, donde consumen el cereal o el pienso ofertado a la caza menor, principalmente a la perdiz roja.

La tórtola es una especie en franco declive en España, donde es reproductora y sus poblaciones experimentan un incremento transitorio durante el paso otoñal de las poblaciones europeas occidentales. Se trata de un migrante transahariano, posiblemente menos afectado por el cambio climático en su fenología primaveral que los migrantes de corta distancia. Estudios del Reino Unido tampoco observan cambios en la fenología primaveral, pero sí los detectan en la otoñal: la migración otoñal se inicia unos 8 días antes, lo que recorta la época de cría en 12 días. Se especula que existe un desfase entre los picos de producción de sus recursos tróficos estivales y el ciclo reproductor, que daría lugar a una menor productividad, que a su vez explicaría parcialmente su declive.

Los zorzales objeto de aprovechamiento cinegético en Castilla-La Mancha son principalmente el zorzal común Turdus philomelos y el zorzal alirrojo Turdus iliacus. El cambio climático, a través de unas mayores temperaturas a finales de invierno y una mayor proporción de días con vientos favorables, podría explicar el paulatino adelanto de las fechas de retorno de los zorzales comunes a sus cuarteles de cría europeos. Otro efecto potencial podría derivarse de un incremento de la proporción de zorzales que no emigra de sus cuarteles de cría, reduciendo por tanto la invernada en Iberia.

Es preciso adaptar la gestión, tanto en cuanto a cupos y fechas hábiles como en cuanto a medidas de mejora, a unos recursos cada vez menos estables y previsibles. Para ello es deseable implementar un ambicioso esquema de monitorización poblacional de las especies cinegéticas, siguiendo el ejemplo de otras Comunidades Autónomas como Aragón o el Principado de Asturias. En concreto, la monitorización poblacional de las especies cinegéticas migratorias debería tener un seguimiento de abundancias de estas especies en pleno periodo estival para determinar los cupos de caza.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00