Sociedad

Trabajadores del SUMMA112 denuncian esperas "de horas" para el traslado de pacientes a urgencias

El servicio está externalizado y "acumula cada vez más demoras", según el sindicato médico AMYTS

mujer quemaduras granada

La mujer de 42 años fue rociada con un líquido que, al parecer, contenía gasolina / Comunidad de Madrid

Madrid

El traslado de los pacientes de sus domicilios a urgencias y viceversa lo gestiona desde 2016 una UTE -unión temporal de empresas-, que forman Ferrovial Servicios y Servicios Auxiliares Sanitarios de Urgencias. En principio, el contrato era para cuatro años, pero la Gerencia del SUMMA112 acumula dos años de retraso en la licitación de uno nuevo, así que el servicio se sigue prestando bajo la fórmula de la prórroga.

Esta UTE es la encargada de llevar al hospital a las personas que, por ejemplo, se rompen la cadera en casa. Es decir, pacientes que necesitan atención urgente, pero sin que exista riesgo vital. Normalmente, el ‘modus operandi’ es el siguiente: primero, acude hasta el domicilio un equipo del SUMMA112, que se encarga de dar una primera atención al ciudadano; después, solicita un servicio de transporte, que es el que ejecuta el traslado en una ambulancia dotada con un técnico o dos.

El problema, según Óscar Rodríguez, médico del SUMMA112, es que los ciudadanos cada vez tienen que esperarlas más. “Cada vez salen menos ambulancias a la calle”, denuncia este sanitario que es, a la vez, delegado del sindicato médico AMYTS. Asegura que “son menos de las que están contratadas”, a pesar de que el contrato fija los vehículos que deben estar disponibles en todo momento.

Una portavoz de la Gerencia del SUMMA112 niega que el servicio se haya reducido “con carácter general”, aunque sí reconoce un incremento en las incidencias: “Se han registrado en las últimas semanas más averías de las habituales en los vehículos”, afirma. Esas mismas fuentes insisten en que, cuando el servicio sufre una merma, "se envía a los servicios jurídicos para la correspondiente fórmula administrativa de penalización”, aunque no concretan su importe.

Según el acuerdo entre la Gerencia del SUMMA112 y la UTE, el tiempo promedio de respuesta en el entorno urbano debería ser de 25 minutos –35 minutos en el caso de los ciudadanos de zonas rurales- y, “en todo caso –reza el documento- el tiempo máximo de respuesta no superará los 45 minutos”. La realidad dista mucho de esas cifras, a tenor de lo que cuenta este sanitario: “El paciente a veces se queda en domicilio durante horas”, afirma.

En esas circunstancias lo habitual es que el ciudadano vuelva a llamar al 112 y cada vez es más frecuente –asegura Rodríguez- que el propio SUMMA112 acabe asumiendo el transporte: “Son traslados de pacientes que tienen que llegar al hospital, pero que pueden ir en una ambulancia convencional y no en una UVI móvil, pero que terminamos haciendo nosotros para que ese paciente no espere mucho tiempo”, relata.

En estos casos, el SUMMA112 acaba realizando con recursos propios el servicio que había externalizado y por el que ha pagado, desde que se puso en marcha, 122,3 millones de euros, según cálculos de la Cadena SER. El valor original de la adjudicación era de 77,3 millones, pero en mayo de 2019 se decidió hacer una modificación del contrato para incrementar el número de ambulancias dotadas con dos técnicos en lugar de uno solo, por valor de otros 2,5 millones de euros. A eso hay que sumar los 42,5 millones de euros que la UTE está cobrando por la prórroga de dos años -que vence el próximo 31 de agosto-. En total, esos más de 122 millones de euros.

Al coste económico directo hay que sumar el indirecto por la ineficiencia en la asignación de recursos. Y es que el traslado en UVI móvil -dotada con personal médico, enfermero y aparataje para el soporte vital avanzado- es mucho más caro que si se realiza en una ambulancia convencional. Además, se reduce la disponibilidad de estos dispositivos para su fin original -la atención de emergencias en las que hay riesgo real de muerte- y aumenta la presión asistencial sobre profesionales que -según cuenta este médico- a veces no tienen tiempo ni para ir al baño: “Le tenemos que pedir a los pacientes usar el servicio en sus domicilios”.

Desde la Gerencia del SUMMA112 admiten que “las UVI móvil están realizando un mayor número de avisos”, que achacan al “incremento de actividad que se está registrando estas semanas a causa de la reciente ola de calor y el incremento de casos de personas contagiadas por COVID-19". Su portavoz reconoce que “en situaciones puntuales”, y con el fin de “agilizar al máximo la prestación del servicio”, se movilizan otros recursos –que no concretan-. “Aunque a priori –conceden esas fuentes- no sea el más idóneo”.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad