Hora 14 Madrid NorteHora 14 Madrid Norte
Actualidad

Importante avance contra la malaria desde un laboratorio de Tres Cantos; ‘es como si hubiéramos vacunado al mosquito’

GSK ha identificado una nueva bacteria que reduce los parásitos de la malaria en los mosquitos que transmiten una enfermedad que mata al año a 600 mil personas

David Barros-Aguirre, jefe de laboratorio de GSK sobre los avances en la lucha contra la malaria que se están desarrollando en la sede de Tres Cantos

David Barros-Aguirre, jefe de laboratorio de GSK sobre los avances en la lucha contra la malaria que se están desarrollando en la sede de Tres Cantos

08:25

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1692183856820/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Un grupo de científicos españoles del laboratorio de la farmacéutica GSK con sede en Tres Cantos han identificado una nueva bacteria que reduce los parásitos de la malaria en los mosquitos que transmiten esta enfermedad. El jefe del laboratorio, David Barros-Aguirre, ha explicado en Hoy por Hoy Madrid Norte, que han encontrado una bacteria que ocurre en la naturaleza y que no afecta al propio mosquito, pero que impide que este transmita a los humanos el parásito de la malaria. Barros Aguirre afirma que es “como sí hubiéramos vacunado al mosquito”, con un remedio que no les modifica genéticamente y que es inocuo en la naturaleza.

La investigación, que se ha publicado en la prestigiosa revista Science, propone “una especie de algodón de azúcar” que contenga esta bacteria y que se sitúe cerca de las poblaciones afectadas por malaria. Barros-Aguirre afirma que cuando los mosquitos tomen el producto la bacteria coloniza su intestino delgado y si este pica a una persona, “no transmitirá la malaria de una forma igual de efectiva”. El investigador señala que no es un sistema caro, y que además, cuando la malaria se hubiera eliminado de una zona el exceso de la bacteria también desaparecería.

Barros-Aguirre calcula que están a unos cinco años de que pueda ser utilizado en algunos de los países de alta transmisión de la malaria. Los experimentos tienen que trasladarse ahora a grandes superficies, y comprobar si esta bacteria afecta a otros insectos, unos estudios de seguridad que están finalizando en estos momentos.

Según la Organización Mundial de la Salud la mitad de la población mundial corre el riesgo de contraer malaria, una enfermedad que mata al año a más de 600.000 personas en todo el planeta. La mayoría ellas en África, donde los niños menores de 5 años representan el 80% de todos los decesos.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00