SER Deportivos ValenciaSER Deportivos Valencia
Fútbol

Solo hay una respuesta posible a los audios de Anil: vaciar Mestalla

Los audios del presidente que ha hecho públicos el diario Superdeporte constatan, una vez más, su incapacidad para el cargo y su desprecio a lo que representa el Valencia

Anil Murthy / Manuel Queimadelos Alonso

València

Llevábamos pidiendo una aparición pública de algún alto cargo del Valencia desde el día siguiente a la final de Copa en La Cartuja. Alguien que nos explicara qué va a pasar con la plantilla 22/23, con el futuro de los dos capitanes, del entrenador. Alguien que no fuera Anil Murthy, claro. Con la reputación carbonizada desde el día que mandó callar al estadio, nada de lo que diga es creíble a estas alturas. No ha habido forma. Nos han contado que el director de fútbol estaba fuera de España, nos han pedido que esperáramos a que acabara la temporada... Esa comparecencia pública ya no será necesaria. Los audios publicados por Superdeporte ponen en la voz de Murthy todo lo que veníamos avisando e intuyendo estas semanas con respecto al próximo año.

De todo lo que he escuchado desde anoche, me gustaría poner énfasis en lo que para mí es más grave. Anil frivoliza con la posibilidad de una salida de Gayà y Carlos Soler como si estuviera vendiendo dos pisos en Cortes Valencianas o en la Avenida Francia. Lo que para muchos es una tragedia porque nos despoja de las banderas del club, los últimos nexos de unión con el Valencia que heredamos de nuestros padres, para Murthy es una simple transacción económica. Nunca han entendido de qué va esto. Pero no es una cuestión cultural ni ninguna de esas memeces que algunos inventan para justificarlo todo. Es simplemente porque no les sale de los pantalones. Viven en su atalaya de superioridad imaginaria y no se esfuerzan lo más mínimo por empatizar con lo que aquí podamos sentir.

Luego está el asunto de poner 100.000 euros para que "toda la prensa" mate a Carlos Soler si se marcha libre y sin "traer dinero". De entrada, que a estas alturas Murthy piense que "toda la prensa" va a venderse por 100.000 euros evidencia que es un ignorante. Porque no toda la prensa se vende en Valencia. Por eso el presidente se dedica, entre otras cosas, a enviar cartas a medios de comunicación como la Cadena SER en los que trata de silenciar a periodistas críticos con su gestión. Que alguien con la reputación carbonizada como Anil se jacte y piense que puede controlar lo que se dice en determinados medios de Carlos Soler evidencia su petulancia y refleja la degradación moral de los de siempre, dispuestos a poner el ventilador en marcha si la tarifa interesa, pague Amadeo, Paco, Anil o Juan. Mismo perro con distinto collar.

El personaje solo genera hartazgo. Podríamos entrar en repetirle una vez más que Gayà y Carlos Soler no pensarían en marcharse a un club con aspiraciones Champions League si el Valencia no hubiera dejado de serlo en 2019. Podríamos recordarle otra vez que ese equipo pequeño que él vio en la final de Sevilla no es más que la consecuencia de haber vendido a casi todos los buenos sin haber invertido en recambios de primer nivel. Pero qué más da ya todo eso. Son tres años haciendo las mismas reflexiones y siguen haciendo lo que les viene en gana y "cortando el equipo" porque tiene problemas económicos. Tenéis problemas económicos por vuestra mala cabeza, por haberos limpiado a Mateu y Marcelino, por no haber apostado por un proyecto deportivo de verdad con profesionales capacitados que tuvieran el poder de tomar decisiones.

Por este cansancio que siento a la hora de volver a hacer las mismas reflexiones de siempre, entiendo perfectamente a todos los que no van a entrar el fin de semana a Mestalla como forma de protesta. Es más, llegados a este punto, creo que tienen toda la razón del mundo. Es la última jornada de una temporada en la que ya no hay nada en juego. No creo que un estadio sin público perjudique a los futbolistas. Es más, es muy posible que, por impactante que pueda parecer la reflexión, hasta los jugadores del Valencia agradezcan que Mestalla se vacíe. Seguro que ellos también pedirían un cambio en la presidencia si pudieran hacerlo. Y, sobre todo, un cambio de máximo accionista. No olvidemos que Anil es tramoya, un actor necesario, un bufón de cartón que recibe los golpes aquí mientras el responsable de la ruina que es hoy la SAD se rasca la tripa en Singapur. No lo olvidemos.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad