Hoy por Hoy BenidormHoy por Hoy Benidorm
Historia

La Torre de Sant Josep de la Vila; la tumba romana mejor conservada de la Península Ibérica

Antonio Espinosa: “Los romanos pensaban que si una persona no era recordada su alma desaparecía”

Entrevista Antonio Espinosa en Hoy por Hoy Benidorm

Entrevista Antonio Espinosa en Hoy por Hoy Benidorm

21:50

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1669273358750/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

La Vila Joiosa

En la sección de ‘Allon, la perla de la Marina Baixa’ el arqueólogo y director del Vilamuseu, Antonio Espinosa, nos ha contado los secretos de la Torre de Sant Josep, uno de los monumentos mejor conservados de la península ibérica.

“Que la tierra te sea leve”

La Torre de Sant Josep es la mayor torre funeraria romana conservada en España. Se construyó entre 150 y 170 d. C. para un ciudadano importante de Allon, que hasta hace muy poco no se sabia quien era.

Nos cuenta Espinosa que toda tumba romana esta al lado de un camino, “ya que los romanos pensaban que si una persona no era recordada su alma desaparecía, y al pasar por el camino te ven y te recuerdan”.

Curiosamente, la Torre de Sant Josep esta fuera del camino, en un alto a la orilla del mar, podemos hablar comenta entre risas de “la primera ilegalidad urbanística”, finalmente llegaron a la conclusión de que el sitio es estratégico por la cantidad de barcos que pasaban por esa zona, y tomaban a la torre como referencia.

Tenencio Mancino

Más información

Hace unos años descubrieron quien era, “su inscripción estaba en el museo y no lo sabíamos” nos cuenta el arqueólogo.

En 2016 se descubrió que una lápida depositada en Vilamuseu, dedicada a Lucio Terencio Mancino, debía proceder de la torre.

El portillo se hizo la Edad Media para expoliarla. En 1543 desmontaron las piedras de la parte superior para reconstruir las murallas de la Vila, que habían sido destruidas por corsarios berberiscos, pero muchos sillares se quedaron en los alrededores. Gracias a ellos sabemos cómo era la torre y hemos podido restaurarla.

Entre 2008 y 2015 se demolió una casa adosada, se excavó el entorno y se restauró, y ahí vino la sorpresa “una de esas piedras tenía la inscripción de ‘Tenencio Mancino’ y encajaba a la perfección en la torre.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad