Sociedad

La UBU analiza el nivel de nitratos en el agua con más de 270 muestras aportadas por ciudadanos

Próximamente publicará los resultados correspondientes de 125 localidades de Burgos

Muestras de agua para medir nitratos / UBU

El grupo de investigación de Polímeros de la Universidad de Burgos ha concluido con éxito la fase de recolección de muestras de agua recogidas por los vecinos desde diversos municipios de la provincia, con el objetivo de evaluar los niveles de nitratos presentes en el suministro de agua potable. Los análisis se están ultimando y próximamente se publicarán los resultados de 274 muestras procedentes de 125 localidades burgalesas.

La participación de la ciudadanía es fundamental para el éxito de este tipo de investigaciones y para el cuidado del medio ambiente y la salud pública, según remarcan los responsables de esta investigación en la Universidad de Burgos: “queremos agradecer la colaboración en este proyecto de ciencia ciudadana”, señala Raquel Hernando, en nombre del grupo de Polímeros, para quien "ha sido una grata sorpresa la buena acogida que ha tenido, no esperábamos una respuesta tan buena y de esta forma el proyecto podrá llegar más allá de lo que pensábamos”.

Niveles superiores al máximo legal

Tras realizar un estudio preliminar de 18 pueblos de Burgos, el grupo de Polímeros encontró en cinco localidades niveles superiores a 50 miligramos por litro, que es el máximo establecido legalmente para aguas de consumo. Con este punto de partida, no solo la ciudadanía mostró interés en el proyecto; también los medios de comunicación locales y regionales se interesaron por esta noticia y sus consecuencias.

Tal y como explican desde este grupo de investigación de la UBU, el consumo de nitratos está asociado a efectos tóxicos a corto plazo para lactantes y mujeres embarazadas, como la metahemoglobinemia, y estudios más recientes han asociado niveles de nitratos incluso cinco veces por debajo de 50mg/L con un mayor riesgo de padecer cáncer colorrectal y cáncer de próstata, lo que genera un problema de salud asociado a un impacto económico de salud pública. Además, el aumento de nitratos en las aguas conlleva problemas medioambientales como el exceso de nutrientes que provoca trastornos en los ecosistemas acuáticos (la eutrofización).

“Parte del problema”, explica Saúl Vallejos, director del grupo de investigación, “es que en muchos de los análisis de la calidad del agua que realizan las localidades de forma recurrente no se está incluyendo un análisis del nivel de nitratos, por lo que este compuesto, dado que es invisible al ojo humano, inodoro e insípido, pasa desapercibido”, añade.

Una solución doméstica para atrapar nitratos

Esta labor de evaluación de la calidad del agua por parte del grupo de Polímeros de la Universidad de Burgos se realiza de forma paralela a investigaciones avanzadas en el desarrollo de un nuevo material para la captura de nitratos en el agua de consumo. Este innovador proyecto busca ofrecer una solución casera que pueda ser empleada de manera sencilla en los hogares afectados, introduciendo en el agua de una jarra, por ejemplo, una tarjeta de este material polimérico que atraparía la mayor parte de los nitratos presentes y podría ser utilizada repetidamente.

Sigue el canal de la SER en WhatsApp
Encontrarás toda la información, el deporte y el entretenimiento: la actualidad del día y las noticias de última hora, los mejores vídeos y momentos de la radio, entrevistas, reportajes y mucho más.

Suscríbete ahora
 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00