Opinión
OPINIÓN

Tuasa, suma y sigue

Marcos Martínez, concejal no adscrito

Marcos Martínez, concejal no adscrito del Ayuntamiento de Alcoy

Alcoi

Ya he denunciado en varias ocasiones las malas costumbres de esta empresa en cuanto a incumplimientos se refiere. Pese a las quejas y peticiones desde el Ayuntamiento, siguen sin cumplir con sus obligaciones, como poner información física en las paradas, poner paneles informativos en paradas que no lo tienen, o retirar aquellas que ya no se utilizan. Fallos en los sistemas de información o insuficiencia de autobuses en ocasiones que generan una total falta de confianza en los usuarios.

Recientemente, la empresa ha sido expedientada por el SEPRONA respecto al taller y lavadero por no contar con licencia o no cumplir las leyes medioambientales exigidas, como tener un decantador de aguas y permitir que todo vaya al alcantarillado público. Esto es un suma y sigue que además cuenta con el beneplácito del grupo matriz VECTALIA, conocedor de estas incidencias. Seguramente el de Alcoy no sea el único caso. En cuanto al taller, ya sabemos de la existencia de goteras y placas desprendidas que no se reponen o reparan. El delegado de seguridad e higiene, a por uvas, igual que ocurrió en el tema de los aseos. Lamentablemente tienen que denunciar los trabajadores, aunque ello les pueda costar el empleo.

Teniendo en cuenta que estas instalaciones nos cuestan a todos los alcoyanos cerca de 53.000€ anuales en concepto de alquiler (56.000 para el 2022), es no tener ningún respeto ni por los compromisos adquiridos, ni por los ciudadanos.

Es curioso que, mientras todos los grupos políticos están encima de otros grandes contratos como el agua o la basura, ninguno se interese por lo que ocurre en el del autobús. ¿Cuál será el motivo? ¿Por qué no se le da importancia a este contrato? ¿Y La Carrasca, qué opina de esto?. Por otro lado, mientras cualquier subvencionado por el Ayuntamiento tiene que justificar hasta el último céntimo de la subvención, en este caso, que es de los más costosos, no se exige un detalle que aclare en qué se utiliza el dinero de las subvenciones, o si se llega a utilizar.

Ningún gran contrato tiene un seguimiento adecuado. Algo que hay que corregir de manera inmediata en las nuevas contrataciones. Tiene que haber un seguimiento constante del cumplimiento de los pliegos de condiciones por parte de las empresas, basta ya de tomaduras de pelo. Son numerosas las peticiones que se han hecho desde el Ayuntamiento a la empresa de las que sus jefecillos (los de TUASA) han hecho caso omiso. Ahora, para más inri, empieza a ser una aventura el recargar el bonobús para algunos usuarios.

Otro tema es el trato a los trabajadores y trabajadoras, oportunos ataques informáticos o el vaivén de vehículos, entre otras cosas, pero ya tomará cartas en el asunto a quien le corresponda.

Asuntos lo suficientemente graves e importantes para que el Ayuntamiento se comprometa a subsanar estas deficiencias y errores que, al fin y al cabo, sufrimos todos los alcoyanos.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad