Sociedad

Un año después del suceso, los cinco pueblos afectados por el incendio de Bejís piden a las administraciones que no les olviden

Vecinos y autoridades conmemoran hoy el primer aniversario del incendio que arrasó más de 19.000 hectáreas en el Alto Palancia

GRAFCVA5100. BEJÍS (CASTELLÓN), 14/08/2023.- Vista aérea, tomada con un dron, de la zona arrasada por el incendio forestal de Bejís. Se cumple un año desde que el pueblo de Bejís, en la comarca castellonense del Alto Palancia, se convirtiera en protagonista por un incendio que arrancó en su término municipal y acabó calcinando 20.000 hectáreas de terreno forestal. EFE/Biel Aliño / Biel Aliño (EFE)

Este martes es el primer aniversario de una de las peores catástrofes naturales sufridas en la provincia de Castellón y la asociación vecinal de afectados por el incendio de Bejís, Oriwa, pide a la Generalitat, la Diputación de Castellón y los Ayuntamientos de Bejís, El Toro, Teresa, Torás y Sacañet inversiones urgentes para recuperar los montes quemados e impulsar la actividad económica de la zona afectada.

El fuego arrasó 19.159 hectáreas, de las que 17.352 era superficie forestal. En un comunicado, la asocación asegura que, del terreno arrasado, se calcula que será "muy difícil" recuperar unas 4.000 hectáreas porque, o bien estaban cubiertas con especies con muy escasa capacidad de recuperación, o bien son áreas que también se quemaron en el incendio de 2012.

Una virulencia sin precedentes

El fuego comenzó en la pedanía de Las Arteas, y de ahí se extendió con virulencia hasta afectar a los términos municipales restantes. Un incendio trágico que tiñó de negro paisajes forestales de gran valor ecológico y belleza. El 15 de agosto de 2022 no se olvidará entre los vecinos de esta comarca.

Las condiciones meteorológicas adversas y la virulencia de las llamas hicieron que los servicios de emergencia se esforzaran hasta sus límites y los vecinos, desalojados, vieran atemorizados cómo avanzaban las llamas.

Recuperar la economía en los pueblos del interior

Desde Oriwa defienden que es imprescindible equilibrar las inversiones, que han ido histórica y mayoritariamente a las zonas de costa, para recuperar la actividad económica en el interior de la Comunitat Valenciana, porque "es la mejor política para proteger nuestros bosques, imprescindibles en un entorno de emergencia climática, y evitar que más personas sigan abandonando estos pueblos". Varios de ellos, aseguran, "ya estaban en riesgo de despoblación antes del incendio".

Contra la MAT Ojos Negros-L'Eliana

También reclaman al gobierno autonómico que se mantenga firme para impedir que se construya la línea de Muy Alta Tensión en proyecto desde la provincia de Teruel hasta La Eliana, que, de aprobarse por el gobierno central, atravesaría varios de los municipios afectados por el incendio, "condenando a la zona definitivamente a la despoblación", según los vecinos.

Oriwa afirma que el proyecto se sometió a información pública apenas once días después del comienzo del incendio. Entre las acciones realizadas para "reconstruir" la comarca, destacan nueve jornadas de limpieza del monte para retirar la basura que afloró tras el incendio -en las que participaron cientos de personas voluntarias y se recogieron decenas de toneladas de basura-, y la realización de talleres para orientar a los agricultores en la recuperación de sus cultivos o sobre la recuperación de montes quemados, entre otras temáticas.

A la espera de los planes de reforestación

El consistorio asegura que está también esperando a que la nueva administración autonómica plantee los plantes de reforestación que tendrán que desarrollarse de manera conjunta con el consistorio, la Generalitat y los propietarios, ya que el monte tiene parcelas de esas tres titularidades.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00