Sociedad
TRIBUNALES

Visto para sentencia el juicio por homicidio imprudente contra un conductor

El acusado se enfrenta a entre 5 y 12 años de prisión por la muerte de 3 personas tras chocar contra un camión parado en la A66, conduciendo bajo los efectos de drogas

Sesión final del juicio contra un conductor por la muerte de 3 personas

Zamora

Después de que la vista fuera suspendida al final de abril por la enfermedad sobrevenida al presidente del tribunal, el magistrado Pedro Jesús García Garzón, la Audiencia Provincial de Zamora ha dejado visto para sentencia este viernes el juicio contra un conductor que provocó la muerte de 3 personas, cuando en septiembre de 2019 colisionó por alcance contra un camión estacionado de emergencia por una avería en el arcén de la A66, término de Montamarta.

Una colisión a una velocidad estimada por encima de los 130 km por hora, según los peritos, en la que no hubo ni frenada ni intento de evasión del turismo que conducía el acusado, a quien se señala afectado por el consumo de drogas en aquel momento.

Las acusaciones piden entre 5 y 12 años de prisión por el homicidio imprudente de 3 personas: los dos acompañantes del conductor y el camionero que se había bajado para solventar una avería del camión.

En sus conclusiones, tanto la Fiscalía como las acusaciones particulares que ejercen las familias de las víctimas, han sido vehementes en el reproche al conductor en base a los informes periciales y las pruebas analíticas de saliva, orina y sangre del acusado, que arrojaban altos índices de consumo de cocaína y cannabis, a pesar de que él declaró que quizá había dado “unas caladas” a un cigarro que le pasó uno de sus amigos fallecidos, sin saber que fuera de cannabis.

Las acusaciones, en base a los análisis y las pruebas del atestado de la Guardia Civil de Tráfico, sostienen que el consumo de drogas fue causa directa para que el conductor no viera el camión, perfectamente señalizado e iluminado, ni al camionero, ataviado con su chaleco reflectante, por lo que empotró su coche contra el camión a alta velocidad sin maniobras ni de frenado ni de esquiva del obstáculo.

Alguna de las acusaciones, además, le espetó al acusado que no se hubiera disculpado ni llamado a las familias de las víctimas, con la que le unía la amistad.

Es más, esa misma acusación particular lo acusó de haberse negado a devolver a su familia las pertenencias personales que tenía en su casa una de las víctimas, momento en el que los miembros de la familia de la víctima hicieron visibles gestos de asentimiento con la cabeza, sentados en los bancos del público en la sala de vistas de la Audiencia.

Por su parte, la defensa del conductor siguió la única estrategia posible, ante las pruebas abrumadoras contra el acusado: tratar de invalidar la legalidad de todas las pruebas practicadas y conseguir su nulidad, tanto de los análisis, como de los atestados de la Guardia Civil.

Aunque las acusaciones rebajaron algo sus peticiones iniciales, el acusado, que entonces tenía 38 años de edad, se enfrenta a una condena de entre los 5 años que pide la fiscalía, y los hasta 12 años de prisión que reclaman las acusaciones de las víctimas.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad