SER Deportivos ValenciaSER Deportivos Valencia
Fútbol
Valencia CF

Los cinco problemas que ponen en peligro la reanudación de las obras del Nuevo Mestalla

Las diferencias entre club y Ayuntamiento siguen siendo notables a pesar del aumento de aforo que el Valencia presentó el pasado 26 de julio

Visita Radio Valencia-SER al Nuevo Mestalla 23-6-2022. / Cadena SER

València

Detrás de alguna frase excesivamente triunfalista pronunciada ayer a la conclusión de la reunión a tres bandas para darle forma a la candidatura de la ciudad para el Mundial 2030 se esconde una realidad compleja. Dura y compleja. Sigue existiendo una brecha importante entre el Valencia y la Administración en todo lo concerniente al Nuevo Mestalla. Unas diferencias latentes que podrían resumirse en cinco puntos que pasamos a desarrollar a continuación:

1. NO HAY CONVENIO

Como reconoció el alcalde en declaraciones públicas efectuadas el pasado día 2 de septiembre, el Ayuntamiento de València tiene pendiente la elaboración de un nuevo convenio en el que plantee a la entidad valencianista sus exigencias al respecto del Nuevo Mestalla y el Pabellón de Benicalap. Sin ese convenio de hitos, es imposible avanzar porque el Valencia no conoce -oficialmente- qué defectos y/o carencias tiene para las instituciones el proyecto que presentó el pasado 26 de julio. En la reunión técnica del pasado viernes en la sede de Urbanismo quedó trazada una primera línea de actuación al respecto. En dicho encuentro, los técnicos del consistorio se comprometieron a presentarle el convenio al Valencia en un plazo máximo de dos semanas. La idea inicial era tener todo el proceso administrativo activado antes de diciembre, pero las partes ya reconocen que, muy probablemente, se produzcan retrasos respecto a las fechas planteadas para la inauguración del Nuevo Mestalla antes de que se produjera la caducidad de la ATE.

2. AFORO Y PRESTACIONES DEL NUEVO MESTALLA

En lo concerniente al aforo se ha producido un cambio indudable. El Valencia ha pasado de un estadio de 45.573 espectadores (febrero-marzo de 2022) a uno de 66.000 (26 de julio de 2022). No llega a los 70.000 comprometidos en los diferentes convenios de permuta establecidos a principios de siglo, pero ha recorrido un camino para acercarse a las exigencias -lógicas- de Urbanismo. Falta por ver si el convenio pendiente acepta esos 66.000 o es inflexible en los 70.000. Si fuera así, el club tendría que decidir si sube a 70.000 espectadores, reformulando la idea de estadio para el segundo anillo, zona en la que la previsión es desarrollar un entorno de restauración con el que generaría 160 empleos directos. Y también nos queda por saber qué solicita el Ayuntamiento respecto a las prestaciones del estadio. Uno de los asuntos más enrevesados es el del parking. Ya hemos explicado en numerosas ocasiones que la intención de la Administración entre 2005 y 2007 -cuando se firmaron los convenios de permuta- era disponer el estadio de Cortes Valencianas de un aparcamiento disuasorio del tráfico al centro de Valencia los 365/366 días del año que dispusiera de unas 3500 plazas. La visión del Valencia es otra. Se proyecta un parking de entre 400-500 plazas como máximo, aludiendo a motivos de seguridad y de fluidez a la hora de salir del estadio los días de partido.

3. COSTE DEL POLIDEPORTIVO DE BENICALAP

Las partes tampoco tienen acuerdo respecto al coste del Polideportivo de Benicalap. La diferencia entre la idea de inversión en la instalación que tiene el Valencia y las prestaciones que solicita el Ayuntamiento está en torno a los cinco/seis millones de euros teniendo en cuenta el IVA. El pasado 7 de julio, Joan Ribó anunció que el consistorio se encargaría de construir la instalación. "Después pasaremos la factura al Valencia", dijo. Ese asunto también se remonta a la firma de los convenios de permuta. El club de Mestalla se comprometió a construir un polideportivo para el barrio. Pero las características del mismo no quedaban definidas de forma precisa. En el último año, se han presentado diferentes proyectos para la instalación. El primero, como denunció la Cadena SER, no disponía de paredes ni de climatización. La segunda reformulación ya era más completa. Pero el coste de la obra sigue separando a las partes. El convenio que debe ver la luz en los próximos días también debe hacer referencia al polideportivo.

4. LAS GARANTÍAS ECONÓMICAS

Como viene informando la Cadena SER desde la pasada semana, quizá el punto más complejo. El Valencia sigue defendiendo (Inmaculada Ibáñez y Christian Schneider lo hicieron públicamente el pasado 23 de junio) que no es necesario avalar todo el coste de la obra para recibir luz verde por parte de las instituciones. El club argumenta que ya dispone de la certificación de LaLiga respecto a los 80 millones del fondo CVC, que podría utilizar hoy mismo. Además, cuenta con dos líneas de crédito de La Caixa y Rights and Media Funding Limited de 5 millones de euros cada una. Con esos 90 millones, la entidad valencianista interpreta que hay suficiente margen económico para reanudar las obras. La Administración, en cambio, exige que este avalado y garantizado el 100% del coste de la obra (ojo, sin tener en cuenta un posible aumento del importe final por la inflación y el coste de los materiales). Manuel Illueca, director del IVF, ya explicó en la SER el 16 de junio la posición del Instituto Valenciano de Finanzas con respecto a las comfort letter y las ofertas no vinculantes por activos no estratégicos (edificio de oficinas, el local de la FundaciónVCF o parte del terciario) con los que el Valencia asegura que podría conseguir entre 25 y 30 millones de euros. Le parecían insuficientes. Si el listón sigue a la misma altura (siempre que se le vuelva a consultar al IVF, claro), parece imposible que haya acuerdo.

5. LOS 60.000 ASIENTOS NETOS PARA EL MUNDIAL 2030

La última problemática, relacionada con el aforo del Nuevo Mestalla, tiene que ver con las localidades disponibles a la venta en un hipotético Mundial 2030. En la reunión entre Generalitat, Ayuntamiento y VCF celebrada ayer, se trató la obligación que tiene la candidatura de finalizar un estadio que disponga de 60.000 asientos netos, 'vendibles', una vez descontados los que no salgan al público por razones de seguridad, compromisos, cobertura de prensa etc... Primero que nada, UEFA y RFEF deben fijar el porcentaje de asientos que no salen a la venta. Dicho porcentaje oscila entre el 5 y el 10%. Si es un 5, no habría problema con un aforo de 66.000. Si finalmente la cifra se aproxima o llega al 10%, habría que aumentar el aforo -siempre pensando en 2030- hasta un mínimo de 67.000.

De forma tangencial, aparece otra amenaza que puede retrasar la fecha de inauguración del Nuevo Mestalla. Se trata del trámite administrativo que se va a desencadenar una vez caducada la ATE. Estas fueron las palabras textuales de Christian Schneider el pasado 23 de junio: "La ATE nos da una garantía. Si ahora hay que volver a tramitarlo te enfrentas a incertidumbres pero además a mucho más plazo. Si lo quieres acabar en dos años y medio habrá que hacerlo en esa ATE. Si la ATE caduca, hay que rehacer el proyecto, hay que pedir una nueva licencia y tardaríamos más tiempo, seguro que un año o año y medio. Una nueva figura requiere una nueva tramitación y eso son plazos". La ATE quedó caducada formalmente el 29 de julio.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad