Tribunales

El 'Chiqui' estaba en "plenas facultades" y muestra "desprecio por la vida humana", según los forenses

Los peritos entienden que el acusado no sufre enfermedad mental ni psicológica alguna

Juicio a 'El Chiqui' en la Audiencia Provincial de Valladolid | Europa Press

El informe pericial psicológico certifica que Pablo Antonio S.H. ('Chiqui') se encontraba en plenas facultades cuando en julio de 2022 mató a tiros a un vecino de su mismo edificio en Santovenia de Pisuerga (Valladolid), Dionisio A.P, y, horas después, al jefe de la Unidad de Especial de Intervención (UEI), Pedro Alfonso Casado.

Durante la sexta jornada del juicio que por estos hechos se sigue desde el viernes de la pasada semana por el procedimiento de jurado en la Audiencia de Valladolid, centrada en la prueba pericial, dos médicos forenses que reconocieron al 'Chiqui' para determinar el grado de su imputabilidad apunta que éste se encontraba en "plenas facultades volitivas e intelectivas", no presenta ninguna "alteración psicopatológica" y su rasgo es de "desprecio por la vida humana".

Recibe la newsletter diaria de Radio Valladolid
Toda la información de necesitas para empezar el día

¡Suscríbete gratis!

Los peritos, en declaraciones recogidas por Europa Press, entienden que el acusado no sufre enfermedad mental ni psicológica alguna, aunque "sí rasgos de una personalidad antisocial con antecedentes de drogadicción pero con amplios periodos de abstinencia".

Con respecto a dicha adicción, los forenses rechazan que aquella madrugada hubiera consumido o se encontrara bajo el síndrome de abstinencia, "tal y como él mismo reconoció tras los hechos", y han coincidido al señalar que el día de autos 'Chiqui' mantuvo una "conducta reflexiva y organizada, pues recordaba de forma minuciosa muchos detalles, y presentaba un control de los impulsos, incompatible con haber consumido droga".

"Había discutido con el vecino, le estaba esperando, abre la puerta y efectúa un disparo certero y, además, dice que no disparó al hijo de la víctima porque no quiso. Todo eso demuestra una conducta reflexiva y un control total de sus impulsos", han recordado los peritos en cuanto a los que en su día les relató 'Chiqui' durante la entrevista a la que le sometieron y en la que también sostuvo que mantenía retenido en el piso a su entonces yerno, Iván, porque era su "baza".

Respecto de un diagnóstico de trastorno delirante crónico que obra en el historial del acusado firmado por dos médicos del Hospital Clínico Universitario, los expertos han mostrado sus discrepancias pues, tal y como han advertido, de ser así se hallaría ingresado en un centro psiquiátrico en caso de no seguir la medicación pautada.

En cuanto a la pericial sobre la autopsia practicada a la primera de las víctimas, 'Dioni', otros forenses han especificado que recibió el impacto de un proyectil en el estómago a cierta distancia; es decir, que no fue a bocajarro, y que, además, presentaba lesiones en un ojo y la ceja izquierdos, compatibles estas últimas con la inicial pelea que antes había tenido con su verdugo y la familia de éste y que desencadenó aquella madrugada de sangre a la que se sumó horas después, también como víctima, el guardia civil llegado de Valdemoro (Madrid) para tratar de detener al encausado.

Precisamente, en cuanto al fallecimiento del agente, otros dos forenses que examinaron su cadáver han explicado que el óbito se produjo de forma violenta al recibir el impacto de un arma de fuego de guerra, lo que provocó "grandes destrozos".

"Cráneo destrozado"

Se le llegó a operar tras ingresar en parada, se le reanimó, fue trasfundido con sangre y llevado a quirófano con el cráneo "destrozado" para ser intervenido, si bien poco después "se vio que la cosa iba cada vez peor y se avisó a los familiares para que contemplaran la posibilidad de proceder a la donación de sus órganos", como así finalmente se hizo.

"Se trata de lesiones importantísimas, mortales de necesidad y con una gran destrucción, sobre todo en la zona derecha del cráneo del que se extrajeron restos del proyectil, con lo que el cerebro estaba muy destruido. Los cirujanos solo pudieron limitar el sangrando", ha precisado uno de los expertos forenses durante la prueba pericial expuesta ante los miembros del jurado, al que, para evitar herir su sensibilidad, se ha preferido no mostrarle el vídeo con los efectos producidos por el proyectil de calibre 7.62 del viejo Mauser usado por 'Chiqui').

La jornada se ha completado esta mañana con la pericial balística en la que varios agentes que catalogaron el Mauser empleado en el doble crimen han explicado que se trata de un rifle de cerrojo y repetición manual con capacidad para cinco cartuchos, "un arma larga de caza mayor que exige licencia para su tenencia y haber superado una prueba de capacitación".

Arma de 1916 en perfecto estado

Otros dos de ellos han añadido que el arma tiene su origen en 1916 para uso del Ejército español en 1916, con un fin militar pero actualmente también empleado para caza mayor. El modelo se siguió usando hasta el año 50 pero luego quedó obsoleta.

"Es un arma con una gran fuerza destructiva y que estaba en perfecto estado de funcionamiento porque había sido cuidada", ha advertido uno de los peritos, quien ha apostillado que el número de serie del cerrojo estaba parcialmente borrado--desconoce si de forma intencionada--y que en la recámara fue hallado aún un cartucho preparado para ser disparado.

Sobre la munición, los peritos consideran que el proyectil, del calibre 7.62, es utilizado actualmente por los cazadores para abatir una pieza y dejarla en el sitio ya que cuenta con una punta expansiva.

En el caso del fallecimiento del guardia civil, el jurado ha preguntado si la puerta del piso del 'Chiqui' pudo desviar la trayectoria del disparo y hacer que impactara en la cabeza de la víctima, cuestión que los expertos han alegado que tendría que haberse comprobado en un laboratorio y que por ello resultaba muy "aventurado" pronunciarse en uno u otro sentido.

La jornada ha concluido con la audición de la grabación del Servicio de Emergencias 112 sobre la llamada que esa madrugada efectuó el acusado cuando se encontraba atrincherado en su domicilio. En el audio se escucha a 'Chiqui' asegurar que ha matado a una persona y pide asistencia para un joven de unos 25 años, su supuesto rehén, al que ha dado un machetazo en los dedos, según dice, y que se está desangrando porque le ha cortado un dedo.

"Se lo he pedido a un agente pero me toman por el pito de un sereno", lamenta el acusado, que, entre otras manifestaciones inaudibles en la sala del tribunal, también amenaza con volar todo por los aires en caso de que alguien trate de entrar en el piso.

Concluida la prueba pericial, el juicio entrará en lunes en la fase de informes de las partes, requisito previo antes de que el jurado reciba el objeto del veredicto que determinará el futuro del acusado.

Con carácter provisional, el encausado se enfrenta a condenas que oscilan entre los 84 años de cárcel por dos asesinatos, tentativa de asesinato, secuestro y tenencia ilícita de armas que solicita la viuda e hijas del agente y los 58 y 59 que, respectivamente, piden la fiscal del caso y la acción popular ejercida por la Asociación Víctimas.

En el proceso figuran también personados como acusaciones particulares un hermano del guardia civil fallecido, así como los letrados del vecino fallecido de Santovenia Dionisio A.P. ('Dioni') y el del entonces yerno del 'Chiqui' que presuntamente fue secuestrado por el acusado durante horas en un piso y que pide un total de ocho años de prisión por detención ilegal y amenazas.

El defensor del encausado, por su parte, tan solo reconoce la existencia de dos homicidios, uno doloso--el del vecino--y otro imprudente--el del guardia civil--, así como otro de tenencia ilícita de armas. Rechaza la existencia de los delitos de secuestro y tentativa de asesinato.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00