Con voz y voto: la Comunitat Valenciana ante el 28MCon voz y voto: la Comunitat Valenciana ante el 28M
Sociedad
Capítulo 5

Los problemas de vivienda y consumo protagonizan el quinto capítulo de 'Con voz y voto: la Comunitat Valenciana ante el 28M'

Según los últimos datos del INE, el salario medio en España se situa en los 25.100 €, pero los valencianos y valencianas cobraron menos que la media. Un problema que afecta también a la vivienda

Capítulo 5: Consumo y vivienda: la espiral alcista

Capítulo 5: Consumo y vivienda: la espiral alcista

16:40

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1682702507909/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

València

Este sábado se publica el quinto capítulo de 'Con voz y voto: la Comunitat Valenciana ante el 28M', el podcast de la Cadena SER en la Comunitat Valenciana en el que analizamos los temas más relevantes de cara a la campaña electoral para el próximo 28 de mayo. En el penúltimo episodio, titulado "Consumo y vivienda: la espiral alcista", abordamos los problemas de ambos asuntos.

Según los últimos datos del INE, el salario medio en España se situa en los 25.100 €, pero los valencianos y valencianas cobraron menos que la media. Aquí el salario medio es de 22.850 €. En 2010 la media nacional era de 22.790 €, la media autonómica era de 20.700, es decir, en diez años el sueldo medio se ha incrementado en algo más de 2.000 € anuales. Un 10 %. Sin embargo, también según el INE, el Índice de Precios del Consumo, el IPC, ha subido para ese mismo periodo un 28,2 %. Traducción: Perdemos poder adquisitivo.

Según Bernardo Rodilla, de la consultora de datos Kantar, tras la pandemia la gente salió a consumir con muchas ganas, pero esa tendencia ya se ha frenado porque la cesta de la compra se ha encarecido. Lo reconoció hace unas semanas el propio Juan Roig, presidente de Mercadona, el principal supermercado español. La leche es más cara, el arroz es más caro, hasta el azúcar es más caro. Pero, la gente no puede renunciar a los productos básicos.

Medidas para frenar la inflación

El gobierno aprobó en enero una rebaja del IVA para determinados productos. En los alimentos de primera necesidad, como el pan, la leche, los huevos o las frutas y verduras, el IVA se reducía del 4 al 0 %. El aceite y la pasta pasaban del 10 al 5 %. No cambiaban la carne y el pescado, que se mantenían al 10. También se aprobó un cheque de 200 euros para las familias con bajos ingresos y patrimonio.

Bajar el IVA depende del Gobierno central pero, ¿qué puede hacer el gobierno autonómico para paliar la subida? El margen de maniobra es pequeño y la solución ha llegado este mismo mes con el bono cesta de la compra. Se trata de una ayuda de 90 € para cuatro meses que pueden recibir las rentas de hasta 21 mil euros, y que es compatible con la ayuda de 200 euros del gobierno central.

Según Ahorradoras.com, una plataforma que nació en 2013, durante la anterior crisis, el incremento de precios está provocando que las familias hayan adaptado su cesta de la compra, ahora hay más pasta y congelados y menos pescado o marisco. Crece la marca blanca y se reduce el desperdicio de alimentos y la complejidad de los menús.

Los problemas del alquiler

Gestionar la economía pasa por pagar la comida, pero también lo mencionábamos al principio, la vivienda, y el alquiler se ha convertido en un problema. Solo el 9 % de los alquileres en València están por debajo de los 750 € al mes; un porcentaje que, en Alicante, es del 26 por ciento. Son cálculos del sector. Esto obliga a la mayoría de jóvenes a tener que compartir piso si quieren independizarse, ya que los salarios siguen siendo muy precarios e inestables.

Y si los jóvenes no tienen dinero para pagar el alquiler, la compra de una vivienda se complica aún más. Ya lo contaba Esther Martínez, del Consell Valencià de la Joventut, en el capítulo anterior: solo de entrada se necesita, de media, 37.000 euros para poder acceder a una hipoteca. Y los que ya la tienen están viendo cómo los tipos de interés se disparan.

Según Save The Children, casi una de cada cinco familias con niños y niñas de la Comunitat Valenciana destina al menos el 40 por ciento de sus ingresos al pago de la vivienda y los suministros de la misma, lo que implica un menor presupuesto para otras necesidades de la crianza. Marcela es una de las personas a las que atiende la entidad.

Y, ¿qué pasa si no se puede pagar la hipoteca o el alquiler? Pues que crecen los desahucios. Es Hannane, una mujer que vive en un barrio de València y sobre la que pesaba una orden de desahucio. Tiene dos hijos, una niña de 13 y otro joven de 16, y denunciaba que si la echan de su casa, no tiene donde ir. Hannane y su familia consiguieron un aplazamiento de este desahucio gracias a la prohibición de desalojar a familias vulnerables aprobada por el Gobierno central. Pero, ¿qué pasará con quienes se encuentren en una situación así cuando la restricción termine? Veremos cómo se aplica la Ley de Vivienda estatal

Porque la Comunitat Valenciana es la segunda autonomía que más desahucios registró en el último trimestre de 2022. En tres meses se produjeron 840 desalojos. En nuestro territorio se contabilizaron dos de cada diez desahucios. El 20 %, cuando los valencianos y valencianas representamos el 10 % de la población nacional.

Y el mercado está en una situación tan tensa que muchas veces los desahucios no son porque los inquilinos no puedan pagar el alquiler. Simplemente, los fondos buitre deciden echarlos para vender esa vivienda por mucho más dinero. Lo explica María José Iborra, abogada alicantina y miembro del Sindicat de Barri Carolines. Ante todos estos problemas de vivienda, ¿qué pueden hacer las administraciones públicas? Cómo regular un mercado que, como se ha comprobado, ¿no se puede dejar que se regule solo?

¿Qué pueden hacer los ayuntamientos?

Hasta ahora, las soluciones son pocas ya que las comunidades y los ayuntamientos no tienen herramientas para intervenir en el mercado. La Generalitat ha aprobado ayudas para el alquiler o para paliar el incremento de las hipotecas y también ha anunciado la construcción de 1.100 nuevas viviendas de alquiler social en los próximos años. Sin embargo, ninguna solución ha atajado el problema de raíz.

Las esperanzas del Consell están puestas en la nueva ley de vivienda. Una norma que lleva años negociándose en el seno del Gobierno central y que, de aprobarse, daría a las autonomías competencias para limitar el precio del alquiler en las zonas más tensionadas.

Esta misma semana se ha votado esta ley en el Congreso y se espera que entre en vigor antes de que termine la legislatura, en el mes de diciembre. La Generalitat ya se ha mostrado a favor de limitar el precio del alquiler en cuanto la norma esté en vigor. Lo decía el vicepresidente segundo y responsable en la materia, Héctor Illueca, de Unides Podem Esquerra Unida.

Y, ¿qué piensan el resto de partidos? El Partido Popuar cree que, en vez de intervenir en el mercado, lo que hay que hacer es ayudar más desde las administraciones. Carlos Mazón propone construir 10.000 viviendas de protección oficial y bajar los impuestos relacionados con los hogares. En Ciudadanos creen que el problema de la vivienda está en la okupación ilegal. Proponen impulsar la construcción de vivienda pública y privada para que haya más oferta, pero sin intervenir en el mercado. Y Vox también se opone a la intervención. Apuestan por que haya más suelo disponible para construir viviendas.

De todos estos asuntos hablamos en el quinto capítulo de 'Con voz y voto: la Comunitat Valenciana ante el 28M'.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00